Diego Fdez. Sández: «El Sainete… “El político que decía siempre la verdad”

Diego Fdez. Sández: "El Sainete… “El político que decía siempre la verdad”

Cuando se levanta el telón, vemos un juzgado. Sabemos que es la Audiencia Nacional (lo pone, “AHUDIENCIA NACIONAL”). Un JUEZ con una peluca de medio pelo preside la sesión, y un señor de traje y corbata (el POLÍTICO, senador por una provincia de Castilla) sale a declarar. Salta a la vista que estamos en la vista (oral), y que se trata del juicio a un político corrupto (supuesto, por supuesto)…

JUEZ: Señor Peláez, ¿jura decir la verdad, toda la verdad, sólo la verdad y nada más que la verdad?
POLÍTICO: Sí, lo juro; de verdad.
JUEZ: Pues entonces ponga la mano sobre la Biblia y no sobre el Periodista Digital… ¡Que se lleven la tablet!… Así, mejor… Señor Peláez…: según consta en el sumario, recibió usted en el despacho oficial las visitas del señor Rossi.
POLÍTICO: Sí, señor, me visitó ese otro señor.
JUEZ: “Señoría”.
POLÍTICO: “Me visitó esa otra señoría”.

(El juez golpea con una maza de atrezo una nuez garrapiñada. Se parte (la maza), y la nuez también salta a la vista (a la de un espectador de la segunda fila))

JUEZ: Según el auto, el señor Rossi es un conocido empresario italiano.
POLÍTICO: Oh, no, el señor Rossi lo que es es un mafioso de tomo y lomo.
ABOGADO: ¡Protesto! Mi defendido es sin duda presa de la tensión nerviosa del momento y no sabe lo que se dice.
POLÍTICO: ¡Protesto! Claro que sé lo que me digo. Señor juez, no le escuche, mi abogado era precisamente quien nos suministraba la cocaína al señor Rossi y a mí…, (al oído del juez): y creo que él también se droga…
JUEZ: ¡¿Cocaína?!
ABOGADO: ¡Pero…!
JUEZ: ¡Vaya, vaya…!
POLÍTICO: (al abogado): La verdad y toda la verdad, lo he jurado sobre la Biblia, ¡y yo soy muy de derechas!, ¡lo siento, amigo!
ABOGADO: ¡Pero hombre…!
JUEZ: ¡Prosiga, prosiga!, (aparte): ¡esto se anima!
POLÍTICO: ¡Protesto!, ¡digo prosigo! Eso fue cuando empezamos a evadir dinero hacia las islas Fiji ─…
JUEZ: Creía que era a Suiza.
POLÍTICO: ¡Y a las Fiji!, ¡a Suiza y a las Fiji!
ABOGADO: (sobreactuado): ¡Protestoo! Mi defendido debe de estar bajo los efectos de algún ansiolítico.
POLÍTICO: ¡De ansiolíticos nada!, ¡de las drogas!, ¡de las drogas que usted me pasa!
ABOGADO: ¡Pero…! Yo me quiero morir…
JUEZ: Creo que con todo esto ya es suficiente… ¿Cómo se declara el acusado…?
(El abogado se tapa los ojos…)
POLÍTICO: Señor juez, me declaro con una caja de bombones y un ramo de rosas…, ¡guapetón…!
JUEZ: (que también se tapa los ojos): Que le quiten la Biblia y le devuelvan la tableta…

TELÓN

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído