EL GOBIERNO SANCHEZ, SUS AMIGOS, SOCIOS Y COMPINCHES

El Gobierno socialcomunista espanta a los inversores extranjeros que huyen de España

El Gobierno socialcomunista espanta a los inversores extranjeros que huyen de España
Pedro Sánchez (PSOE) con Pablo Iglesias (PODEMOS). PD

Son los efectos colaterales de las malas influencias y sobre todo, de las amistades peligrosas. Subraya Carlos Cuesta este 25 de enero de 2020 en OKDiario que Pedro Sánchez llegó a La Moncloa aupado, entre otros, por Podemos, ERC y Bildu, formaciones gracias a las cuales sigue en el poder.

Y explica, con datos, que esas alianzas que permiten al líder del PSOE dormir tan pancho en ese colchón d ela Moncloa que mandó cambiar a toda prisa cuando prosperó su moción de censura contra Mariano Rajoy, han tenido ya graves consecuencias más allá de consideraciones políticas: la inversión extranjera en España ha caído en picado.

España está pagando el precio más alto por las sectarias alianzas del ambicioso Sánchez.

Frente a los 32.431.544 millones de euros que se captaron como inversión empresarial extranjera neta -las entradas menos las salidas- en 2018, 2019 amenaza con cerrar con menos de un tercio de lo captado en el año anterior. La cifra de 2019 de los primeros tres trimestres se queda en 10.607.944 millones, con lo que la pérdida frente al ejercicio previo se sitúa en 21.823.600 millones.

Y eso que todavía no había echado a rodar el Ejecutivo socialcomunista, por lo que las cifras de 2020 pueden ser para echarse a temblar.

La inestabilidad jurídica y política tiene un elevado coste en economía. Las subidas de impuestos, el incremento del Salario Mínimo Interprofesional y de las cotizaciones sociales, además de las barreras burocráticas, componen un cóctel explosivo que amenaza con provocar una desbandada general de los inversores extranjeros.

Si encima se tienen en cuenta los informes de la Comisión Europea, que ya recortó hace meses y hasta el 1,9% su previsión de crecimiento del PIB de España para 2019, un porcentaje que es cuatro décimas inferior al que estimaba en verano y dos décimas inferior a la proyección del Ejecutivo de Pedro Sánchez, el futuro no puede ser más pesimista. Bruselas advirtió de que la economía española se enfrenta a riesgos «a la baja» en un contexto de «elevada incertidumbre» tanto interna como externa.

El Ejecutivo comunitario avanzó que el incremento del PIB español seguirá ralentizándose durante los dos años siguientes, con un crecimiento del 1,5% en 2020 y del 1,4% en 2021, porcentajes que hacen inviable la creación de empleo. Y en materia de déficit público, las previsiones europeas prevén que España cierre este año en el 2,3%, tres décimas más que lo que calculaba el Gobierno en el Plan Presupuestario enviado a Bruselas a mediados de octubre.

Con este panorama, el dinero extranjero es lógico que huya de una nación donde las primeras medidas del Gobierno socialcomunista invitan a la retirada. Si 2019 fue malo, 2020 puede que sea la puntilla.

Te puede interesar

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído