Rafael López Charques: «Despierta España»

Rafael López Charques: "Despierta España"

Si despierta, eres nuestra patria, eres todos nosotros, lo decimos y lo mantenemos, aunque por ello la manada de frente populistas, filo terroristas y traidores separatistas, nos llamen retrógrados fascistas. No nos importa, pues no lo somos, simplemente somos ciudadanos de a pié, que estamos hartos de que aún en las situaciones más delicadas, nos mientan y nos tomen por tontos los que viven, estupendamente por cierto, a costa nuestra y encima pretenden que les estemos agradecidos.

El gobierno cacarea que es de acción, ejecutivo y resolutivo. Eso no se lo creen ni ellos. Lo cierto es que el “cornavirus” (démosle su nombre más apropiado), nos está corneando y las meteduras de patas gubernamentales son continuas.

Parece ser que la embajada de China en España avisó, a nuestro Ministerio de Sanidad, que la empresa a la que compró los test ni siquiera tenía licencia, y su Ministerio de Comercio nos dio una lista de las fiables, entre la que no estaba la agraciada. Resultado, un montón de dinero tirado y más tiempo esperando por test válidos. ¿Consecuencias? Ninguna, nadie ha dimitido ni a nadie se ha cesado Es decir, no hay responsable alguno del desaguisado garrafal. ¡Milagroso!

Fieles a ayudar a los más desfavorecidos, el mismo día que el gobierno no accedió a suspender el pago de impuestos a las pequeñas, medianas empresas y autónomos, Aena (de mayoría estatal), eximia de dicha obligación a las tiendas de lujo de los aeropuertos.

Un ejemplo de solidaridad, que tanto nos piden, ha sido la actuación de la vicepresidenta. Cae enferma y a pesar de atacar a la sanidad privada, se encierra en una clínica particular de lujo. La justificación oficial es que tenía derecho a ir a ella, sin costarle nada, por la mutualidad a que pertenece como funcionaria. Lo curioso es que según parece dicha mutualidad ha negado que tuviera convenio alguno con la clínica en cuestión y a mayor abundamiento ha aclarado que la política no podía ingresar en la misma, estando declarado el estado de alarma y estar intervenidos los centros sanitarios. En cualquier caso no estaba como muchos españolitos, en un colchón en el suelo. La casta se impone.

Como no podía ser menos, palmeros y palmeras aprovechan la ocasión para montar su numerito. Dos féminas periodistas han su momento de gloria con comentarios de que el cornavirus mata más hombres que mujeres y nadie les ha dicho nada. Si hubiesen muerto más mujeres y un hombre hace un comentario similar, seguramente esas mismas, defensoras de la igualdad de género, no se cansarían de pedir que lo guillotinasen en la plaza pública.

En su desvergüenza quizás el que más se ha lucido hasta ahora ha sido un conocido periodista, que ha tenido la desfachatez de inventarse un personaje ficticio, con nombre y apellido, para haciéndose pasar por ese ser imaginario, alabar si mesura la actuación del gobierno. Como nosotros si respetamos la libertad de los demás, admitimos que las medidas del ejecutivo le parezcan estupendas, aunque opinemos totalmente lo contrario, pero lo que nunca podemos aprobar es la actuación totalmente cobarde de ese periodista. ¿Quiere usted alabar al gobierno? Pues hágalo, pero dando la cara. Quizás en el fondo se avergüence, pero la hace para poder seguir viviendo bien. También es posible que lo haya hecho contando poder desentenderse de su admiración al gobierno cuando este tenga que rendir cuentas. De lo que no cabe duda es que es un cobarde.

Puede que España ya esté despertando. “Cum fraude” ya ha sido denunciado por dos delitos ante el Supremo. Esperemos que más gente se una a la denuncia, y que tenga que enfrentarse solo a su prepotencia, ineptitud y mentiras. Entonces hasta sus palmeros lameculos y sus socios de gobierno renegarán de él, que no lo dude.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído