EL GOBIERNO SOCIALISTA, SUS AMIGOS, SOCIOS Y COMPINCHES

PP y CS se pliegan ante el pancatalaniso y aceptan la tiranía lingüistica en Baleares

PP y CS se pliegan ante el pancatalaniso y aceptan la tiranía lingüistica en Baleares

Vox no ha conseguido sacar adelante una propuesta en el Parlamento de Baleares para «derogar toda la normativa que ha permitido la eliminación del castellano o español de las aulas e iniciar la elaboración de una nueva normativa que permita la libre elecciones de lengua en todos los niveles educativos en centros de enseñanza no universitaria sostenidos con fondos públicos».

Por mucho que la moción estuviera condenada al fracaso por la mayoría socialista, populista y pancatalanista que sustenta al gobierno balear de Francina Armengol (PSOE), la abstención de PP y Ciudadanos a la iniciativa de VOX para derogar todas las normas que en los últimos años han expulsado el español de las aulas en beneficio del catalán revela el supino complejo del centroderecha.

En realidad, fue el mismísimo PP quien, bien por una nociva pusilanimidad, bien por jugar el papel de progre (tonto útil) , alentó, cuando gobernaba, la estrategia de la izquierda populista y secesionista de Baleares.

En lugar de plantarse en su día y defender sin ambages al idioma español, el PP le bailó el agua a quienes pretendían utilizar el catalán como punta de lanza para su estrategia de convertir a Baleares en uno de los ejes de los «Países Catalanes», sueño húmedo del independentismo. Desde entonces, el PP ha mantenido en este asunto una actitud acomplejada y timorata.

Jaume Matas, a la sazón presidente del Gobierno balear con el PP y condenado por corrupción, creó, con el denominado «Decreto de Mínimos», el caldo de cultivo para una deriva que no tiene visos de rectificarse, como demuestra el hecho de que los populares -también Cs- se hayan abstenido.

¿Cuándo entenderá el Partido Popular que los guiños a la izquierda en materia lingüística no han hecho otra cosa que favorecer la exclusión del castellano en las aulas baleares y permitido que la dictadura del catalán se haya extendido por la Administración regional?

¿Cuándo entenderá el PP  que con su actitud se está convirtiendo en colaborador necesario de un proyecto identitario de carácter totalitario en el que el catalán es el mero instrumento para que el proceso soberanista avance en sus objetivos de llevar Cataluña más allá de sus límites territoriales?

¿Cómo se puede estar tan ciego para no darse cuenta de que su abstención y la de Ciudadanos ante un asunto nuclear va a ser rentabilizada por los enemigos de España y lo español en las Islas Baleares?

La propuesta de Vox ha sido tumbada por la izquierda radical y sus socios independentistas, pero PP y Ciudadanos se han lavado las manos. Otra  vez han quedado retratados.

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético y innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído