FELIPE GONZÁLEZ CRITICA QUE EL CHAVISTA IGLESIAS ACCEDA A LOS SECRETOS DEL CNI: "NO VEO RELACIÓN CON LA AGENDA 2030"

CNI: los vínculos de Pablo Iglesias con Irán, Venezuela, Bolivia y Ecuador ponen en riesgo la seguridad de España

El CNI le exige al vicepresidente podemita del Gobierno social-comunista, explicaciones sobre su conexión con Venezuela, los pagos por trabajos que haya realizado en el pasado, las subvenciones a CEPS o cualquier otro vínculo

CNI: los vínculos de Pablo Iglesias con Irán, Venezuela, Bolivia y Ecuador ponen en riesgo la seguridad de España
Pablo Iglesias (PODEMOS) y el CNI. PD

Felipe González y es un hecho relevante que debería hacer pensar a los adocenados barones del PSOE que tiemblan ante la sola posibilidad de que Pedro Sánchez los mire mal, ejerció este lunes de ‘líder de la oposición’.

El ex presidente del Gobierno, socialista de pro, no ve motivo alguno para que Pablo Iglesias, a quien Irán pagaba hasta el teléfono móvil, apoya el independentismo en Cataluña, admira los ‘logros’ de los terroristas de ETA y ha sido financiado por los verdugos chavistas de Venezuela,  esté en la ‘Comisión Delegada para Asuntos de Inteligencia’ que controla la actividad del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

«Me sorprende que tan preocupado como está el vicepresidente por sus dos ámbitos de competencia, lo Social y la Agenda 2030, quiera estar en la única comisión delgada que no se ocupa de eso que es la del servicio de inteligencia».

Tiene toda la razón Felipe González, como casi siempre. Y para mayor inri, como subrayan Pelayo Barro y Teresa Gómez este 25 de febrero de 2020, la ley impide que el vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias pueda sentarse en la comisión del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) por sus vínculos con países como Irán, Venezuela, Bolivia y Ecuador.

Imaginemos la situación: el vicepresidente segundo del Gobierno, cumplimentando un formulario de seguridad del CNI, requisito indispensable para cualquier persona que vaya a tener acceso a información clasificada como confidencial, reservada o secreta.

El punto 6.3 de ese documento pide al candidato que describa la “relación con personas de países que no sean miembros de OTAN/UE o con gobiernos/servicios de inteligencia extranjeros”.

Dado que son hechos probados que Pablo Iglesias mantuvo estrechísimos contactos con Gobiernos como Venezuela, Bolivia, Ecuador o Irán (tan estrechos que recibió dinero a a cambio de trabajos), si el vicepresidente segundo dice la verdad, no podría estar en la Comisión Delegada  para asuntos de Inteligencia, que controla la actividad del CNI.

Y si se niega a facilitar los datos requeridos, la falta de aportación de la información se podría interpretar como una ocultación y puede tener como consecuencia la denegación de la solicitud de la Habilitación Personal de Seguridad», el documento final que entregan los servicios de inteligencia en caso de que la solicitud, tras su exhaustivo análisis, resulte positiva. Sin él, Iglesias no tendrá acceso a los secretos del CNI.

O sea, que bajo ningún concepto Pablo Iglesias podría entrar en la Comisión Delegada. Lo impiden las normas del CNI.

Eso sin entrar a valorar el disparate que supondría que el vicepresidente segundo pasara a controlar el CNI. ¿Qué relación existe entre una vicepresidencia social que entre sus mandatos tiene la Agenda 2030 con su presencia en la comisión que supervisa a los servicios de inteligencia?

Ninguna, por lo que se hace difícil de entender el anuncio de que Iglesias formará parte de la misma.

Es como poner al lobo a cuidar de las ovejas. Pero, además, el nombramiento de Iglesias provocaría el estupor de Washington.

Estados Unidos, con Donald Trump a la cabeza, recelaría de inmediato.

Estamos ante un asunto de una enorme gravedad, porque Pablo Iglesias sólo podría formar parte de la Comisión de control del CNI si los servicios de inteligencia incumplieran sus propios requisitos.

Y eso sería un escándalo mayúsculo. De dimensión mundial.

Como se pregunta retóricamente OKdiario: ‘¿Maduro en el CNI?’

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído