EL RINCÓN DEL SONETO

Tenía

Tenía

TENÍA

Le dijeron: “lo importante es tener”,
y él procuró tener un fortunón.
Vivía en una grandiosa mansión
y tenía propiedades por doquier.

No cesaba de comprar y vender,
tenía hasta un pequeño avión,
en el Ibex era todo un campeón,
pues su felicidad era poseer.

En la educación que recibió un día
le dieron, cambiado, gato por liebre,
y era feliz cuanto más poseía.

Pero ahora ya no hay nada que celebre,
pues en el momento de su agonía
lo único que tenía…era fiebre.

Autor

Salvador Freixedo

Ex jesuita, escritor polémico, experto en religiones comparadas y parapsicología.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído