Manuel del Rosal: «Eutanasia, Juramento Hipocrático, y “Primun non nocere” «

Manuel del Rosal: "Eutanasia, Juramento Hipocrático, y “Primun non nocere” "

Jamás daré a nadie medicamento mortal por mucho que me lo soliciten, ni tomaré iniciativa alguna de este tipo, tampoco administraré abortivo a mujer alguna.” Estos párrafos forman parte del juramento hipocrático.

“Primum non nocere”: (Lo primero no hacer daño) es una máxima que ha acompañado a la profesión médica desde sus inicios, no se incluye en el juramento hipocrático, pero se le atribuye a él.

La pregunta que me hago es: ¿Hoy, una vez terminada la carrera de medicina, el nuevo médico jura el juramento hipocrático? Si es así, hay médicos que son perjuros, además de estar haciendo mala praxis. Si no es así, debemos admitir que el enfermo, esa persona que espera ser atendida según la deontología médica, ha pasado a segundo plano en las prioridades de esta nueva medicina.

La carrera de Medicina es una de las más largas, entre la licenciatura y el MIR se lleva doce años. Tras doce años de su vida dedicados a prepararse para sanar, evitar el dolor y salvar vidas, el nuevo médico se encuentra con unas leyes dictadas por políticos ausentes de la más mínima sensibilidad que le permiten “legalmente” acabar con la vida de un nuevo ser antes de nacer y terminar con la vida de quién “está cansado de vivir”. Afortunadamente para nosotros, la mayoría de nuestros médicos se esfuerzan en atendernos, sanarnos, curarnos y en salvar nuestras vidas.

La máxima “Primum non nocere” que acompaña a la medicina desde siempre, es una máxima que debería ser aplicada en muchísimas profesiones y, por supuesto, en las relaciones de las personas en nuestra vida ordinaria. Pero hay una profesión (La política) donde “Lo primero no hacer daño” debería ser de obligado cumplimiento y, al tiempo que el político jura por la constitución, debería jurar “no hacer daño”. Una utopía ¿verdad? Lo sé. A los políticos no les importa el daño que hacen a las personas y a las instituciones cuando de ese daño se deriva un beneficio para ellos y su partido. Ese daño viene en muchas ocasiones por la entrega de los políticos a las exigencias de quienes los apoyan para estar y mantenerse en el poder. No les importa que esas exigencias a las que se entregan perrunamente dañen personas e instituciones. En España, desgraciadamente, tenemos un presidente de gobierno que sabe que está dañando personas e instituciones por aferrarse al poder. Hay otra profesión que también debería hacer un juramento hipocrático en el que incluyera el “Primum non nocere”, y esa profesión es la de periodismo. Otra utopía ¿verdad? También lo sé. Sé que es una utopía que el periodismo actúe en función de la ética y de la verdad, que no haga daño a quienes, ingenuamente, confían en una prensa libre. No existe una prensa libre porque la mayoría de los medios de comunicación están al servicio de algún señor al que rinden pleitesía; son muy pocos, escasos, los medios que procuran no hacer daño a quienes confían en ellos y para ello hacen de la verdad su bandera. Muy al contrario, la mayoría de ellos, capitaneados por los de más difusión y tirada manipulan, falsean, esconden, tergiversan, pervierten a los ciudadanos. La verdad ha dejado de tener importancia para el periodismo cuando el negocio consiste en manipular y hacer daño para beneficiar los intereses de sus amos. Esta ecuación perversa de gobierno y medios a su servicio, en algunos casos ecuación elevada al cuadrado, hace daño a instituciones y ciudadanos, hace daño al país. Desgraciadamente aquí en España esa ecuación está perfectamente desarrollada por el tándem política-medios de comunicación.

Podría parecer que el incumplimiento del juramento de aplicar la ética y la verdad y de no hacer daño, se da igual en medicina, en política; no es así, porque mientras los médicos, en su inmensa mayoría, cumplen con el juramento hipocrático y el no hacer daño; los políticos, en su inmensa mayoría, no cumplen con la ética y la verdad y no les importa hacer daño si de él se deriva un beneficio. Y sin olvidar el mercantilismo mercenario del periodismo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído