Victor Entrialgo De Castro: «Que no cunda el pánico»

Victor Entrialgo De Castro: "Que no cunda el pánico"

Resulta tan falso y poco creible que las medidas de Pedro Sánchez y su Gobierno
suenan pobres de solemnidad. Lo que dice resulta pobre aun repartiendo dinero.
Todo lo que dice este hombre tiene un tono superficial, como su persona entera.
Todo en él suena artificial, ajeno, copiado, soplado, asesorado.

Pero a pesar de contar con gobernantes ineptos y falsos, a pesar de la falta de liderazgo de un trepa que es incapaz de dirigir dos frases a la Nación sin leerlas; un engreído en manos de un comunista y un asesor listillo que cree tener el Estado en la cabeza; a pesar de parejas en el Gobierno mezquinas e irresponsables, a pesar de ministras que van con guantes el día de la mujer, mientras las demás mujeres van indefensas, a pesar de todos los obstáculos de un Gobierno inepto, poniendo cada uno de nuestra parte, la Nación española, atacada desde dentro primero por un virus político separatista disgregador y debilitador y ahora por un virus sanitario mundial, claro que superaremos el dificil momento.

Aunque estos políticos no son los que los ciudadanos hubiesen elegido, -que no lo son- porque a la mayoria de éstos no los eligió más que una secta, no es fácil ponerse en la piel de un gobernante aunque sea irresponsable e inepto. No es fácil porque el poder no es cómo creían estos irresponsables un privilegio, sino una pesada carga. Y las responsabilidades que ahora deben ejercer no las quisiera nadie para sí, salvo un oligofrénico, tipo Hitler, Stalin y así.

Incluso las televisiones que tratan de demostrar que la gente no conoce los protocolos saben decir claramente, en la misma información, qué coño hay que hacer. No digamos las televisiones que, como en el chiste del lobo, eran ya alarmistas antes de que hubiese alarma. Si algo resulta fundamental hoy es distinguir la prevención y el respeto de los protocolos de la alarma social y la histeria colectiva.

La crisis del coronavirus ha puesto de manifiesto las carencias de nuestro sistema autonómico donde Administraciones que nos aburren y muerden pidiendo permanentemente independencia ahora claman por la intervención urgente del Estado.

Las necesidades médicas urgentes, la coordinación entre administraciones, los eurobonos del Banco Central europeo, las ayudas urgentes a los autónomos, con un seguro de desempleo que no tienen. Todo va a ser poco.

Los acuerdos tendrán que ser muchos y las circunstancias harán nacer liderazgos que seguramente a día de hoy desconocemos.

Pero con todo y con eso, claro que resistiremos, todos, serenamente, cada uno en su responsable actuación, sin alimentar histerias colectivas, tratando de aportar un grano de arena a éste enemigo de todos, que algo de unión traerá.

Que no cunda el pánico.

Si resistió el amor en los tiempos del cólera ¿por qué no íba a resistir en éstos?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído