Victor Entrialgo De Castro: «El Presidente del Gobierno debe ser procesado»

Victor Entrialgo De Castro: "El Presidente del Gobierno debe ser procesado"

Nuestro sistema político imperfecto y los medios en su derredor hacen posible que lo anormal se presente como normal. Que los asuntos más serios se traten diariamente como mera chanza televisiva y que se generen enfrentamientos artificiales entre personajes públicos como simple fórmula mediática.

Pese a la aparente normalidad y la falta de controles políticos e institucionales frente a la traición y la trampa rampantes, resulta incuestionable que hay una mayoría de españoles que no está de acuerdo con lo que está pasando, con los fraudes, mentiras y felonías que está cometiendo un Presidente de gobierno que en lugar de servir a la Nación, la está traicionado.

Quien ha llevado a cabo de forma contumaz actuaciones contra los intereses generales de fraude en fraude con manifiesto desdén y desprecio de gran parte de la Nación se está ganado con creces su censura, su oprobio y su eventual procesamiento.

Primero se hizo con el partido socialista siendo un donnadie dentro de la organización y colocando urnas detrás de una cortina, ante la desidia de todos los demás.

Después, con una tesis plagiada y un libro encargado, se hizo con el Gobierno de España pactando con quienes habían proclamado una República en el seno de una Monarquía Constitucional.

Más recientemente, traicionando a sus propios electores a los que engañó flagrantemente asegurando que no pactaría jamás con Podemos, acaba de formar un gobierno que parece el camarote de los hermanos Marx con la ultraizquierda, ante sus exiguos resultados electorales.

A los diez días de alcanzar el poder ha desafiado a toda la Unión Europea, a nuestros socios y aliados incumpliendo las sanciones acordadas contra la dictadura de Maduro en Venezuela.

Y por último, que será siempre penúltimo, acude a visitar a Juan Nadie, un ex-presidente de la generalitat inhabilitado por el Tribunal Supremo por desobediencia con absoluto desprecio ambos de las resoluciones judiciales, asegurando Torra en su reincidencia que votará los presupuestos y luego convocará elecciones dando a su desafío la salida que le conviene.

Realmente la contumacia de los dirigentes separatistas catalanes, ahora juntos, ahora separados, pero carentes de valentía en todo caso, es insoportable y nauseabunda.

¿Por qué hay que ordenar este caos autonómico atizado por Zapatero y Sanchez fundamentalmente?

En el Estado moderno el principio de autonomía garantiza que el poder esté cerca de donde se ejerce. Pero nada más. Eso es el poder local en sus diversos grados.

Pero más allá el Estado de las autonomías es en buena parte mentira. No es cierto que los así mismos llamados separatistas quieran de verdad la independencia que proclamaron. Porque todo desafío se lleva a cabo para a continuación retroceder, escapar, negociar, y en definitiva, chantajear.

Ni siquiera la violencia de ETA, el salvajismo y la barbaridad de las bestias infrahumanos que participaron y colaboraron pretendía la independencia vasca sino infiltrar, penetrar y controlar las instituciones como vemos que están haciendo hoy con el silencio de sus cómplices y encubridores.

Lo único que persiguen estas minorías ambiguas, ladinas, exasperantes y retorcidas, es un tira y afloja con los gobiernos de España durante cuarenta años con el único objetivo de conservar el poder en Cataluña y en el Pais Vasco sabiendo que ningún Gobierno, al menos hasta hoy, ha tenido el valor de hacer lo que hay que hacer, aunque sea a costa de perder el poder, porque sus organizaciones políticas no se lo permiten. Lo primero para estas sectas es mantener el status quo.

Eso es lo que defiende el Presidente del Gobierno Sanchez que tendrá que acabar dando explicaciones ante la justicia, porque después de pactar con quienes habían declarado una Republica en una Monarquia, con lo que eso significa en nuestra historia incluida la ominosa guerra civil, después de entregar flagrantemente España a los enemigos de España, de su unidad constitucional, de arrasar Dios sabe cuantos derechos y principios constitucionales, como si un norteamericano se cargase todas las enmiendas, ahora desafía y desobedece al Tribunal Supremo reuniéndose con otro pelamangos que ha sido inhabilitado.

Y todo por mantener el poder, por encima de la ley, de la ética, de la dignidad y del interés general.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído