Rafael López Charques: «Ahora sí, ¿antes?»

Rafael López Charques: "Ahora sí, ¿antes?"

Inundados por la propaganda electoral, una de las muchas maneras con que nuestros políticos tiran el dinero, en gran parte de todos nosotros a través de las subvenciones que reciben, que acaba frecuentemente en manos, en este caso, de imprentas de colegas, nos preguntamos si todo eso es necesario. Las papeletas para votar las pone a nuestra disposición la administración, y el rollo que nos cuentan es el de siempre.

El actual partido que detenta teóricamente el poder, no decimos que gobierna porque hace cualquier cosa menos eso, encabeza sus panfletos propagandísticos con las frases ¡Ahora sí!, ¡Ahora gobierno! ¡Ahora España! Como chiste malo hasta puede admitirse; tomarlo de cualquier otro modo es un insulto no ya a la inteligencia, sino al mínimo sentido común.

Si ¡Ahora sí!, ¡Ahora gobierno!, ¡Ahora España! Entonces, ¿antes que? Debemos deducir que nada de nada, y creemos que no nos equivocamos.

Posiblemente haya crédulos que opinen que esos slogans son un fallo de los asesores que los han ideado. Puede ser, lo admitimos, pero aún en este supuesto, la responsabilidad es de los dirigentes. Búsquense asesores que tengan dos dedos de frente, y no coloquen como tales a amiguetes suyos que con gran frecuencia solo sirven para cobrar un sueldo que les pagamos todos los españoles.

¡Ahora sí! Debemos entender que antes no. Pero ¿en qué consiste el no y el sí? Esa es una incógnita. Nos gustaría que con esa frase nos estuviesen diciendo que a partir de ahora van a ser un ejemplo de ética, dada la superioridad moral de que presumen. En consecuencia suponemos que el interino renunciará a su título “cum fraude” y dimitirá. .Siguiendo con la regeneración, el gobernar por decreto-ley, con frecuencia de dudosa necesidad, se acabará, además ya batió el record de su utilización. Honestamente tenemos dudas fundadas de todo ello, pues acaba de ser expedientado por la Junta Electoral Central, por vulnerar la Ley Electoral y se ha defendido diciendo que otros en su lugar han hecho lo mismo, sin tener en cuenta que si una persona roba es un ladrón, aunque las cien que están a su lado también lo hagan.

¡Ahora gobierno! Debemos entender, y entendemos, que hasta ahora, desde que están en el poder no lo ha habido. Tan solo hemos asistido a viajes y a la adopción de medidas, bordeando a veces la ilegalidad, muy rentables para salir en la televisión y en la prensa, pero para el país, nada. Si este segundo slogan va en serio, sospechamos que ya tiene apalabrados sus compañeros de viaje. ¿Se imaginan quienes serán? Y ¿qué gobierno? ¿uno que en cuestión de pocas horas cambie de posición respecto a lo que es el país? Lo hizo la semana pasada. Por cierto esperamos que la cabeza visible del mismo haya ido a clases de protocolo, para no evidenciar públicamente su desconocimiento del mismo, tanto nacional como internacional, pues con ello nos deja en mal lugar.

¡Ahora España! Bravo, que pasa, ¿qué hasta ahora no existía España? Desde luego para muchos de la esquina noreste ni existía ni existe, y sospechamos que para algunos otros lo que primero que existe es el sillón y el figurar, el resto es el resto. Una prueba es que ya hablan otra vez de modificar la Constitución para recoja aquello de “nación de naciones” o algo similar. Apuntamos hace tiempo que hay un libro muy instructivo de la RAE denominado Diccionario de la lengua española; si lo revisasen de vez en cuando se enterarían de que esa pretensión es una incongruencia.

Por muchos slogans llamativos para unos y propaganda sin sentido para otros, mucho nos tememos que por desgracia el país va a seguir igual, pero eso sí, téngalo claro, nadie será del desastre en que estamos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído