Los sondeos internos del PSOE le dan 150 diputados el 10-N y una caída de hasta 20 escaños a Podemos

El ‘coletas’ Pablo Iglesias al final de la escapada

El 'coletas' Pablo Iglesias al final de la escapada
Pablo Iglesias (PODEMOS). PD

Difícilmente podría realizarse una gestión peor en el caso del ‘Open Arms’ que la llevada a cabo por el Gobierno socialista.

De rechazar recoger a los inmigrantes en España a enviar a las costas italianas una fragata a tal efecto y mientras tanto, en todo ese lapso de tiempo, Sánchez fue tomando mil decisiones distintas al buen tuntún, sólo guiándose por el golpe de efecto, por la inmediatez de la repercusión mediática.

Al final la crisis se resolvió porque el sol salió por Antequera, desembarcando los inmigrantes en la isla de Lampedusa.

Pero una cosa es el día a día del sanchismo, donde su brújula es un tacticismo de vuelo corto y otra muy distinta, su proceso de toma de decisiones con la formación del posible nuevo Gobierno.

La boda en meme de Pablo Iglesias con Pedro Sánchez.

Aquí no nos duele prendas reconocer que Pedro Sánchez está demostrando ser un consumado maestro de los tiempos, acorralando poco a poco a Iglesias ante la desagradable tesitura de apoyarle –aunque sólo sea para su investidura– o tener que ir a nuevas elecciones, donde sabe que los socialistas le darán una nueva dentellada en votos y diputados a los podemitas.

Este es el marco político-electoral, esta es la estrategia de Sánchez y, ante ello, Pablo Iglesias poco tiene que hacer.

La maquinaria electoral se ha puesto en marcha. El PSOE analiza ya los posibles resultados en caso de tener que ir a elecciones el 10 de noviembre y sus sondeos le otorgan un claro ascenso hasta la órbita de los 145 ó incluso 150 diputados.

La subida, sin embargo, sería contrarrestada en buena medida por el desplome del partido de Pablo Iglesias. Podemos restaría entre 15 y 20 escaños a la suma del bloque de izquierdas.

Pablo Iglesias en el yakuzi, abanicándose con billetes de 500 euros.

Revela Carlos Cuesta en OKdiario este 28 de agosto de 2019 que la fuente no es el CIS del inefable Tezanos. Se trata de los datos internos que manejan los expertos electorales del partido de Pedro Sánchez sobre el PSOE y Podemos.

Podemos es una formación en franca decadencia, desgastada por los mil y un escándalos de su cuadrilla dirigente y por su propia inconsistencia orgánica e ideológica, y llamar a Carmen Calvo al Congreso para que rinda cuentas sobre la mala gestión del ‘Open Arms’ sólo servirá para ocupar los titulares del día.

Mientras tanto, el tiempo seguirá corriendo en favor de Sánchez, y en el final de esta particular escapada de Pablo Iglesias sólo seguirá habiendo dos opciones: o apoyar a Sánchez o nuevas elecciones.

Pablo Iglesias tiene que comprender dos cosas: primera, ningún gobierno de Europa occidental aceptaría tener dentro a un radical de extrema izquierda de su perfil y segunda, que su tiempo político ha terminado.

Es tiempo de volver a las clases de la universidad –profesión dignísima, por cierto– y de dejar el juguete de Podemos en otras manos.

Te puede interesar

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético e innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído