POLÍTICOS, PERIODISTAS, POLICÍAS Y JUECES

El Tribunal Supremo ‘olvidó’ al dictar sentencia contra los golpistas que el Rey llamó a defender la Constitución

El Tribunal Supremo 'olvidó' al dictar sentencia contra los golpistas que el Rey llamó a defender la Constitución
El Rey Felipe VI. PD

Son los efectos nocivos de la regla del mínimo común denominador, aplicada a la Política o la Justicia: al final, en aras de la unanimidad, se adopta la tesis del que apunta más bajo.

Y eso, que es lo que ha ocurrido con la ‘Sentencia del Procés’, es lo que quería el chalanero Pedro Sánchez.

Sorprende, y mucho, que en las 493 páginas de la sentencia del Tribunal Supremo no haya ni una sola mención al discurso del Rey Felipe VI del 3 de octubre de 2017 tras celebrarse el referéndum ilegal.

Sorprende porque en el escrito de conclusiones definitivas, la Fiscalía, que apuntaba claramente a un delito de rebelión -no tenido en cuenta por los magistrados de la Sala Penal-, apoyaba sus argumentos con una mención al discurso del Monarca:

«Ante este levantamiento generalizado –salpicado de actos de fuerza, agresión y violencia– desarrollados con el fin de conseguir la secesión y considerando la magnitud y gravedad del ataque al orden constitucional que se había producido,  Su Majestad el Rey Felipe VI, en el legítimo cumplimiento de su función como jefe de Estado y el primer garante del orden constitucional, dirigió un mensaje a la Nación».

Marchena, Sánchez, Puigdemont y los golpistas del ‘procés’.

En opinión de los fiscales, el mensaje del Rey a los españoles:

«constataba la garantía de principios democráticos de todo Estado de derecho, la profunda división y fractura de la sociedad catalana y el enorme riesgo que se había generado para la estabilidad social y económica de Cataluña, además de reclamar los legítimos poderes del Estado, el aseguramiento del orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones y del autogobierno en Cataluña basado en la Constitución y en su Estatuto de Autonomía».

Sorprende, y mucho, la ausencia de cualquier referencia al Rey en una sentencia prolija y minuciosa en las citas.

¿Cómo es posible que los magistrados de la Sala Penal del Supremo se hayan detenido a subrayar con extraordinaria precisión  el papel de los actores, principales, secundarios y testimoniales para establecer un diagnóstico preciso de lo ocurrido y hayan pasado de largo por el discurso del jefe del Estado?  Más aún cuando ese mensaje del Monarca a los españoles había ocupado un lugar destacado en las conclusiones definitivas del Ministerio Fiscal?

¿Será porque las palabras del Rey apuntaban a una gravedad extrema en los acontecimientos registrados hace dos años y el Supremo las ha omitido para que sus argumentos para condenar por sedición y no por rebelión, como solicitaba la Fiscalía, no se vieran comprometidos por el valeroso y dignísimo mensaje de Felipe VI?

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético e innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído