Manuel del Rosal: «Carta abierta a los señores Lambán y Page.»

Manuel del Rosal: "Carta abierta a los señores Lambán y Page."

No es lo mismo predicar que dar trigo” Dicho popular

“La honestidad consiste en poner de acuerdo tus pensamientos, tus palabras y tus hechos” Mahatma Gandhi

“ERC es un partido indeseable para la gobernabilidad” Ha dicho usted señor Lambán. Y usted, señor Page reclama que la formación de gobierno “no pase por los desestabilizadores”. Usted además añade que esta “Es una cosa de Perogrullo, si lo tuviera que explicar a mi hijo de 17 años no harían falta más de 30 segundos”

Reconforta oír a dos pesos pesados del PSOE hablar en eso términos, pero las palabras solo son eso, palabras, y no hechos. Son los hechos los que cambian las cosas, las palabras se las lleva el viento.
Explíquenles a sus diputados de Aragón y de Castilla la Mancha – 30 segundos son suficientes – que el gobernar bajo la bota de ERC es malo para todos. Explíquenselo y después ordénenles que voten no a la investidura de quien va a entregar el gobierno de España a los independentistas y a los comunistas. Entre los diputados de Castilla la Mancha y de Aragón suman 15 escaños en el Congreso; creo que serían suficientes para detener la deriva que Sánchez está tomando y con la que ustedes dos no están de acuerdo. Para ello basta tener valentía, gallardía, generosidad, determinación, decisión y sentir a España; pero claro, estas virtudes no son nada común en los políticos y ustedes son, antes que nada, políticos. Ustedes saben que los pecados pueden ser por comisión o por omisión; si ustedes no actúan pudiéndolo hacer, sus pecados serán por omisión, es decir, por una cobardía imposible de superar que les impide llevar al terreno de los hechos sus palabras, que le impide ser consecuentes con sus pensamientos y sus ideas. Un miedo insuperable a perder los privilegios derivados de sus cargos. Y esto es así porque ustedes, señores Lambán y Page, y como ustedes todos los políticos, están en política, no para servir, sino para ser servidos por las sinecuras que de sus puestos políticos se derivan. Y este es uno de esos momentos en los que pueden desmentir lo que estoy afirmando. Háganlo y yo seré el primero en disculparme.

Sean valientes, señores Lambán y Page, aunque solo sea por una vez y pensando en España y en el bien general de todos los españoles, pasen de las palabras a los hechos. Sean ustedes útiles, determinantes y decisivos en parar esta deriva suicida de Sánchez que está poniendo en peligro todo lo alcanzado durante tantos años. Los españoles en general y los castellanos manchegos y aragoneses, en particular, se lo agradecerán.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído