@ElentirVigo / Contandoestrelas

La bochornosa simpatía de Pedro Sánchez hacia un régimen islámico que maltrata a las mujeres

La bochornosa simpatía de Pedro Sánchez hacia un régimen islámico que maltrata a las mujeres
Pedro Sánchez con el dirigente iraní Hassan Rouhani. LM

El presidente del Gobierno español ha acudido a Nueva York al debate general del 74º período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Hasta ahí, todo bien, pero resulta que el socialista Pedro Sánchez se ha largado allí un discurso vergonzoso, en el que ha venido a transmitir al mundo que en España no ha habido una verdadera democracia hasta ahora, porque el Generalísimo Franco estaba enterrado en el Valle de los Caídos y ha tenido un par de actuaciones de vergüenza ajena.

Cierto que no se ha abrazado con los chavistas, al menos en público, pero si lo ha hecho con unos que ahorcan gays en las grúas, lapidan adúlteras y relegan a las mujeres como si fueran animales o cosas.

Con ese telón de fondo, reflexiona en voz alta @ElentirVigo este 26 de septiembre de 2019 en su blog Contandoestrelas:

Las sonrisas y los elogios de Sánchez hacia el presidente iraní

Sánchez se ha reunido con el dirigente iraní Hassan Rouhani. La nota publicada por La Moncloa afirma lo siguiente: “El presidente ha subrayado el papel de Irán como actor regional en la mediación de conflictos, y ha destacado su posición para lograr la estabilización de la región y para erradicar la violencia. Asimismo, le ha trasladado su deseo de mantener el diálogo multilateral.

Por su parte, el presidente iraní ha expresado su deseo de iniciar lazos de cooperación cultural con España“.

El propio Pedro Sánchez se jactó ayer de este encuentro en su cuenta de Twitter:

La vergonzosa nota de La Moncloa blanqueando a un régimen que promueve el terrorismo

Como español siento vergüenza de que el presidente del Gobierno de mi país se dedique a blanquear así a una dictadura islámica como Irán. Es más: la nota del Gobierno español sobre el régimen de los ayatolas es una mentira macabra.

Atribuir a Irán la “mediación de conflictos” y “la estabilización de la región” e incluso elogiarle por “erradicar la violencia” es un blanqueamiento miserable de ese régimen.

Irán viene apoyando y financiando a grupos terroristas como Hezbolá (Líbano), Al Sabirín y Hamás (Gaza), la Yihad Islámica (Palestina) y a diversos grupos terroristas islamistas en Bahrein.

Todas las noticias que acabo de enlazar se han publicado durante el mandato de Hassan Rouhani. Por esa razón, hace dos años Estados Unidos denunció que Irán es uno de los principales patrocinadores del terrorismo en el mundo.

Es el colmo que Sánchez elogie así a ese régimen teniendo en cuenta que hace sólo una semanas Irán aplaudió a Hezbolá por atacar con misiles a Israel. Unos días más tarde, y en señal de agradecimiento por su constante apoyo, el cabecilla de ese grupo terrorista reafirmaba su lealtad al régimen iraní.

¿Amenazar con destruir a otros países es estabilizar la región?

Sobre lo que dice el Gobierno español de que Irán contribuye a estabilizar la región, basta con señalar que hace sólo unos días el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, amenazó con destruir Arabia Saudí, y anteayer mismo el líder supremo de Irán, el ayatola Alí Khamenei, amenazó con convertir en “polvo” a Israel.

Hace menos de un mes Israel acusó a Irán de estar acelerando el despliegue de misiles de Hezbolá en el Líbano para atacar al Estado judío. ¿Esto es lo que Sánchez entiende por “erradicar la violencia”?

Pedro Sánchez y el presidente iraní Hassan Rouhani.

Las violaciones de los derechos humanos de cristianos y homosexuales en Irán

Por lo demás, cabe preguntarse qué papel mediador en conflictos puede tener un país que no respeta la libertad religiosa. Recordemos que Irán es es uno de los 11 países del mundo en los que la persecución a los cristianos llega a niveles extremos, lo que incluye detenciones, torturas y encarcelamientos de cristianos por hacer proselitismo o estudiar la Biblia, e incluso condenas a muerte bajo la acusación de apostasía del Islam.

A estas violaciones de los derechos humanos hay que añadir que Irán es un país que castiga la homosexualidad con la pena de muerte, a menudo ejecutando mediante ahorcamiento a los condenados por ese “delito”.

También es uno de los países que más niños condena a muerte, puesto que fija la mayoría de edad en 15 años para los niños y en 9 años para las niñas, motivo por el cual, además, ese régimen consiente los matrimonios infantiles: una forma de legalizar la pederastia.

El maltrato a las mujeres por parte del régimen islamista

La situación de la mujer en Irán es especialmente dramática, pues ese régimen islámico castiga las acusaciones de adulterio lanzadas contra mujeres con la lapidación o con latigazos.

Esa acusación puede ser dirigida contra una mujer o una niña si son violadas sin más testigos que el violador y se atreven a denunciar la violación, aunque haya pruebas médicas del crimen. Así mismo, las mujeres están obligadas a cumplir un código de vestimenta que incluye el velo islámico.

Este mismo verano tres mujeres iraníes fueron condenadas a un total de 55 años de prisión por negarse a llevar el velo.

El Gobierno español, que tanto presume de defender los derechos de las mujeres, no dijo nada al respecto.

El asunto tampoco parece haber preocupado a Sánchez en su reunión con el dirigente iraní en Nueva York. Al final, el izquierdismo de los socialistas parece anteponer el odio a los Estados Unidos a cualquier otra consideración, aunque ello implique abrazarse a un régimen islamista que fomenta el terrorismo, que amenaza con la guerra a sus vecinos y que viola los derechos humanos de las mujeres, de los cristianos y de los homosexuales.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído