APPLE TUVO QUE SUBSANAR LOS DAÑOS CAUSADOS POR SU IPOD Y EXTENDER EL PERIODO DE GARANTÍA

El complot de la obsolescencia programada (y III). Cuando los usuarios se enfrentan al negocio negro de los fabricantes, a veces, ganan

El complot de la obsolescencia programada (y III). Cuando los usuarios se enfrentan al negocio negro de los fabricantes, a veces, ganan

La obsolescencia programada, pactada o libre, continúa y, de vez en cuando, aparece algún escándalo que obliga a las empresas a subsanar los daños. Es cierto que el ciudadano se ha acostumbrado a aguantarse y se conforma con la idea de que sea más rentable comprar un nuevo producto que arreglar el viejo. Apple, que presume de ser una empresa ejemplar y que ha conseguido que lucir la manzana mordida se haya convertido casi en un símbolo de estatus, basó el lanzamiento de su iPOD en la obsolescencia programada. La batería estaba diseñada para durar dieciocho meses, pero el usuario no era debidamente informado al comprarlo.

Este caso de Apple ocurrió en 2003. Los usuarios empezaron a quejarse de que a los dieciocho meses la batería de su iPod quedaba inservible y cuando reclamaban les contestaban que les salía mejor comprar un nuevo aparato que reemplazar la batería. Los hermanos Neistat se encontraban entre los afectados, pero no se callaron y decidieron iniciar una ofensiva. Montaron un vídeo, cuyo comienzo es una conversación entre Casey Neistat y el operador de soporte técnico de Apple, llamado Ryan. El usuario explica que tras dieciocho meses de uso, la batería de su iPod dejó de funcionar, a lo que el técnico responde que por el costo de enviar y remplazar la batería se puede comprar un iPod nuevo. Con este material de primera mano hicieron una campaña pública para informar a los consumidores. Hicieron un stencil con la leyenda “La batería irremplazable de iPod solo dura 18 meses” y lo fueron colocando en los anuncios del iPod en las calles de Manhattan. Seis días después de haber  colgado el vídeo en Internet, tenía más de un millón de visualizaciones. Más de 130 medios de comunicación se hicieron eco de ello, incluyendo Fox News, CBS News, BBC News y The Washington Post. Antes de dos meses, Apple anunció una política de reemplazo de baterías, así como una extensión de la garantía. La empresa no reconoció que la rectificación había sido motivada por la controversia de los hermanos Neistat. Muy al contrario, la portavoz de Apple declaró que ya se estaba fraguando la iniciativa cuando el vídeo se hizo público. El caso fue definido por algunos medios como “una historia de David y Goliat”.

En enero de 2018, debido a una denuncia de la organización de consumidores y usuarios “Alto a la ralentización programada”, la Fiscalía francesa inició una investigación contra Apple por presunta obsolescencia programada de algunos modelos de iPhone, debido a las actualizaciones periódicas del sistema operativo iOS.

Los consumidores lo tenemos difícil, pero no somos del todo impotentes. No debemos callarnos ante las injusticias. Abundan los Goliat, pero cada vez está más infiltrado el espíritu luchador de David. Están apareciendo personas aquí y allá que se oponen a la obsolescencia programada y buscan la manera de arreglar sus aparatos. Existen foros en Internet en todos los idiomas donde informarse y compartir. También se están creando empresas “antisistema” que fabrican productos libres de obsolescencia programada.

Fuentes:

Algunos de estos datos están tomados del documental The Lightbulb Conspiracy y de Comprar, tirar, comprar. La historia secreta de la obsolescencia programada, de TVE.

 

Te puede interesar

Autor

Magdalena del Amo

Periodista, escritora y editora, especialista en el Nuevo Orden Mundial y en la “Ideología de género”. En la actualidad es directora de La Regla de Oro Ediciones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído