Victor Entrialgo De Castro: «El Presidente y su Churri»

Victor Entrialgo De Castro: "El Presidente y su Churri"

Salvo que al final a Pedro Sánchez le dé miedo el precipicio al que nos conduce, el Presidente elegirá a unos sediciosos para gobernar.

Asistimos a la urdimbre de un nueva traición a su santa y a su patria que tarde o temprano debería conducir a Pedro Sanchez al divorcio y en último término al ostracismo si no a Soto Del Real.

Traición como siempre apoyada por covachuelistas en espera de destino y consentida por miles de españoles cómplices y contumaces en su voto lleno de deseos y designios inescrutables.

Los negociadores más patéticos que han hablado jamás en nombre del Gobierno de España, Adriana Lastra, Jose Luis Ábalos y Salvador Illa, “dialogan” y han llegado incluso a un Pacto de Adviento con un enemigo de la Nación, un rufián, faltoso, maleducado e impresentable, reconociendo así como interlocutor a cualquier bocachanclas.

Todo ello coordinado por nuestra Oscura Campoamor, natural de Cabra, bombardeada por el ejército rojo Carmen Calvo, la vicepresidenta del Gobierno de España que con «el dinero público no es de nadie» menos equipaje más veces se viene arriba, y quizás por ello goza de la confianza de un Presidente desaparecido que sigue buscando los apoyos en un trastero, la patada en el trasero, la nada como destino y cantar linea como un binguero.

Todos estos mercachifles indocumentados aparecen estos días sentados en relucientes e inútiles mesas de supuesto diálogo sin saber siquiera qué cosa sea dialogar, junto con los enemigos de España, bellacos que cuando hay una investidura chantajean y torturan al débil mendigo conspirador y luego huyen como cobardes cuando llega el momento de quedarse a defender su cacareada Nación.

Todos estos multiplicadores de naciones olvidan la primera frase de nuestra Constitución, la de su Preámbulo, que aún no teniendo valor jurídico sí lo tiene como principio inspirador de nuestro ordenamiento y principalmente de su norma fundamental: “La Nación Española”, sólo una, que en ejercicio de su soberanía, proclama su voluntad de ser, primero la Nación española, y luego todo lo demás.

Mientras toda esta farsa se sucede con los enemigos de España, los pocos del PSOE que se atreven, los pocos que piensan por sí mismos, que no parecen muchos, sugieren al interino presidente que la relación intermitente con Pablo Iglesias no durará.

Pero sólo Dios sabe por qué este Presidente eventual y soberbioso quiere volver con su Churri a la que hace cuatro dias despreciaba, con la que ni borracho se iba a dormir tranquilo

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído