Manuel del Rosal: «Gobierno de Sánchez: gobierno NEET»

Manuel del Rosal: "Gobierno de Sánchez: gobierno NEET"

El acrónimo NINI (Ni estudia ni trabaja) equivale al acrónimo en inglés NEET (Not in employment, education or training). Este fue anterior al NINI que es el que utilizamos en los países de habla hispana. Como verán NEET es más completo al añadir la formación. (training)

“El humanismo no es otra cosa que una actitud de sublevación contra todo lo que mancha y deshonra la idea del hombre” Thomas Mann, premio Nobel de Literatura 1929

A este gobierno del sanchismo que llevamos soportando desde la moción de censura yo le he añadido el acrónimo NNET; francamente creo que le viene mejor que NINI porque, además de no trabajar para solucionar los problemas de España y los españoles, tampoco se pone a estudiar las fórmulas que podrían solucionarlos, ni adquiere formación. Y así nos encontramos que, salvo los viernes en los que reúnen para un nuevo decreto ley, el resto de los días, semanas y meses trabajan menos que el sustituto de los Reyes magos y estudian menos que un escolar en verano; no te quiero decir desde el 28A en que están “en funciones”. Yo creo que ya que ni trabajan ni estudian deberían formarse, sobre todo en humanidades. Empezando por Pedro Sánchez y terminando en el último de sus ministros/as, todos deberían ocupar el bárbaro tiempo libre del que disfrutan formándose y entrenándose en la disciplina que atañe a su ministerio acercándose al pueblo, viviendo con él su día a día, respirando su entorno, compartiendo sus cuitas: así verían de verdad los problemas de los ciudadanos que no ven desde las ventanas de sus asépticos despachos; desde allí solo se ve el Paseo de La Castellana. Empecemos por Pedro The One. Estos meses que está en funciones y que no sabemos hasta cuándo estará, puede que hasta bien entrado el otoño; debería dejar el Falcon y viajar en metro. Estaría cerca de los ciudadanos, sentiría su respiración, contactaría con su piel, compartiría las horas de trayecto desde su casa al trabajo y viceversa; en definitiva, se empaparía de humanismo que es de lo que más carecen él y sus ministros. Se formaría como un ciudadano más que no dispone del Falcon para ir a la compra. Yo le sugiero la línea 1 de principio a final y en horas punta. Con la que está cayendo de calor, su sudor se mezclaría con el sudor de sus gobernados y le serviría para recordarle que él es también mortal y su piel transpira. La vicepresidenta Carmen Calvo se formaría humanísticamente pasando el tiempo que queda hasta el nuevo gobierno, viviendo en la cotidianidad de la vida de un ama de casa con dos hijos y 1.000 euros de sueldo que su marido le trae todos los meses tras 10 horas de trabajo diario. Carmen, feminista ella donde las haya, comprobaría que esa ama de casa no disfruta de las ventajas de ese feminismo del que a ella se llena la boca; no. Con 1.000 euros al mes para una familia de cuatro poco tiempo tiene para el feminismo. Carmen, demostrando su entrega a las mujeres, le debería regalar a esa ama de casa un cinturón de Hermes como los que ella suele llevar ostentosamente, que no puede haber menos sensibilidad en una vicepresidenta que enarbola la bandera de la igualdad. Mejor que el cinturón, le entregue su valor en euros con el que le solucionará cuatro meses de compras en el supermercado. El señor Ábalos, ministro de Fomento, podría entrenarse en el trabajo diario y formarse en relaciones humanas, yendo a trabajar en lo suyo, es decir, en la construcción. Durante todos los meses que restan hasta que de nuevo se forme un gobierno, Ábalos se levantaría a las 6 de la mañana para ir a una obra y subirse en un andamio para volver a casa a las 6 de la tarde tras pasar un día completo junto a los trabajadores del ladrillo soportando el pleno sol y viendo como las piernas llega un momento en que le tiemblan de tanto estar de pie y soportando pesos. Sería bonito ver como Ábalos se hermana con los ciudadanos, comparte su trabajo y su sudor y así se va formando para, una vez de nuevo en el despacho de su ministerio, trabaje y estudie aplicando lo aprendido en esa formación humana viva y directa. Así para Pedro Sánchez y todos y cada uno de los ministros/as que se formen en sus respectivas disciplinas durante estos meses de interregno y hasta nueva formación de gobierno; de ese modo, aunque trabajar no van a trabajar ni estudiar tampoco; adquirirían una formación humana y humanista de la que carecen a ojos vista.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído