LO MÁS DESTACABLE DE ESTAS ELECCIONES ES EL ASCENSO DE VOX Y EL DECLIVE DE CIUDADANOS

Sánchez sigue en manos de los comunistas y los independentistas, pero el ascenso de VOX es un rayo de esperanza

Sánchez sigue en manos de los comunistas y los independentistas, pero el ascenso de VOX es un rayo de esperanza

La derecha no ha conseguido los escaños necesarios para formar gobierno, pero que Sánchez sea uno de los perdedores de la noche, después de haber puesto el palacio de la Moncloa a su servicio, con todos los medios remando a su favor –incluso el mismo día de reflexión—, a pesar de haber corrompido las instituciones en su provecho, nos proporciona cierto grado de contentura, pero también de preocupación, porque el gobierno que se vislumbra es aún más Frankenstein que el anterior, con los podemitas mucho más exigentes y una patulea de comunistas, independentistas e híbridos de ambos, con el plato extendido esperando la ración que calme su hambre de poder. Una abstención del PP parece bastante improbable, aunque hace tiempo que no se sabe muy bien si va o viene, con lo cual es imposible hacer vaticinios. Y un gobierno de concentración mucho menos. De lo que no hay duda es que a Sánchez le han salido mal las cosas. ¿Pero qué le falló? ¿Estamos haciendo bien la lectura de los resultados?

Se decía hace unos días que se habían lanzado a elecciones con datos atrasados. Ni hablar. Nunca hubo un dato real de 150 escaños. Otra cosa es que los tertulianos repitieran el dato como loros. Leo por ahí que Tezanos debería dimitir por no haber “dado ni una”. No estoy de acuerdo, y no estamos siendo justos con él. Lo digo en serio. Creo que Tezanos lo hizo muy bien, preparando la profecía autocumplida, como era su cometido.  El CIS siguió el mismo modus operandi que en las elecciones del 28-A de acuerdo a lo amañado con Soros. ¿Para qué, si no, lo habían colocado ahí? Recordemos todas las irregularidades de las pasadas generales.

Me atrevo a decir, y creo que no me equivoco, que todo estaba preparado para un nuevo fraude electoral, muy bien asesorados por Zapatero –que sabe mucho de los pucherazos en Venezuela y en otras naciones hispanoamericanas—, de ahí que el PSOE estuviera tan seguro y fueran como tanques adelante, arrasando, sin importarles nada, mostrando el exhibicionismo soberbio de quien se sabe vencedor. ¿Qué ocurrió, entonces, para que no se perpetrase el fraude, el fraude en su integridad? Aclaro que los 120 escaños no son reales. Creo que están inflados a través del voto por correo, sobre el que tengo toda la desconfianza del mundo, en vista de cómo se hace el volcado, la falta de custodia, y todo lo que ya se explicó.

Sin embargo, no se han atrevido con el fraude informático, a través del volcado digital de las actas. En mi opinión, dos cuestiones intervinieron en la frenada de última hora. En primer lugar, hay que dar el crédito debido a la Plataforma Elecciones Transparentes, que tenían prácticamente a toda España vigilada, con representantes en cada mesa electoral, dispuestos a estar presentes en el recuento, fotografiar cada acta, con la ley electoral en la mano y los teléfonos de la Guardia Civil, la Policía y las notarías a punto por si hubiera que comunicar incidentes graves. (Ver amplia información en http://rafapal.com/ y http://rafapal.com/

La segunda circunstancia es una sincronicidad junguiana de primera. Nada más y nada menos que la anulación de las elecciones en Bolivia, al quedar demostrado el pucherazo, y la posterior dimisión del presidente Evo Morales que se encuentra asilado en la embajada de México, así como el vicepresidente Álvaro García Linera y otros miembros cercanos al gobierno. Esto de Bolivia, precisamente tan en tiempo y forma, fue algo providencial para España.

En mi opinión, lo más destacable de estas elecciones es el ascenso de VOX y el declive de Ciudadanos. Los naranjas han tenido un comportamiento muy rastrero en el periodo de formación de los dos gobiernos de Madrid y el de Murcia, y eso tenían que pagarlo. Los madrileños han castigado a los “listillos” PP y Cs por sus traiciones reiteradas y su nocturnidad trilera con los políticos “novatos” de VOX. Por otro lado, es patético ver a la llorosa Inés Arrimadas inclinándose ante los del Orgullo porque no les permitieron participar con su carroza en el desfile. Demasiada frivolidad para prestarles el voto. También les pasó factura su ninguneo a VOX de manera reiterada, a pesar de estar gobernando juntos, o el lío que tienen con los vientres de alquiler. Creo que están desubicados y los votantes han visto que son tan progres como los progres. Y para eso ya tienen a la Montera y al Errejín.

A pesar de los malos resultados, Rivera parece que no quiere irse y va a someterse a lo que diga su Comité Ejecutivo nacional para compartir los resultados y proponer un congreso extraordinario para que los militantes decidan. Es decir, quiere que le pidan que se quede. Lo siento por Juan Carlos Girauta y Toni Cantó, que nunca he sabido muy bien qué pintan entre tanto progrerío.

El ascenso de VOX es el otro hito de estas elecciones. El más importante, por varias razones. En primer lugar, porque es casi un milagro que con unos medios tan hostiles, mintiendo y tergiversando a todas horas su discurso haya conseguido 52 escaños. Segundo, porque el número de escaños les permite capacidad de maniobra para poder echar atrás cualquier reforma que proponga el nuevo gobierno y recurrir “todas las leyes liberticidas”, como acaba de decir Abascal, así como llevar al Constitucional cualquier medida que consideren. Por otro lado, es un baluarte fuerte contra las leyes de ideología de género y de memoria histórica que tanto nos preocupan, además de otros puntos importantes, como seguir insistiendo en la recuperación de competencias, la unidad de España , adelgazar la Administración y la recuperación del sentido común. Ya se podía decir, pero ahora con más fuerza, que VOX marca un antes y un después en la libertad de expresión de los españoles. Otra cosa que hemos ganado es que muchos han perdido el miedo a ser tildados de franquistas, falangistas o fascistas. A palabras necias, oídos sordos, y a seguir adelante.

Dentro de unas horas empezaremos con las quinielas, las sumas y las combinaciones. Ojalá pudiéramos sacar a la luz las trampas que nos tenían preparadas. Nos haría falta algún arrepentido, algún Villarejo de turno que busque la redención y el perdón. Mientras tanto, aquí seguiremos intentando arrojar un poco de luz sobre estas espesas tinieblas del inframundo.

Autor

Magdalena del Amo

Periodista, escritora y editora, especialista en el Nuevo Orden Mundial y en la “Ideología de género”. En la actualidad es directora de La Regla de Oro Ediciones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído