EL GOBIERNO SOCIALISTA, SUS AMIGOS, SOCIOS Y COMPINCHES

El socialista Sánchez y su PSOE están otra vez en manos de independentistas catalanes y proetarras vascos

El socialista Sánchez y su PSOE están otra vez en manos de independentistas catalanes y proetarras vascos
Oriol Junqueras (ERC) y Pedro Sánchez (PSOE). PD

En caso de repetir victoria el 10-N y como quedaría en cualquier caso muy lejos de la mayoría absoluta, Pedro Sánchez se plantea dos escenarios en relación con Cataluña.

El primero pasa por pactar con ERC un movimiento de presión para forzar al presidente de la Generalitat, Quim Torra, a tener que contar con el conseller de Interior, Miquel Buch.

El segundo, en caso de que el primero fracasase y fuera cesado, pasaría por un paso que Sánchez no quiere tener que dar, pero que sabe que resulta inevitable: la aplicación de la Ley de Seguridad Nacional para tomar el control de los Mossos de forma directa.

El conseller de Interior de la Generalitat de Cataluña, Miquel Buch.

En Moncloa están convencidos de que Torra va a forzar la caída del conseller de Interior con el fin de romper la actual coordinación policial y agitar el golpismo y la violencia callejera.

El PSOE considera que “la continuidad Quim Torra es la peor de las opciones”, entre otras cosas porque mientras siga al frente de la Generalitat todo su esquema de posibles pactos con ERC tendrá que esperar a causa de la tensión separatista violenta que genera el PDeCAT y el Gobierno autonómico en manos de los secesionistas.

De todo ello cabe extraer una conclusión: el socialismo descarta un acuerdo con las fuerzas constitucionalistas. Su objetivo pasa de nuevo por ser investido presidente con los mismos apoyos parlamentarios que en su día le llevaron a La Moncloa, descontando al PDeCAT de Torra.

Arnaldo Otegi.

Cosa distinta es que le salgan los números tras las elecciones del 10-N. Sánchez necesita a los nacionalistas y es consciente de que su apoyo pasa por ofrecerles avances en materia separatista a ERC, PNV y a los proetarras de Bildu.

Esos avances son competencias, dinero, cupos vascos camuflados, acercamiento de presos etarras en el País Vasco o entregas que fraccionen el Poder Judicial –tal y como ha prometido a ERC–.

En definitiva, la hoja de ruta de Sánchez no cambia, sino que se adapta a las circunstancias. El problema para el PSOE es ahora Torra;  la solución, ERC. Curiosa paradoja.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído