José Luis Suárez Rodríguez: «El fantasma de Ferrer Guardia en Lontananza»

José Luis Suárez Rodríguez: "El fantasma de Ferrer Guardia en Lontananza"

Ante los graves disturbios callejeros y en campus universitarios de Barcelona y demás capitales de Cataluña, provocados por militantes de los CDR y el Sindicato de Estudiantes, algunos comentaristas políticos han querido atisbar en lontananza, mediante memoria histórica, un paralelismo con la situación que vivió la Ciudad Condal en la primera década del siglo XX, que dio lugar a la denominada “Semana trágica”.

Los acontecimientos estuvieron provocados por los antisistema de entonces, pertenecientes al anarquismo y sindicalismo radical de la época. Entre las figuras destacadas del movimiento estaba el pedagogo y activista libertario Ferrer Guardia, creador de la “Escuela Moderna”.

El educador anarquista barcelonés promovió ateneos libertarios y universidades populares, utilizando la huelga como arma revolucionaria del liberalismo disciplinar y una educación promiscua. Su ideal formativo era el “alumno díscolo”, que hoy se conoce como “postmoderno”, liberado de convicciones éticas y de valores religiosos.

En 1909, Ferrer Guardia se puso al frente de la “Semana Trágica”. Acusado como líder de la misma, y también de ser cómplice del atentado frustrado del Rey Alfonso XIII, perpetrado en 1906 por Mateo Morral, discípulo suyo, fue juzgado por un tribunal militar y condenado a muerte, muriendo fusilado en los fosos de Montjuic. Su muerte dio lugar a una causa de martirio, patrocinada por la ultraizquierda española (Pablo Iglesias, el fundador del PSOE, al frente) e internacionalmente encabezada por Anatole France.

Los intelectuales españoles se manifestaron divididos en la critica de la causa, que fue considerada por Miguel de Unamuno como una “Campaña indecente de mentiras embustes y calumnias”, en defensa de “Ferrer, mezcla de loco, tonto y criminal cobarde… monomaniaco con delirios de grandeza y erostratismo…”.
Significados representantes y tratadistas de la pedagogía catalana de entonces también enjuiciaron con reprobación al líder y mártir de la “Escuela Moderna”; entre otros, Alexandre Galí, que lo tiene por “figura nefasta”, y Joan Bardina, creador de la “Escuela de maestros”, modelo extendido por Hispanoamérica.
En el momento actual de la educación catalana, la sombra de Ferrer Guardia, recrecida por una pedagogía contestataria, muy exigente de derechos y libertades pero no de deberes y de valores, aletea y cobija todo tipo de reivindicaciones para una educación liberada de exámenes y de competencias, de premios y castigos; y la Universidad ya no es un “convivium” de saberes sino un “campus” para el desarrollo de afectos y apetencias, hasta el delirio del pensamiento único, propalado por el nacionalismo fanático del secesionismo.
Esta es la línea en la que se desenvuelven el Sindicato de Estudiantes, los “arranes” de la CUP, los CDR del independentismo burgués, cuyos líderes, con el poder que les da la Asamblea del Parlament, la financiación de las Asociaciones separatistas (ANC, Omnium Cultural, etc.) y las movilizaciones también asistidas por la Federación de Municipios que apoyan el régimen secesionista establecido, organizan la “batussa” o marimorena de huelgas continuas y disturbios destructivos que arruinan calles, comercios, empresas, turismo, convivencia…

Así, sucede que un piquete de unos 150 estudiantes atrincherados en el campus de la Universidad Pública Pompeu Fabra, en la que hay matriculados más de 15000 alumnos, se enfrentan, coaccionan y agreden a los que intentan ejercer el derecho al estudio, haciendo uso y abuso de sus derechos de huelga, de disidencia frente a la disciplina legal, pidiendo examen único final con “aprobado patriótico”, y apoyan la desobediencia civil y la protesta contra las sentencias de “jueces injustos”, carcelarios de “presos políticos”, y reclaman el derecho a decidir inventado por sus líderes separatistas.

La sombra de Ferrer Guardia es alargada, y pregona más “semanas trágicas”.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído