«Aviso para barcos pesqueros y navegación de cabotaje: Se podría incubar un Franquito»

"Aviso para barcos pesqueros y navegación de cabotaje: Se podría incubar un Franquito"

Circula por determinados círculos, no precisamente castrenses, que la situación en España es propicia para que se incube un nuevo Franquito. Pero tranquilo, no se alarme, estos Círculos (no se sabe bien si son los de UP/IU u otros conectados con PiT, o de nuevo cuño y sin nada que ver) señalan que dentro de esa posibilidad hay que descartar un golpe de estado cruento que derive en otra fratricida guerra civil.

Sería, aseguran, un trabajo limpio y democrático, reformista y patriota para reconstruir las instituciones, apoyado por la mayoría y siguiendo el modelo catalán de golpe de estado pacífico y participativo, apreciado por muchos políticos, jaleado por organizaciones culturales, sindicatos y demás representantes transversales o no de la sociedad civil, y que si fracasase no tendría duras consecuencias jurídicas para sus protagonistas, salvo unas semanas de residencia en un centro público cercano a casa y con plató de televisión para mítines, comida y bebida, despacho, visitas a cualquier hora y negociaciones para apoyar la formación de Gobiernos.

Los círculos añaden que antes se constituirían la ANE (Asamblea Nacional Española), siguiendo el modelo de la ANC (Asamblea Nacional Catalana); la OCE (Organización Cultural Española), copiada de OC (Ómnium Cultural); los CDM (Comités de Defensa de la Monarquía), similares en estructura y cometido a los CDR (Comités del Defensa de la República), y BD (Barrida Democrática), conectada y dirigida mediante una app encriptada y con los servidores en China, Rusia y Cuba, e idéntica a SD (Sunami Democrátic).

Si continua la deriva, se incuba el huevo y el pollo sale de la cáscara, subrayan los círculos, actuaría de manera incruenta, aunque sin descartar algunos rasguños que atenderían diligentes los Puestos Móviles de Asistencia Sanitaria (PMAS), que trabajarían siguiendo el modelo barcelonés implantado con enorme éxito por el Ayuntamiento de ACB para atender las lesiones de los jóvenes y jóvenas que integran los grupos destinados a incendiar contenedores, levantar barricadas, cortar calles, autopistas y vías férreas, e impedir el acceso a los que necesitan utilizar aeropuertos y estaciones de ferrocarril y autobús.

Una pléyade de abogados, formada por peronistas montoneros, belgas flamencos, alemanes de Bayern, escoceses y españoles de formato garzonnier, pagados con dinero público, redactarían los escritos de defensa ante el TDH (Tribunal de Derechos Humanos), ONU (Organización de Naciones Unidas) y el TJUE (Tribunal de Justicia de la Unión Europea), para que sus clientes, si fracasasen en su golpe de Estado pacífico y democrático, gozasen de inmunidad y libre circulación por el territorio común, habida cuenta de que sus actos habrían sido inmaculadamente democráticos y apoyados por una abrumadora mayoría. Este apartado lo podrían suprimir, dicen, si PSPC y sus socios desjudicializan la política y arrumban la ley.
Aunque no se habla mucho y está fuera de los cenáculos para no irritar al secretario de Estado de Comunicación, MAOF, que se enfada por la “tendencia enfermiza” de los periodistas a preguntar y que, precisamente por ello, les prohibió entrar en el Congreso de los Diputados durante la firma del pacto de gobierno PSOE-UP/IU, se señala que PSPC, asesorado por IRB, no tendría inconveniente, llegado el caso hipotético que comentamos, en crear una mesa de diálogo de Gobierno a Gobierno golpista, en la que se negociaría todo: lo que PSPC cedería para seguir durmiendo en el colchón de Moncloa y lo que exigiría la contraparte.

Sin embargo, si se llegase a incubar ese huevo, que está por ver, los expertos en estas lides señalan que el diálogo abierto, franco (¡ojo!, de sincero, no de Franco) y sin restricciones no funcionaría porque PSPC y su colchón saldrían sin contemplaciones por la ventana, cayendo en una gran lona hinchable que habrían extendido los bomberos entre los kilómetros 4 y 5 de la carretera de la Coruña (Nacional VI), ya que el golpe de Estado habría tenido éxito, la Audiencia Territorial de Schleswih Holstein (Alemania) no necesitaría pronunciarse sobre la materia porque, como se habría consumado y la gente habría salido a las calles y plazas para celebrarlo, ningún juez habría emitido una euro orden de busca y captura contra una persona que no se habría fugado sino que estaría en el Palacio de la Moncloa; Bruselas callaría porque es un asunto interno de un Estado miembro, y alguno de sus integrantes, principalmente de entre los últimos en entrar en la UE, aplaudirían a rabiar porque harían lo mismo para seguir los exitosos y reconocidos modelos de China, Rusia, Turquía, Vietnam,…
Por las revelaciones,

JORGE DEL CORRAL Y DÍEZ DEL CORRAL

PD: Los más enterados añaden que, de surgir y si ganase el tal Franquito, modificaría la Constitución, defendería las Comunidades Autónomas incorporando a la Carta Magna la relación de todas las actuales; brindaría y enumeraría las competencias exclusivas del Estado, incluida la de aprobar los contenidos de los libros escolares y ejercer la exclusiva inspección educativa para impedir el adoctrinamiento y expulsar del cuerpo docente a los activistas independentistas; protegería los idiomas españoles; garantizaría a todos, fuera cual fuera su lugar de residencia en España, la igualdad de derechos y deberes; la Guardia Civil de Tráfico sería la competente en todas las vías de circulación; crearía un Consejo Estatal de Medios Públicos de Comunicación (CEMPC), con independencia de su difusión y cobertura, ajeno al poder político y con sus miembros elegidos exclusivamente por las Reales Academias de entre periodistas, escritores y académicos de reconocida valía y con más de 40 años de ejercicio de la profesión (¡el escalafón!, que diría MRB); haría una nueva Ley del Tribunal Constitucional (TC) para que sus miembros sean jueces con más de 30 años de carrera y prestigio profesional indubitable; los miembros del CGPJ los elegirían todos los jueces y magistrados en votación personal y secreta; agravaría las penas por desobedecer al TC y al TS; castigaría con 6 años de cárcel e inhabilitación de por vida a todo cargo público descubierto en flagrante mentira; aprobaría una Ley desposeyendo de puestos, estipendios y honores a cargos o ex cargos públicos condenados por delitos graves; modificaría la Ley General de Presupuestos para que fueran trianuales, y reformaría la Ley Electoral para que gobernase el ganador y el acceso al Congreso requiriera presentarse en todas las provincias. Quien lo hiciese por una sola ó por una Comunidad se quedaría en el Parlamento territorial, que para eso está.

Hecho todo y quizás algo más, el surgido se iría a su casa. O no, y el régimen sería bonapartista. El que tenga que ponerse las pilas, que se las ponga.

Autor

Jorge del Corral

Hijo, hermano y padre de periodistas, estudió periodismo en la Escuela Oficial de Madrid. Ha trabajado en cabeceras destacadas como ABC y Ya. Fue uno de los fundadores de Antena 3 TV. Miembro fundador de la Asociación de Periodistas Europeos (APE) y del Grupo Crónica, creador de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión (ATV) y fundador de la Unión de Televisiones Comerciales (UTECA). Un histórico de la agencia EFE, donde fue subdirector y corresponsal en Roma.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído