Rafael López Charques: «Haz lo que te diga»

Rafael López Charques: "Haz lo que te diga"

Creemos que todos hemos oído más de una vez la vieja máxima “haz lo que te diga, pero no lo que yo haga”. Naturalmente suponemos que nuestros políticos también la conocen y, es más, que la tienen muy presente en su quehacer cotidiano. Lógicamente no nos referimos a todos, pero si a la mayoría.

Decimos lo anterior, que la frase es como su libro de cabecera, porque es lo que nos dan a entender casi todos los días. Las causas de tal comportamiento pueden ser varias.

Podríamos considerar que uno de los motivos es un error en el planteamiento de sus vidas. De jóvenes no han estudiado o han dejado sus estudios, y también han abandonado su trabajo, si lo tenían, para consagrar toda su actividad al partido. La consecuencia es que se convierten, con menor o mayor categoría, en empleados del mismo, es el que les da de comer. En estas circunstancias podrán decir muchas cosas, pero tienen que hacer lo que les manda el aparato del partido, del que en el fondo son prisioneros. De lo contrario pierden sus ingresos, y entonces ¿cómo viven?,

Lo anterior no los disculpa, ni mucho menos, solo demuestra que en su momento se acogieron lo que les era más fácil. Personas así no pueden dar lecciones de nada, solo son marionetas.

Otros políticos que siguen la antedicha máxima creemos que lo hacen porque en el fondo se creen más inteligentes que el ciudadano medio. Decimos que hay que hacer blanco, pero hacemos negro y lo más probable es que se crean nuestros cuentos, o que nadie se entere, sobre todo si el tema es particular.

Nos hemos cansado de oír al actual no gobierno tricéfalo de socialistas, comunistas y separatistas (que aunque no están en La Moncloa si deciden muchas cosas), que la transparencia es básica. Nos gustaría que nos explicase como cuadra eso con diversos acontecimientos de los últimos días. Por ejemplo el tema del ministro español y su homóloga venezolana. ¿Por qué tantas versiones y tantas trabas para una investigación? Solo se nos ocurre una respuesta, y es que tienen mucho que ocultar. De estar limpios, ¿quieren investigar?, pues investiguen.

El tema de la prostitución de las menores tuteladas en Baleares no hay por donde cogerlo. El partido morado, que ostenta la vicepresidencia de la comunidad, y que tanto defiende a la infancia y a las mujeres, se opone en el Congreso a que se forme una comisión de investigación, y su jefe tilda de fascistas a quienes la piden. Otra vez nos preguntamos, ¿Por qué se oponen a esclarecer los hechos? Esa actitud nos impulsa a creer que tienen algo que ocultar con relación a los mismos. De lo contrario, siendo los defensores de los desamparados su actitud es inexplicable. Si aconsejamos al coletas que cambie el rollo, deje de llamar fascista a quien no le gusta; le recordamos que recientemente el Parlamento Europeo ha equiparado, a todos los efectos a fascistas y comunistas como él.

Lógicamente a pesar de lo que dijo “cum fraude”, la reunión con los separatistas se celebrará el día que estos ya han marcado. Lo único que falta, y no se extrañen si ocurre, es que el racista catalán le exija que le mande el avión oficial para viajar más cómodo. Si se lo pide seguro que lo tiene.

Nos llevamos muy bien con los países norteafricanos pero tanto Marruecos como Argelia han reclamado como suyas aguas jurisdiccionales españolas. Como al primero se le ocurra volver a invadir el islote de Perejil seguro que ahora se queda con él.

Como podemos comprobar, “del dicho al hecho hay un trecho”. Una cosa es lo que dicen y otra muy distinta lo que hacen. Una de dos, o tienen muy mala memoria, o son unos mentirosos compulsivos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído