Muere el cuerpo, pero el alma no muere – Rincón del soneto

Muere el cuerpo, pero el alma no muere - Rincón del soneto

Muere el cuerpo, pero el alma no muere.
Mientras el cuerpo agoniza en la cama
el espíritu, convertido en flama,
desprecia el funeral y el miserere.

El alma anda libre, nada la hiere,
pues ya ha dejado atrás toda dolama,
y por completo feliz se proclama
pues no hay nada mundano que la altere.

El morir es una resurrección
a una vida mucho más placentera
en la que ya no existe la aflicción

y donde nada malo nos espera.
¿Por qué con la muerte nos angustiamos
si en verdad con ella resucitamos?

Te puede interesar

Autor

Salvador Freixedo

Ex jesuita, escritor polémico, experto en religiones comparadas y parapsicología.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído