Victor Entrialgo De Castro: «El arte de lo imposible «

Victor Entrialgo De Castro: "El arte de lo imposible "

Sobre el Estado, ese conjunto de técnicas de orden público y administración, de organización política, se supone que se debiera practicar un arte, el de hacer posible lo necesario.

SI bien es cierto que cada partido entiende «lo necesario» de manera diferente, también lo es que otra de las obligaciones constitucionales de la clase política es procurar los acuerdos necesarios con las demás fuerzas para preservar, en todo momento, el interés general.

Y definir éste es más sencillo de lo que en determinadas ocasiones los partidos pretenden. En muchos casos está perfectamente definido en la Constitución, no lo olvidemos, norma suprema de nuestro ordenamiento jurídico. En otros por el sentido común de los ciudadanos.

Por eso, contravenir el interés general, en el caso catalán por ejemplo,es contravenir la Constitución. La unidad indisoluble de la nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, los separatistas no recuerdan.

España necesitaría una coalición como recuerda Camuñas y tiene uno escrito también aquí. PP, ciudadanos y PSOE, porque el interés general de España frente a la recesión que viene, las reformas de la Unión europea, y la posición de España en el mundo más pequeña de lo que debiera como potencia media que es, y siempre debilitada,por los propios españoles. Ya va siendo hora de cambiar esta maldición de nuestra historia.

Y llegado este punto y viendo lo que estemos viendo, ir nada menos que a Naciones Unidas a a presentar la profanación de una tumba como logro mayor electoralista, una tomadura de pelo para los que se lo dejan tomar, ha de concluirse que el principal responsable del problema no puede ser parte de la solución. Ese es el gran drama. La gran dificultad. Con otro PSOE, el de la gestora del asturiano Javier Fdez hubiese podido ser.

Pero en manos de Sanchez este ser artificioso y mendaz, falsario, inauténtico de los pies ala cabeza, que nos ha llevado por capricho desde el principio y como única tarea, tratar de aumentar su exiguo poder a través de estrategias que han contravenido siempre el interés general.

Las necesidades sociales perentorias, enfermos, mayores, pensiones, empleo, niños, educación,infraestructuras, y cultura política que ni tiene ni crea. Estamos en manos de atrevidos chiquilicuatres.

De interés general y urgente es que aparezca algun hombre de estado con la fuerza necesaria para abordar la reforma de la ley electoral y la ley de partidos que no confluyen verdaderamente a facilitar la manifestación de la voluntad popular sino a organizar los intereses particulares de estas organizaciones.

Dedicados a sus propias cuitas los partidos, que constitucionalmemte están obligados a contribuir a la formación de la voluntad general, respetándola, y a servir los intereses generales, están consiguiendo ser unos auténticos artistas en ese ese dificil arte de hacer imposible lo necesario.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído