NUNCA DEBERÍA HABER CONSENSO CON LOS QUE NO RESPETAN LA CONSTITUCIÓN

El Rey podría proponer un candidato alternativo

El Rey podría proponer un candidato alternativo

En vista de la alarma suscitada ante el pacto socialcomunista, el Rey podría proponer otro candidato. Hasta ahora, el Jefe del Estado no había hecho uso de esa atribución, pero tampoco hasta ahora se había presentado una situación política como la actual. En todo el periodo democrático, España no había estado tan a punto de romperse como ahora. Nunca el peligro había sido tan inminente y tan a las claras. Tampoco había habido nunca un candidato a la presidencia del gobierno como Sánchez, un hombre carente de valores que aglutina en sí mismo casi todos los calificativos negativos que no deberían formar parte de la personalidad de un político. Sánchez es un hombre muy peligroso, aliado con todos los enemigos de España, entre ellos, los defensores de la ETA. Se puede discrepar en política, tener distintas ideologías, pero nunca debería haber consenso con los que dan golpes de Estado, vulneran la Constitución y atacan al Rey y a las instituciones; y tampoco con los que pertenecen o apoyan a bandas armadas, y Otegi cumplió condena por su pertenencia a organización terrorista. Pues bien, estos amigos de Sánchez y del resto de los socialistas –que levante la mano el que no, o que firme el manifiesto— formarán parte de los “síes” o de las abstenciones para que míster Falcon siga sentado en el sillón de la Moncloa para destruirnos a todos, como ETA hizo con unos cuantos cientos.

A fuerza de oírlo, vamos acostumbrándonos a que los de la banda terrorista, debidamente blanqueados, hagan política al lado de los familiares de las víctimas del terrorismo. No solo eso, sino que en algunos Ayuntamientos, ellos dirigen el cotarro. Vergüenza e indignación ver a Chivite dirigida por los bilduetarras. No sé cómo puede dormir tranquila. No se puede decir que entre los socialistas los hay buenos y malos, me refiero a los dirigentes. Hasta que no se demuestre lo contrario, todos se decantan por el mal. La manera de demostrarlo sería desmarcándose de la cúpula de Sánchez, que parece que les hizo vudú a todos y los tiene embrujados o que todas las mañanas les hace tomar una ración de burundanga con el desayuno.

La primera reflexión que hice el día del pacto del abrazo –y así titulé mi artículo— fue que Sánchez se lanzaba a la piscina con un preacuerdo acelerado para evitar que se pidiera su cabeza, ya saben, una posibilidad de conseguir la abstención del Partido Popular o incluso un gobierno de concentración, pero con el enemigo Sánchez fuera. Estas podrían ser las hipotéticas condiciones de Casado-Feijóo, tanto monta, monta tanto, perdón por la maldad. Pero Cum fraude se adelantó, y los dejó descolocados. Malo es, pero de tonto no tiene un pelo.

Se habla en los mentideros sobre la posibilidad de que Felipe VI propusiera un candidato de consenso, alguien del PSOE por ser la lista más votada, “operación Borrell”, por ejemplo. Podríamos decir mucho malo de él, incluso que fue condenado por beneficiarse a través de información privilegiada, pero esto, ahora, es peccata minuta. Casi nos serviría un atracador de bancos, con un poco de corazón; así estamos. Cualquier cosa mejoraría lo que hay. Se pondera a García Page porque se atreve a “susurrar” que no se puede pactar con los independentistas, que no podemos estar en manos de la ETA. Decir eso y nada, todo es uno. Que dé un paso al frente y firme el manifiesto contra la alianza socialcomunista con Esquerra, como hicieron Rodríguez de la Borbolla, Redondo Terreros, Leguina, Marcelino Oreja y otros más—. Incluso Guerra está hablando de “suicidio colectivo”. El que no acaba de decidir su posición firme es Felipe González. No así Zapatero, que está haciendo un tremendo daño a España, con sus negocios con el narcotráfico y sus tajureos con el Foro de Sao Paulo, cuya representación en España, de manera oficial, es Podemos. Por cierto, desde que existe el preacuerdo con los comunistas para gobernar España, a Diosdado Cabello no se le ha vuelto a oír. Sabe que con los bolivarianos en el poder, el narcotráfico y el crimen organizado tienen las fronteras abiertas. Basta ver que sus aliados en América son las FARC y el resto de grupos que están poniendo patas arriba las naciones hispanoamericanas. A mí me preocupa más Podemos que Esquerra, a pesar de que estos también cuentan con apoyo internacional.

En este estado de excepcionalidad, ¿podría el Rey proponer un candidato alternativo para que busque apoyos para formar gobierno? La Constitución contempla que el Rey tiene estas atribuciones. Como acaba de decir, nunca había sido necesario, pero ahora es apremiante. Los candidatos siempre habían respetado la legalidad y nunca habían propuesto gobiernos de esperpento. Ahora bien, ¿quién apoyaría el candidato propuesto por el Rey? Los golpistas que están en la cárcel, desde luego que no. Los de los partidos creados al dictado de la ETA, tampoco. Los comunistas bolivarianos de Podemos, ídem. (Sánchez les interesa porque es un muñeco en sus manos). Luego, la propuesta de un candidato alternativo solo podría prosperar bajo la idea de un gobierno de concentración consensuado con el PSOE, PP, lo que queda de C’s y VOX como garante. Lo veo difícil, pero sería el mal menor para suavizar la pendiente resbaladiza en la que se encuentra España en estos momentos. Haría falta, eso sí, mucha mano dura para hacer cumplir las leyes, tribunales independientes, cierre de medios de comunicación intoxicadores y adoctrinadores, y policía dotada para contener revueltas, incluso echar mano del Ejército para mantener el orden. Y todo lo demás para volver al orden. Quizá es pedir demasiado.

El Rey no tiene nada que perder, pues ya tiene un pie en el exilio. Tuvo su ensayo en Cuba y ahora querían darle nueva ración en Argentina, enviándole a la investidura del peronista Alberto Fernández, matrimoniado políticamente con la corruptísima y maléfica Kirchner. Menos mal que se plantó, aprovechando que toca ronda de consultas. Digo que tiene un pie en el exilio porque no es ningún secreto la hostilidad de los nuevos líderes de la izquierda hacia todo lo que huela a España. Y si hay algo realmente anacrónico es la monarquía. Si el Rey no lo ve o no se lo dicen es porque está rodeado de inútiles pelotas y de aduladores cortesanos.

Además tiene razones para actuar. El régimen totalitario que nos están organizando no deja de ser un golpe de Estado, no a la antigua usanza con rifles y tanques, sino de manera solapada, con “armas silenciosas para guerras tranquilas”, como dice William Cooper en su informe [1]. Si Felipe VI tomara parte en el freno al nuevo modelo de régimen que quieren imponen, sería una buena manera de consolidar su reinado e incluso de pasar a la historia como el rey que salvó a España del comunismo. Limpiaría, además, la cobardía y la traición de sus antepasados.

Aparte de salvarnos de la destrucción, si el Rey diera un paso adelante –ante una situación excepcional hacen falta medidas excepcionales—sería como su consagración, como hizo su padre con el “autogolpe” de Tejero. Ahora llegó la hora de demostrar si tener un rey vale de algo o no. Al ritmo que se suceden los acontecimientos, no sé cuánto tiempo puede durar la monarquía, pero creo que poco. Me atrevo a decir que los bolivarianos no tendrán inconveniente en sacarse de la manga un Mateo Morral para darle el portante, creyendo además que se hace un bien social. Un diputado de Podemos, recordando el asesinato de la familia del zar, dijo claramente en una entrevista que iría a por el Rey a la Zarzuela. El angelito se llama Enrique Santiago y es un colaborador de las FARC. Si es que no nos falta de nada.

Seguro que a algunos les parece un análisis exagerado. Nada me gustaría más que no tener razón. Ojalá se quede todo en un mal sueño y todo vuelva a la normalidad.

[1]
William Cooper trabajó para el servicio de Inteligencia Naval de los Estados Unidos. En 1991 publicó el informe Silent weapons for quiet wars (Armas silenciosas para guerras tranquilas), en el que se establecía la estrategia del Club Bilderberg para las próximas décadas. Se ha ido cumpliendo todo, punto por punto.

 

Te puede interesar

Autor

Magdalena del Amo

Periodista, escritora y editora, especialista en el Nuevo Orden Mundial y en la “Ideología de género”. En la actualidad es directora de La Regla de Oro Ediciones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído