Desde esconder preguntas incómodas al presidente del Gobierno a comunicar a la OTAN una fecha inexacta sobre el inicio de la pandemia en España

Las cinco chapuzas y mentiras de Pedro Sánchez con la crisis del coronavirus

"El catastrófico balance exige reconocer y ejercer las responsabilidades políticas en el presente antes de proceder a depurarlas en el futuro"

Las cinco chapuzas y mentiras de Pedro Sánchez con la crisis del coronavirus
Pedro Sánchez.

Pedro Sánchez comienza a ver como se le descontrola la situación con la crisis del coronavirus.

Con 12 días ya consumidos del estado de alarma, al Ejecutivo socialcomunista le estallan por doquier las chapuzas y las mentiras.

Tal y como este 26 de marzo de 2020 detalla a conciencia el editorial de El Mundo, al Ejecutivo sanchista le está importando más controlar el tipo de preguntas que reciben los diferentes ministros que comparecen a diario en el Palacio de La Moncloa que preocuparse en realidad por los devastadores efectos de la enfermedad.

Asimismo, el gabinete de Pedro Sánchez sigue empeñado en ocultar la mayor, es decir, no rectificar su tesis falaz de partida y que no es otra que intentar vender al personal que la pandemia comenzó en España el 9 de marzo de 2020, es decir unas horas después de que Madrid y cientos de localidades españolas acogieran diversas manifestaciones feministas el 8-M.

Al igual que tampoco se entiende el intento de ocultar a toda costa el contagio por COVID-19 de Carmen Calvo, vicepresidenta primera de Pedro Sánchez y entusiasta participante en las movilizaciones del Día Internacional de la Mujer.

Estos son las cinco chapuzas y mentiras del Gobierno socialcomunista que ahora ya le estallan de lleno en la cara:

  1. No es de recibo que un secretario de Estado cribe a conveniencia las preguntas de los periodistas, que son las de millones de ciudadanos.
  2. No es de recibo que Margarita Robles pida ayuda a la OTAN fijando el inicio de la emergencia –qué casualidad– en el día después de que el Gobierna alentara y liderara las multitudinarias manifestaciones del 8-M, autorizadas contra el criterio de la OMS por razones políticas. Sobre todo cuando su compañero Salvador Illa no ha tenido más remedio que admitir al fin ayer que la última semana de febrero fue clave en la expansión del contagio.
  3. No es de recibo que la vicepresidenta sea ingresada con infección respiratoria –el español es el Gobierno con más positivos por coronavirus de Europa: siguió celebrando reuniones presenciales con el vicepresidente Iglesias en cuarentena– y se trate de ganar un tiempo absurdo enfatizando el carácter «no concluyente» de su test. Lo responsable habría sido admitir la evidente probabilidad de que Calvo tuviese la enfermedad. Como se tuvo que asumir ayer.
  4. No es de recibo que Illa desgrane las cifras de mascarillas que se supone que está distribuyendo mientras el Gobierno de la Comunidad de Madrid, que está sobre el terreno y posee las competencias, denuncia que lleva dos días sin recibir suministros sanitarios y las UCI colapsan. Como dijo Cayetana Álvarez de Toledo ayer en el Congreso, sociedad y partidos han depositado un gran poder en manos de Sánchez, pero Sánchez está devolviéndoles una «eficacia mínima».
  5. No es de recibo escudarse en la unidad, no ya porque Sánchez fue implacable con Rajoy en la crisis del ébola –incomparablemente más inocua–, sino porque en democracia ningún apoyo es incondicional y menos a la vista de negligencias tan obvias y graves. España ha superado a China en víctimas mortales. Los datos de una dictadura nunca son fiables. Pero el catastrófico balance exige reconocer y ejercer las responsabilidades políticas en el presente antes de proceder a depurarlas en el futuro.

Queremos seguir siendo un medio de comunicación libre

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

PINCHA Y CONTRIBUYE

 

 

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído