Jorge del Corraly Díez del Corral: «El PNV, además de traidor mentiroso»

Jorge del Corraly Díez del Corral: "El PNV, además de traidor mentiroso"

Con voz engolada y solemne, y mirada de no haber roto un plato, el lehendakari del País Vasco, Iñigo Urkullu Renteria, prometió en su discurso en el pleno de política general del Parlamento autonómico vasco, celebrado el 20 de septiembre, que “no someteré a Euskadi a la tensión política que estamos conociendo en España”, y anunció establecer “un cortafuegos ante la inestabilidad permanente” del entorno.

A Urkullo se le olvidó añadir que esa tensión e inestabilidad permanente en el Gobierno Central (él dice –mal y con intención- “Gobierno de España”) se debe a la traición que él y el PNV propinaron a Mariano Rajoy, al que a las pocas semanas de pactar con él los Presupuestos Generales del Estado con notables ventajas económicas para el País Vasco le asestaron una puñalada trapera para sumarse a la moción de censura Frankenstein (Alfredo Pérez Rubalcaba dixit, q.e.p.d.) que le propusieron el dúo Pedro Sánchez-Pablo Iglesias Turrión. Hay que tener mucha cara dura y cinismo (abundante en el credo peneuvista) para olvidarse de este detalle y afirmar que “La mano del Gobierno vasco sigue tendida (…) Diálogo con voluntad de acuerdo (…) Haré todo lo que esté en mi mano para mantener en Euskadi el compromiso y la responsabilidad con una política útil”. ¿Qué es para Urkullu la mano tendida, el diálogo con voluntad de acuerdo, el compromiso y la responsabilidad con una política útil? Quizás en vascuence estas palabras tienen otro significado o es que el PNV ya no es ese que se jactaba de que lo pactado es sagrado y se cumple hasta el final. Ja, Ja, Ja. Como con la Constitución, que después de participar activamente en su redacción y estar de acuerdo con su contenido pidió a sus votantes que se abstuvieran en el referéndum de ratificación. Fue la estrategia de Javier Arzalluz Antia para mantener sin caducidad la cantinela de la secesión.
Por lo demás y como ya es un clásico en los discursos de Urkullu desde que accedió al cargo en 2012, el lehendakari anunció un nuevo marco de relación con el Estado (él dice España para contraponerla a Euskadi). Y ese marco lo ha ido variando con el paso del tiempo –“Nación foral”, modelo “confederal” y ahora ha rescatado la idea de un “Concierto político” similar al Concierto Económico- y también los compromisos, que en un primer momento aludían a una consulta soberanista en 2015 y después a que el derecho a decidir estaría ejercido para 2020. En la actualidad, el PNV y EH Bildu acordaron en 2018 una propuesta de reforma del Estatuto con marcado acento soberanista, espoleados ambos por los independentistas catalanes y el primero para no perder comba con el segundo en el País Vasco y Navarra, pero hace un año el lehendakari, en un rapto de lucidez, afirmó que era necesario ensanchar la propuesta para incorporar al acuerdo “de convivencia” a los no nacionalistas. El asunto está en manos de un grupo de expertos que deberá alumbrar una propuesta antes del 30 de noviembre. Urkullu cree posible tener “un nuevo modelo de Estado que reconozca su realidad plurinacional” y un marco nuevo de “concertación nacional en Euskadi” que incluya “un pacto” con el Estado que “garantice” los poderes propios frente a injerencias competenciales. “Pacto y bilateralidad con garantías”, remarcó.

Esperemos que nada de esto ocurra porque ya sabemos que el PNV (como el resto de independentistas) es insaciable y tras obtener algo pide más al poco ya que solo persigue la independencia y un Estado exclusivo para esos territorios (actualmente tres provincias desde 1833, por decisión del Gobierno que presidia entonces Francisco Cea Bermúdez y del que formó parte Javier de Burgos como Secretario de Estado de Fomento, que fue quien firmó una simple circular por la que se declaraba en España un Estado centralizado dividido en 49 provincias y 15 regiones, en el que las primeras recibieron el nombre de sus capitales, excepto cuatro de ellas: Navarra, con capital en Pamplona; Álava, Vitoria; Guipúzcoa, San Sebastián, y Vizcaya, Bilbao) que siempre pertenecieron a la Corona de Castilla por conveniencia y voluntad propia. Foralidad y Concierto Económico sí porque son lo propio e histórico de esas tierras españolas, aunque sean pactos pre-políticos, pero ni un ápice más.

Autor

Jorge del Corral

Hijo, hermano y padre de periodistas, estudió periodismo en la Escuela Oficial de Madrid. Ha trabajado en cabeceras destacadas como ABC y Ya. Fue uno de los fundadores de Antena 3 TV. Miembro fundador de la Asociación de Periodistas Europeos (APE) y del Grupo Crónica, creador de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión (ATV) y fundador de la Unión de Televisiones Comerciales (UTECA). Un histórico de la agencia EFE, donde fue subdirector y corresponsal en Roma.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído