José Luis Suárez Rodríguez: «El pacto de establo»

José Luis Suárez Rodríguez: "El pacto de establo"

Cuando España necesita, más que nunca, un “pacto de Estado” para superar su actual momento de crisis, Pedro y Pablo se han encerrado en establecimiento secreto del Congreso, con sus entremetidos y entremetidas, y han elaborado un extraño “pacto de establo” para que España venga a “menos España”.
De la fechoría ha quedado constancia gráfica: ha sido una metedura de mano desvergonzada, por lo que ha sido calificada como “el pacto de la vergüenza”. Allá ellos con su metedura y su traspiés. Lo malo es que la estabulización compromete a toda la parroquia de los españoles.

Este país, por culpa de la pareja de izquierda, ha amanecido más empobrecido: con menos Ibex en la bolsa, menos banca, menos empresa, menos turismo, menos comercio… y más terrorismo independentista con cierre de fronteras.

Pedro, abrazado a Pablo, se echa en manos del populismo radical. Aquel que había dicho que el podemita, “cuya presencia en el Consejo de Ministros le provocaba insomnio… No dormiré tranquilo por la noche, junto al 95 por ciento de los ciudadanos de este país, que tampoco dormirán tranquilos” … “el Partido Socialista no pactará con el populismo; el final del populismo es la Venezuela de Chávez: la pobreza, la cartilla de racionamiento, la falta de democracia, la desigualdad…”

Con el abrazo, no de Vergara sino de Vergüenza, abocamos a la podemización de España, en el que Iglesias no asalta los cielos, pero si la Moncloa. Aquel que dijo: “Yo no puedo decir España, ni utilizar la bandera rojigualda”…, “un trapo postfranquista”, cuyo himno es “una cutre pachanga fachosa”. El que cuestiona la Corona, quiere nacionalizar la banca, pide el intervencionismo estatal, busca la pérdida de libertades individuales, pretende la defenestración de la economía de mercado… para instalar el comunismo de Mao, de Maduro y Fidel Castro. El que hace guiños al independentismo y aboga, con Sánchez, un federalismo plurinacional.

Con el abrazo de la Pe Pa (Pedro y Pablo), la Memoria histórica redime su derrota y trae un nuevo Frente Popular.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído