Francisco Iglesias Carreño: «De la igualdad constitucional (en el aquí y del ahora)»

Francisco Iglesias Carreño: "De la igualdad constitucional (en el aquí y del ahora)"

De la igualdad ciudadana, debiera tratarse en estos momentos de: (1°) tribuladas situaciones, (2°) escenificaciones varias y (3°) acongojadas teatralizaciones, aunque solo y únicamente fuera al único y exclusivo ejemplo/escaparate/muestra de situarla como: (1°) un bien fijo, (2°) alcanzado y (3°) estable, y no, ¡y nunca!, como: (a) una quimera posibilista, (b) una utópica meta y (c) un imaginativo virtual, que estará, dicho sea a renglón seguido, ubicado en una incógnita irresoluble de una intrincada y galimatística fórmula que el tiempo, seguramente el tiempo, nos la traerá..

Decimos, y a título de ejemplo, que: los extremeños, leoneses, gallegos y asturianos {ubicados en cuatro regiones y diez provincias, en una extensión de 119.964 km2; y una población de 6.271.535 habitantes -.- según el censo de 31-12-1960-.- ; ocupando el 23´67% del territorio de España}, eran constitucionalmente iguales en sus antecesores de la fecha del 9-12-1931 (29 años antes), como serían constitucionalmente iguales en sus predecesores de la fecha del 6-12-1978 (18 años después), a los aragoneses, catalanes, baleares y valencianos {ubicados en cuatro regiones y once provincias, en una extensión de 107.917 km2; y una población de 7.955.483 habitantes -.- según el censo de 31-12-1960; ocupando el 21´36% del territorio de España), en lo que se pudiera considerar un ejercicio óptimo de las vivencias constitutivas.

Démonos cuenta de ese trasunto temporal que abarca el intervalo cerrado [1931-1978], en la glosa del hacer constituyente, de un diciembre a otro, en esos 47 años que enlazan el “ir desde la Constitución a la Constitución”, en dos áreas espaciales integrales que suman, casi a la mitad, el 45,03 % del territorio español.

Sí se establece, por cualquier entelequia estrambótica o alambicado artilugio, una distinción/diferencia/apreciación asignada, en el trato y consideración -.-(cómo en la forma, manera y modo del mismo)-.-, entre las ocho regiones (que son «regiones constituyentes el 6-12-1978»), se provoca, en su aplicación, una dislocación/falla/desnivel de «la igualdad regional constituyente» -.- [en fija y ostensible quiebra de la expresa y democrática: “Libre Voluntad Soberana de la Nación Española”, nuestro ente, como sujeto actor, legal máximo, expresamente manifestada en el acto del Referéndum Constitucional] -.-, y entonces se entra, de forma automática, en situación de flagrante a-constitucionalización.

Los “ciudadanos regionales” (que son ciudadanos españoles) de los dos bloques considerados, y a título de ejemplo (que se puede ampliar al conjunto de las quince regiones bi-constitucionales), tienen y ostentan, todos ellos, los mismos «derechos constitucionales» e idénticos «deberes constitucionales», sin ningún tipo de distorsión y /o mácula.

Esa situación, con los derechos y los deberes  constitucionales, reza también internamente dentro de cada bloque de los dos considerados a título de ejemplo, haciéndose extensible, en aplicación general, a las quince regiones bi-constitucionales. No existe pues, en modo alguno, subordinación y/o desventaja, menos aún dependencia, de unas regiones respecto de otras.

Al igual acontece con todos y cada uno de los “ciudadanos regionales” respectivos e individualizados (sean desde su referencia constitucional regional o de la provincial). La cartografía da información sobre la latitud y longitud geográfica de cada región y de sus respectivas provincias constitutivas, pero no señala avalamientos algunos sobre distinciones en derechos y deberes en el texto de la Constitución Española, antes al contrario, efectúa una remarcación de su general igualdad.

Esta consideración sobre la «igualdad constitucional», en la umbralidad regional y provincial, no es más que un aspecto visual próximo sobre la «igualdad humana», que a todos nos debe alcanzar, escenificada, desde 1948 en la «Declaración Universal de los Derechos Humanos».

Ello nos lleva a que: los extremeños, leoneses, gallegos y asturianos, conjuntamente con los aragoneses, catalanes, baleares y valencianos, son ciudadanos regionales de la España Nación, con igualdad de derechos constitucionales y así mismo con igualdad de deberes constitucionales, pero además, y a mayores, esos mismos considerados ocho ámbitos regionales españoles, deben tener la misma significación cualitativa en la estimación desde el Gobierno del Reino de España y de la Jefatura del Estado Español ante los organismos de la Unión Europea en las NUT´s procedimentales que son de aplicación interactiva práctica diaria.

La igualdad constitucional (en el aquí y del ahora), no es solo, con serlo, un aserto más del texto constitucional, es también, y sobre todo, un hecho interactivo convivencial del día a día, en todas y cada una de las situaciones que por doquier se nos presentan. De aquí que el velar por su mantenimiento sea un compromiso cívico ineludible en cada ciudadano singular y en sus composiciones grupales asociativas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído