Manuel del Rosal: «“Firmeza, proporcionalidad y unidad” último mantra de Sánchez»

Manuel del Rosal: "“Firmeza, proporcionalidad y unidad” último mantra de Sánchez"

Mantra. Palabra sanscrita formada por dos expresiones: Man = mente y Tra = liberar.

Pedro Sánchez tiene un largo historial de mantras a sus espaldas, el último es este con el que se tapa envolviéndose en la túnica tibetana color azafrán. En su comparecencia tras hablar con Casado, Iglesias y Rivera sobre la situación en Cataluña, apareció envuelto en el aura de elegido, con su andar cadencioso, como de zombi y, en esta ocasión, acompañado de los crótalos y molinillos como debe ser cuando se va a recitar un mantra. Recordemos que otro mantra famoso de Sánchez fue ¡NO es NO! Tenemos también los omnipresentes mantras de “Gobierno progresista y reformista” “No es con quién, sino para qué” o “Igualdad, igualdad”.

“Firmeza, proporcionalidad y unidad” es el mantra que acaba de ser acuñado en la factoría de los sótanos de la Moncloa para pregonarlo cada vez que Pedro y cualquiera de sus ministros se ve obligado a hablar de lo que sucede en Cataluña. Los mantras sirven a los creyentes tibetanos para liberal su mente, este último de Pedro le sirve, no para liberar su mente, sino para esconderse tras él de sus verdaderas intenciones de actuación en Cataluña que, no son otras, que sacar todo el rédito electoral que pueda y más, importándole un pimiento los heridos, los secuestrados en el Prat, las carreteras cortadas, las vías férreas saboteadas, los vecinos afectados por el humo del fuego que asola las ciudades, el costo millonario de las revueltas etc. En esto de los mantras del PSOE es fundamental su martilleante repetición para que entre en las mentes de los ciudadanos, su constante caer como gota malaya sobre la frente de los votantes para que estos, impregnados por la intención oculta del mantra, obnubilados, estuporizados, atontados, se dejen manejar por el embeleco.

Desde el más pequeño pueblecito hasta la urbe más poblada, los sonidos monocordes de este último mantra, el repiqueteo de los molinillos y el tintinear de los crótalos, lo invaden todo. Las cadenas de televisión y demás medios de comunicación elevarán exponencialmente estos sonidos, estas palabras hasta que otro mantra venga a sustituir a “Firmeza, proporcionalidad y unidad”.

En la rueda de prensa posterior a su reunión con Casado, Iglesias y Rivera; Sánchez, fiel a sí mismo, no dijo nada de nada salvo recitar el mantra. La solución para evitar las salvajadas que están sucediendo en Cataluña vendrá, según él, por hacerles frente con el mantra, los molinillos de oraciones y los crótalos tibetanos que, liberará a Cataluña y a los catalanes de esos salvajes, envolviéndolos en olor a incienso y a té tibetano.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído