Rafael López Charques: «¿Somos tontos?»

Rafael López Charques: "¿Somos tontos?"

Esta es la pregunta que nos hacemos muchos españoles, al escuchar las aventuras y batallitas, que nos cuentan librar la mayoría de nuestros políticos, indudablemente siempre por nuestro bien, según dicen ellos.

Sinceramente creemos que no, no somos tontos ni mucho menos, pero como con sus peroratas son peor que “un disco rayado”, parece que la mayoría hemos optado por seguir el viejo refrán que dice “no hay mayor desprecio que no hacer aprecio”, lo que confunden con que nos tragamos todos sus rollos.

Estamos tan hartos de sus continuas maniobras de manipulación de la opinión, de sus inacabables “puñaladas traperas” entre ellos, etc., que hemos entrado en un estado de indiferencia, total nos va a dar igual, y nos ocupamos en el poder vivir el día al día, porque gracias a nuestros políticos con ello tenemos bastante.

Indudablemente debemos agradecer a nuestros padres (y madres) de la patria, que con sus actuaciones no necesitaos ir al teatro o al circo, eso nos ahorramos. No obstante lo cierto es que cuando pensamos en nuestro país nos duele, ver lo que somos y lo que podíamos ser.

El interino, alias “doctor cum fraude” sigue haciendo honor a su apodo. Efectivamente, en un alarde de imaginación no ha tenido mejor idea que apropiarse para lema su campaña, del de una asociación que lo utiliza desde hace tiempo. Esto nos lleva a una reflexión, “donde no hay, no hay”

Sin embargo, “como la excepción confirme la regla” ha sido capaz de encontrar la forma legal, buscada desde hace tiempo por su gobierno y no encontrada, para desbloquear casi siete mil millones de euros y entregarlos a cuenta a las comunidades antes de las elecciones. ¡Qué casualidad!

Claro que en algunos temas no tiene suerte, se enreda solo. A los separatistas catalanes les está amenazando últimamente con el 155 y la Ley de Seguridad Nacional, ‘Que viene el lobo! ¡Que viene el lobo!, pero el lobo nunca llega.

Así no es de extrañar que a un alto funcionario de la prisión de Lledoners, le hayan abierto un expediente por negarse a dar un trato de favor a ciertos residentes. Dado que según informaciones ese centro es casi un hotel de lujo, recordamos un chiste que circulaba hace muchos años. Dos ministros visitan una escuela y a los cinco minutos a uno le entran las prisas y hace que se marchen a inspeccionar una cárcel. En ella el de las prisas se recrea en hasta el último detalle, y entonces el otro le dice ¿no tenías tanta prisa?, a lo que el aludido responde, calla que a la escuela no volveremos pero a la cárcel aún podemos ir.

Hablando de lujos, parece ser que la Fregona (no la ilustre) empieza a tener problemas para mantener su tren de vida en el palacete. Esperemos que se controle hasta el último céntimo el adelanto que se hará a Cataluña, pues nos tememos que de alguna forma se emplee en financiar a la citada. Tenemos motivos para sospechar, pues los colegas catalanes del interino han contratado a la señora del primero, por seis mil euros mensuales (lo que ganan la mayor parte de los españoles), para presentar un programa mensual en la televisión pública provincial, es decir, que la mantendremos entre todos.

Dejando a un lado lo que puede tomarse por ironía o “retranca gallega”, lo cierto es que nuestro país, y no por culpa de la mayor parte de sus ciudadanos, da pena. Nuestros políticos son los únicos responsables de la situación, están logrando que vez de ser punteros en el mundo, cada vez vayamos a menos. Hace pocos días en una entrevista, el embajador de Panamá hablando de España nos ponía por las nubes en todos los aspectos, histórico, cultural, científico, etc., Lo decía con sano orgullo de ser sus origines.

Repetimos, no somos tontos, lo que pasa es que estamos hartos. ¿Se enteran?

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído