El tandem entre el inepto Pedro Sánchez y el inmoral Pablo Iglesias es nocivo para los españoles

El Gobierno socialcomunista PSOE-Podemos perjudica seriamente la salud de España

La ‘Brunete Pedrete, integrada no sólo por Antonio García Ferreras, los gremlins de LaSexta, la cadena SER y El País, sino por una legión donde se mezclan convencidos, interesados, asustados y mamones, está lanzando cortinas de humo y tratando de salvar el culo al inane Sánchez y a sus irresponsables ministros

El Gobierno socialcomunista PSOE-Podemos perjudica seriamente la salud de España
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, entre rejas. PD

Son más culpables que Judas y antes de que asiente la letal polvareda levantada por el coronavirus, tienen que ser juzgados y pagar sus culpas.

Sabían lo que se avecinaba y argumentar que nadie era capaz de prever la magnitud de la pandemia, no puede servir siquiera de atenuante, porque si eres ministro, aunque te llames Irene Montero y toda tu experiencia previa ha sido ser cajera en un super, ejerces de ministro de Sanidad cuando tu curriculum profesional es el de licenciado en Filosofía o eras incapaz de hacer una tesis sin copiarla pero has llegado a la presidencia del Gobierno, tienes la obligación moral, social y política de evitar dolor innecesario a la ciudadanía y adoptar decisiones antes de que sea inevitable.

Es algo inegable, por mucho que la ‘Brunete Pedrete, integrada no sólo por Antonio García Ferreras, los gremlins de LaSexta, la cadena SER y El País, sino por una legión donde se mezclan convencidos, interesados, asustados y mamones, este lanzando cortinas de humo y tratando de salvar el culo al inane Pedro Sánchez y a sus irresponsables compinches.

Decía Voltaire, hace ya tres siglos, que «la política es el camino para que los hombres sin principios puedan dirigir a los hombres sin memoria» y a eso se aferran todos, confiando en la proverbial amnesia del votante español.

En los 44 años, 4 meses y 10 días, transcurridos desde que se murió en la cama el general Franco, ningún Gobierno español ha acumulado tanto respaldo mediático como el engendro de 22 ministros montado por Sánchez e Iglesias, con apoyo de los proetarras de Bildu, los meapilas del PNV, los golpistas catalanes y algún otro zarrapastroso.

Cuenta Sánchez, el tipo que despachó a su mujer y a su suegra a las manifestaciones feministas del 8-M, sabiendo ya que había riesgo de contagio, con RTVE, todas las cadenas de televisión privadas y publicas -incluyendo por supuesto a Telemadrid-, todos los diarios en papel con excepción del ‘ABC’ –La Razón de Marhuenda dependerá siempre de lo que manden los de arriba-, la Agencia EFE y un batallón de tertulianos, muchos de los cuales salían en pantalla en tiempos de Rajoy, de cuya servil obediencia a las consignas de La Moncloa es imposible dudar.

Es importante reseñar que la proclividad gubernamental de bastantes integrantes de la ‘Brunete Pedrete’, no se debe a motivos ideológicos. Ni siquiera a afinidades políticas.

Se ponen genuflexos, obedeciendo las consignas que Ivan Redondo les manda desde La Moncloa, por puro interés crematístico. Si fueras uno de estos periodistas caraduras, te daría vergüenza. A ellos, no.

En el caso de los tertulianos, esos que salen en todos lados, ensalzando ahora la respuesta del Gobierno ante el virus y salían antes justificando a los independentistas catalanes, alabando a Podemos o cacareando todo lo que pueda ser lesivo para el centroderecha, influyen mucho las ‘peonadas’, que van de 150 euros en una pública a 450 por sesión en una privada de postín.

Las consignas de la Factoría Redondo son cuantiosas y variadas, pero giran en torno a dos ejes:

  • uno es que no podían saber y si hay desbordamiento, se debe a los recortes previos del PP
  • otro es camuflarse en los números, fieles a aquel axioma de Stalín según el cual «un muerto es una tragedia; un millón de muertos es una estadística

Pero si hay Justicia en España, los jueces actuán como deben hacerlo y la ciudadania no está atontada por el televisor, a Sánchez, Iglesias y colegas les va a llegar la factura.

Por si faltaban pruebas de que el Gobierno socialcomunista sabía en los días previos a la manifestación del 8-M que su celebración implicaba un tremendo riesgo sanitario, el periodista Segundo Sanz ofrece este lunes a sus lectores de OKdiario el documento enviado, el 6 de marzo,  por la directora general de Salud Pública, Pilar Azcárraga, a los organizadores del Congreso Evangélico que iba a celebrarse en la Caja Mágica de Madrid entre el 19 y el 21 de marzo y que tenía previsto congregar a 4.000 personas.

La alto cargo del Ministerio de Sanidad recomienda su aplazamiento o suspensión «hasta que se haya verificado por la autoridad sanitaria el control de la transmisión de la enfermedad y del riesgo asociado».

La carta fue enviada un día después de que el Ministerio de Sanidad emitiera un oficio, con fecha de 3 de marzo de 2020, en el que se aseguraba literamente:

«los eventos multitudinarios de cualquier tipo, con amplia presencia de personas procedentes de cualquiera de las zonas del mundo en que se ha constatado transmisión del virus SARS-CoV-2, se consideran evento de riesgo para la transmisión de este patógeno y suponen un riesgo para la salud de la población».

Sin embargo, el Gobierno PSOE-Podemos jaleó, alentó y hasta puede decirse que organizó la manifestación del 8-M en Madrid, una cita a la que acudieron 120.000 personas, con el Ejecutivo socialcomunista en primera fila de la manifestación.

Esa concentración, sin embargo, no fue considerada de riesgo, y hasta el mismísimo coordinador del centro de alertas sanitarias, Fernando Simón, preguntado al efecto dijo que «si mi hijo me pide mi opinión sobre si asistir o no le diré que haga lo que quiera».

Quiere decirse que mientras instaban a los organizadores del Congreso Evangélico a suspender el mismo en cumplimiento del oficio emitido por el Ministerio, en el que se alertaba sobre la necesidad de evitar los eventos multitudinarios de cualquier tipo a causa del coronavirus, el Gobierno se ponía ese fin de semana al frente de la manifestación feminista.

O sea, una prevaricación en toda regla que ha causado miles de contagios y provocado efectos demoledores entre la población. Una negligencia mortal.

Queremos seguir siendo un medio de comunicación libre

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

PINCHA Y CONTRIBUYE

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído