Marea Blava Prisiones: «Sanción injusta y vengativa contra un funcionario de Brians 1»

Marea Blava Prisiones: "Sanción injusta y vengativa contra un funcionario de Brians 1"

Se sanciona con suspensión de empleo y sueldo de manera totalmente injusta y vengativa a un funcionario de prisiones en relación a unas pintadas contra la anterior dirección de Brians 1, liderada por Josep Font.

La asociación de funcionarios de prisiones de Cataluña, Marea Blava, pone de manifiesto su total desacuerdo con respeto a la sanción, catalogada como grave, de 16 días de empleo y sueldo impuesta a un funcionario de prisiones de Brians 1. De los hechos que se le atribuyen, se infiere cómodamente que la sanción es completamente arbitraria y vengativa.

Los sucesos se remontan en el lapso de tiempo en que el anterior director, Josep Font, emprendió unas políticas manifiestamente disparatadas e irracionales dirigidas principalmente a crear miedo y desconfianza a la plantilla de Brians 1, a fuerza de promover acciones de control e intimidación, entre otras cosas. Estas acciones causaron el enorme enfado de la plantilla, la cual se organizó e impulsó acciones de protesta como recogidas de firmas y concentraciones delante de la Secretaria General y Brians 1; con el único proposito de lograr la dimisión del director.

Por otro lado, en el transcurso de dichas protestas, fueron apareciendo pintadas en las paredes, tanto dentro del centro como en los accesos a éste. Estas pintadas, sobretodo, reclamaban la dimisión del director.

En el turno de noche del día 21 al 22 de octubre de 2018, aparecieron unas pintadas en el 4to acceso (cabina de control de personas que pasan por un acceso) donde el compañero afectado estaba prestando servicio. Posteriormente se le abrió una información reservada por esa pintada y fue apartado de su departamento habitual (prestando servicios de manera salteada por todos los departamentos). También acudió a declarar con el servicio de inspección, en el que éste les declaró que no tenía nada que ver con la pintada, que era imposible que él mismo la hubiera hecho ya que no puede salir de esa cabina de control y además hay una cámara de vigilancia que graba si sale de allí. También declaró que no vio a nadie que la hiciera.

Meses más tarde, cuando el Sr. Font ya había cesado, también lo hizo la mano derecha de éste (subdirector de interior), quien había aplicado tajantemente las políticas de Font y que, al igual que éste, se había ganado la desconfianza y crispación de toda la plantilla.

Así mismo, el subdirector de interior fue destinado al servicio de inspección de la Secretaria General de servicios penitenciarios y, “casualmente”, días más tarde, al compañero afectado se le abrió un expediente sancionador por los hechos ocurridos la noche del 21 al 22 de octubre. Este expediente, finalmente, se ha materializado en la sanción descrita en el inicio. Esta sanción acusa al funcionario de manera totalmente arbitraria de no vigilar correctamente el acceso. Creemos que con esta sanción la administración ha buscado desesperadamente agarrarse a alguna falta disciplinaria contempladas en la ley de la función pública para poder sancionar al compañero y que lo de las pintadas no quedara impune. Este tipo de falta impuesta es totalmente interpretativa.

Resaltar que las cancelas (puertas metálicas) de este acceso no impiden para nada hacer las pintadas ya que éstas tienen barrotes y, además, existen llaves para poderlas abrir manualmente. (Por la noche cualquiera hubiera podido hacer la pintada)

Resaltar también que las funciones de vigilancia que se realizan en el 4o acceso son, principalmente, el control de todas las personas que entran y salen, y no consta en ninguna circular que dicha función sea la de vigilar que las personas que pasan por allí no cometan actos de vandalismo. Estamos hablando de un acceso por el cual pasa muchísima gente y es realmente difícil controlarlo todo.

Lo más dramático de todo es que el compañero sancionado está actualmente de baja médica por las graves consecuencias que le ha ocasionado todo este proceso, el cual se ha convertido en un auténtico calvario en su día a día.

Para finalizar, es importante subrayar que este compañero ejercía de delegado sindical y tubo un gran protagonismo en las protestas que se hicieron durante la época “Font”, ya que redactó múltiples informes dirigidos a la Secretaria General advirtiendo de lo que estaba ocurriendo y las peligrosas consecuencias laborales que estaba ocasionando. La administración, es decir, la Secretaria General liderada por Amand Calderó, ha hecho todo lo posible por encontrar los culpables de las pintadas sin conseguirlo. También se inventaron que esas pintadas coaccionaban y amenazaban de muerte para justificar una “supuesta dimisión” de Josep Font. Por contra,lo que realmente sucedió fue un cese en cubierto de éste por parte de Secretaria General causado por la gran movilización de la plantilla y el insoportable ambiente de trabajo que se había creado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído