Manuel del Rosal: «¡¡Váyase Sr. Sánchez!! ¡¡Váyase de una puñetera vez!!»

Manuel del Rosal: "¡¡Váyase Sr. Sánchez!! ¡¡Váyase de una puñetera vez!!"

Y no haga más daño a España y a los españoles.

Su vanidad, su soberbia, su egolatría y su falta de escrúpulos han llevado a España y a los españoles a una situación kafkiana de muy difícil solución, si es que la tiene. Usted ha fracasado rotundamente y en su fracaso nos ha arrastrado a todos. Usted, político tóxico donde los haya, en su creencia de ser el ungido por el dedo de Dios articuló todos los mecanismos para llegar al 11N y arrasar en las lecciones. No tenía dudas porque ¿quién iba a sustraerse a sus encantos? Pero, hete aquí, que su plan de eliminar a Podemos, hundir al PP y no necesitar a ERC y PNV, ha sido un fiasco de tal calibre que, otro político que no fuera usted, ya habría presentado su dimisión. Usted no solo no ha conseguido sus propósitos, sino que ha fraccionado aún más a España y ha dado más vida a los independentistas y a los nacionalistas, en un ejercicio que demuestra que usted, además de ser todo lo anterior es un lerdo, un torpe y un inútil; porque hay que serlo para, habiendo hecho uso y abuso de todas las armas que el Estado, a través de sus instituciones, ha puesto a su disposición; usted, no solo no ha alcanzado aquella ensoñación de alcanzar los 150 escaños derivada de su soberbia, narcisismo y algo de sociopatía y falta de empatía; sino que ha perdido 800.000 votos y ha bajado tres escaños, al tiempo que su socio preferencial, Podemos, ha perdido también presencia. Usted ha construido un Congreso caleidoscópico, un sudoku, un puzle, un acertijo indescifrable que a lo único que va a conducir a España es a un nuevo atasco, si no – algo mucho peor- a un mal, malísimo gobierno. Usted lo ha dicho “formaremos un gobierno de progreso” lo que dice a las claras que ha debido encontrar un somnífero lo suficientemente fuerte para poder conciliar el sueño compartiendo el colchón de la Moncloa con Pablo Iglesias. Eso lo pudo hacer tras el 28A, pero usted, apoyado en las instituciones del Estado de las que hizo uso y abuso, inició el camino del tacticismo hasta llevarnos al 10N porque usted no podía entender que los españoles no le fueran a dar 150 escaños al rey Sol de la izquierda mundial. Su fracaso ha sido olímpico. Fracaso también de una España hemipléjica.

¡¡Váyase Sr. Sánchez!! Tenga un gesto de generosidad, aunque sea el único que tenga en toda su vida, y no haga más daño a España y a los españoles.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído