Manuel del Rosal: «Eutanasia: Se empieza con la píldora Drion y se termina con Soylent Green»

Manuel del Rosal: "Eutanasia: Se empieza con la píldora Drion y se termina con Soylent Green"

Se dice que la maldad se expía en aquel mundo; pero la estupidez se expía en este” Arthur Schopenhauer, filósofo alemán

En las civilizaciones antiguas el anciano era respetado y era el referente a la hora de tomar decisiones que afectaran a la sociedad. Él era el archivo histórico, el depositario de la sabiduría, la memoria que conectaba con el pasado para, conociéndolo, mejorar el presente. Eran bondadosos con sus ancianos y sabios porque supieron aprovechar su sabiduría. Hoy, en esta sociedad de progreso hasta la náusea, el anciano es marginado, desprestigiado, maltratado, no escuchado y, cuando empieza a ser molesto a quienes le deben sus vidas, internado en el Gulag de una residencia hasta su muerte. Somos malvados por tratar con maldad a nuestros ancianos y somos estúpidos por no aprovechar su sabiduría.

Se la llama píldora Drion y ha sido diseñada para que los mayores de 70 años cansados de vivir pasen a “mejor vida”. Holanda se plantea hacerla de libre disposición. Este es el último paso que ha dado esta sociedad para eliminar a quienes les son molestos. Y esto me recuerda una película.

Soylent Green es una película distópica del año 1973 dirigida por Richard Fleischer y protagonizada por Charlton Heston y Edward G. Robinson. Se desarrolla en el año 2022 – como verán un año muy cercano al actual – La humanidad yace bajo el imperio de las élites empresariales y políticas. Millones de personas malviven hacinadas en casas y calles; mientras la élite, separada físicamente de ellas, vive rodeada de lujos en zonas residenciales a las que solo tienen acceso los pertenecientes a esa élite. La alimentación de las masas consiste en agua que reciben en garrafas y en un concentrado alimenticio en forma de píldoras llamado Soylent Green fabricado por la empresa Soylent, que lo suministra a más de medio mundo, ya que la alimentación con productos naturales – carne, leche, huevos, frutas, verduras, vinos etc. – es uno más de los privilegios reservados a la élite empresarial y política. Son dos clases de píldoras de concentrado alimenticio las que ese gobierno totalitario suministra a los ciudadanos: Soylent concentrado de frutas y verduras y Soylent concentrado de proteínas obtenidas a través del plancton marino. Robert Thorn (Charlton Heston) policía de Nueva York, investigando un crimen accede accidentalmente a documentos que prueban que el concentrado de proteínas no es un concentrado de plancton marino porque los mares y océanos hace ya tiempo que carecen de vida por su elevada contaminación. Thorn, a petición de su amigo “Sol” Roth (Edward G. Robinson), consigue entrar en lo que llaman “El Hogar”, lugar donde van las personas ya ancianas para terminar sus vidas de forma placentera. Lo que Robert descubre siguiendo todo el proceso desde que las personas entran en “El Hogar” hasta su muerte, le hiela la sangre: “El Soylent concentrado de proteínas, no está fabricado a partir de plancton marino, sino a partir de humanos. Todos los ancianos que ingresan en “El Hogar”, al morir, son sometidas a un proceso que termina con ellos convirtiéndolas en Soylent de proteínas”

De la píldora Drion a la píldora Soylent solo hay un paso. ¿Dará ese paso esta sociedad? El tiempo que es el mejor juez nos dirá si terminaremos comiéndonos los unos a los otros…de momento aquí en España se tramita la ley de eutanasia.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído