Manuel del Rosal: » El PSOE de Pedro Sánchez: A la parálisis por el análisis»

Manuel del Rosal: " El PSOE de Pedro Sánchez: A la parálisis por el análisis"

En la empresa donde trabajé durante treinta años, los mandos intermedios teníamos acuñada una frase con la que definíamos las reuniones de los altos mandos para analizar las situaciones no satisfactorias. Eran largas, como largos y enrevesados eran sus análisis. Hasta tal punto que, mientras analizaban la situación, paralizaban la normal marcha de la empresa porque no se tomaban decisiones, decisiones que estaban esperando el resultado del análisis. La frase era: “A LA PARÁLISIS POR EL ANÁLISIS”

El PSOE de Sánchez lleva desde el minuto uno tras la moción de censura analizando que tácticas serán las mejores a adoptar para llegar al 10N en condiciones de gobernar en solitario. Ese análisis mantiene a España paralizada. Naturalmente la táctica a seguir frente a la reacción de los independentistas tras la sentencia del Referéndum del 1 de octubre de 2017 ha sido analizada sobradamente, y se llegó a la conclusión que la forma idónea de afrontarla era con “Firmeza, proporcionalidad y unidad” y convirtieron esa frase en el mantra a seguir por todo el gobierno con Pedro al frente. Y llegó el momento. Y durante una semana esa firmeza proporcionalidad y unidad, junto a la “moderación”, ha convertido a Cataluña en general y a Barcelona en particular en un campo de batalla en el que uno de los dos bandos (Policía del Estado) se encontró huérfano de apoyo por parte de sus superiores porque estos tenían que transmitir a los ciudadanos que ellos actuaban con “moderación y proporcionalidad” y porque saben que pueden necesitar los votos de ERC y PNV. Y no fueron dos días de escaramuzas como preveían los sesudos analistas del PSOE. Y ya empiezan a temblarles las piernas porque ven que, no solo se estancan en la intención de voto, sino que ya retroceden frente a los partidos que pedían una actuación más contundente. El PSOE de Sánchez creyó en su análisis que los violentos se cansarían de inmediato. Y no fue así, los violentos han dejado un reguero de heridos, algunos de extrema gravedad, calles levantadas, comercios destruidos, mobiliario urbano quemado, sabotajes y a una población secuestrada y encerrada en sus casas a las que invadía el humo pestífero que salía de los contenedores incendiados. La policía no tenía ni siquiera suficientes medios para hacer frente a los tremendos ataques de los violentos; ni medios ni personal porque, ¿para qué?, si aquello, según los análisis sesudos de los analistas del PSOE, iba a ser una verbena. Y alarmados, Pedro Sánchez y Grande Marlaska deciden actuar. Y Pedro ordena a Marlaska que vaya ¡por fin! A Cataluña, pero., eso sí, que vaya desayunado, comido y cenado, no vaya a ser que se le ocurra irse a “Válgame Dios” en Chueca a tomar una hamburguesa. Y Marlaska, obediente va a Barcelona – se supone que, sin escolta, pues él mismo asegura que “Barcelona se puede visitar con total normalidad” – ¡Válgame Dios! este hombre está ciego con la ceguera de quien no quiere ver. ¡Llama normalidad a lo que sucede en Cataluña! Y ahora, viendo que tanto análisis les puede provocar una parálisis y que los sucesos les pueden producir una hemorragia de votos, hacen una utilización miserable y perversa de lo que ellos mismos han provocado paralizando y abandonando a las Fuerzas de Seguridad, a las ciudades y a los catalanes, y entregando en bandeja las calles a los violentos para que hicieran de ellas un territorio en guerra. Quieren ahora hacer de las cenizas, de los heridos, de los desastres en calles, comercios, mobiliario y ciudadanos, un caladero de votos intentando convencernos de que su mantra “Moderación, proporcionalidad y firmeza” ha evitado males mayores. Y como deben estar las encuestas internas del PSOE que Ábalos, a falta de argumentos acaba de repetir la cantinela que se suponía olvidada: “La culpa de todo es de Rajoy”. Para mear y no echar ni gota.

De las cenizas de Cataluña quieren los socialistas – como carroñeros – hacer cosecha de votos. Puede que consigan algunos, pero también puede que sean votos invalidados por estar quemados por “la proporcionalidad y moderación” de Pedro Sánchez y un análisis que les ha conducido a la parálisis

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído