Francisco Iglesias Carreño: «A 18-abril-1188 Cortes Corona Leonesa {832 años de las primeras Cortes del Mundo}»

Francisco Iglesias Carreño: "A 18-abril-1188 Cortes Corona Leonesa {832 años de las primeras Cortes del Mundo}"

En un sistema democrático, cuando desde la singular o grupal interacción convivencial, en nuestra libre voluntad, hacemos citas en nuestro lenguaje coloquial y hablamos, a veces con mucho énfasis y no exentos de cierta vehemencia, de “defender lo nuestro”, es obvio que, a todas luces, casi siempre se trata, como primera y apriorística intención, de cosas próximas, íntimamente cercanas e incluso sentidamente mediatas, de algo unido, umbilicalmente unido, en la saga de la interfamiliaridad, asido a nuestros ambientes cotidianos, a nuestras raíces, inmersas en la religiosidad cristiana, y el entorno vivencial de las mismas, y no, ¡y nunca!, de algo que, como moda foránea y/o imposición [léase con nitidez el Pacto Madrid de 31-7-1981, tras el 23-F], nos viene en forma/modo/manera imperativo de fuera (en los tiempos que corren los “inventos del centralismo” -.- haberlos, haylos-.- agraden, un día sí y otro también, la significación, enjundia y personalidad constitucional propia, especifica y diferenciada de todos y cada uno de los constitucionales Pueblos de la España Nación que, dicho sea de paso, forman ya parte alícuota importante, del proceso de construcción de la Unión Europea) . Ello no quiere decir por otra parte, ¡en modo alguno!, que estemos ensimismados en nosotros mismos, cerrados a comunicaciones exteriores y/o a los avances del mundo de la investigación científica, creatividad literaria, avances tecnológicos, renovaciones del pensamiento filosófico o la solidaridad fraternal del género humano, pero siempre, sin amagar con ocultamientos y tergiversaciones, con la transparencia de lo de aquí, de lo nuestro. { Cantar “La Chana”, “El Tío Babú” o “Todos somos de León”, no excluye en modo algunos hacer el seguimiento de la supercomputación cuántica, las aplicaciones del hexágono del grafeno, o los avances de la epistemología]

Ahora precisamente, en estos momentos, hacen ya 832 años, ¡tanto tiempo ha pasado!, de la celebración “xuntanza regia leonesa” de las “Cortes de la Corona Leonesa [ese territorio conformado, hoy día, por las regiones constitucionales-.- en el 9-12-1931 y el 6-12-1978, y en vigencia durante el régimen de dictadura de Franco Bahamonde Salgado de Andrade (Francisco Paulino)-.- de Extremadura+Reino Leonés+ Galicia +Asturias] en el año 1188, y esa tan y tan concreta distancia temporal, más que sobrada, da una base umbral interpretativa amplia, referencia sólida y general perspectiva, para situar evaluativamente, en su justa apreciación, como una ubicación extraordinaria, cimera y mayestática, en el computo absoluto, integral y global del proceso histórico universal ,algo que, ¡ fijémonos bien !, ha tenido lugar aquí, entre nuestra gente (¡que es de lo nuestro!) y en nuestra tierra (¡que igualmente es de lo nuestro!), para proyectarlo en universal magnificencia, en un acontecer máximo, como el precedente más importante, más impactante y tal vez, seguramente de los más trascendentes, del inicio del parlamentarismo a nivel mundial. Eso aquí y…¡de lo nuestro!. [Antes de la transición, en la transición y después de la transición, aquí en nuestra tierra, y por nuestra gente, se ha cantado siempre: “Sin León no hubiera España,…”, y parece que, por los síntomas que oteamos, es “voluntad colectiva” seguir cantándolo; el 4-5-1984 esta “voluntad colectiva regional leonesa” reunió a 119.765 manifestantes. ]

Aconteció que alguien tan concreto y singular, como fue el soberano Rey Emperador Alfonso IX, de origen zamorano (nacido en la fortaleza leonesa de Zamora, permanente vigía medieval en la ribera del Río Duero frente al agareno sur), como cabeza del Regnúm Imperiúm Leonés-.- el Estado Medieval Hispánico por excelencia -.-, convocará, por libre voluntad, en la imperial ciudad de León, a los representantes del clero, la nobleza y las ciudades, a la “xuntanza leonesa regia”, de reunión y asamblea, de las Cortes de la Corona Leonesa, es algo intelectualmente creativo, ¡profundamente creativo!, políticamente innovador, ¡tremendamente innovador!, en aquella época del momento medieval y marcaba ya, ¡con el tal ya de temporalidad !,desde el sello de la leoneseidad, más primigenia, que impregnan la Edad Media Hispánica, Europea y Universal, el itinerario político de un camino plural (¡de esa pluralidad que son los seres humanos!), de extensa representación (¡de iniciativas vías de libertad!), con  sentido de amplia participación ( en la extensión de la base social) y acercamiento a la singularidad de los individuos..[Al mismo tiempo que esto tenía lugar en la Corona Leonesa, el mongol Gengis Kan está venciendo, en Asia Central, a los taieschutos.]

Para tal acontecer la imperial ciudad de León fue el lugar donde, en el año 1188 (el 18 de abril de 1188), con la ya citada convocatoria de las Cortes de la Corona Leonesa, se fraguaron las bases del pre-democratismo parlamentario, y  no solo por el hecho del sentido de la propia convocatoria en sí, si no también, y sobre todo,  por  la promulgación en ellas de la “Carta Magna Leonesa” que afectaba a los “derechos de los individuos” {los de aquel entonces leoneses de Extremadura+Reino Leonés+Galicia+Asturias, el territorio donde se asentaba la tumba del Apóstol Santiago, contenía la Cámara Santa (Oviedo) y los cuerpos de San Isidoro (León) y San Ildefonso (Zamora)}. [Es del todo lógico, humano y natural el asumir que quienes descendemos de tal tronco de amplia leoneseidad, aquí en la constitucional triprovincial Región Reino Leonés, lo nuestro más cercano, seamos propulsores a ultranza de los derechos individuales y grupales de todos los ciudadanos españoles (por todas y cada una de sus históricas quince regiones) y en especial de: “nosotros: los regionales leoneses”, y lo hagamos siempre, de forma tenaz y con persistencia, manteniendo en todo momento nuestra lealtad hispánica, frente a cualquier imposición foránea]

Este tal documento de la “Carta Magna Leonesa” es un precedente, muy ampliamente citado, de la “Declaración Universal de los Derechos Humanos) (10-12-1948) y de su precedente la Carta de San Francisco (26-6-1945), que actúa de compendio de los derechos de los habitantes de toda la Corona Leonesa (con la extensión territorial de Extremadura, Reino Leonés, Galicia y Asturias con Alfonso IX) en pleno Siglo XII y que da información precisa, adecuada formación y guía procedimental  para otros documentos, de tal especial y singular materia, tanto en toda la Península Ibérica como en  la Europa de la Edad Media  y Moderna próxima, e incluso con el inicio de la Edad Contemporánea, donde ya transciende hacia otros continentes.

El tiempo del año 1188 es de un protagonismo exultante e impactante de la leoneseidad hispánica, y lo es globalmente en Extremadura+Reino Leonés+Galicia+Asturias, en el territorio antropológico y espacio social de las cuatro Regiones Históricas ( doblemente constitucionales) de la Corona Leonesa, aunque legítimamente tenga, ¡ y en teniéndolo!, con ello los matices: extremeño, leonés, gallego y asturiano, porque, a mayores, hace que tales matices,¡ tan fraternales matices!,  actúen convergentemente con y en “sentido identitario y de hecho diferencial” (¡de lo nuestro!) en el paradigmático, con significación cimera de jacobeo e isidoriano mayestático de raíz neovisigótica, todo el completo “Noroeste Ibérico” de la España Nación. Después de estos 832 años, aquí en nuestro derredor, en ese apoyar lo muestro, ser de lo nuestro y estar con lo nuestro, debemos explícitamente agradecer , y agradecemos sobremanera, a los conformadores, asistentes y protagonistas directos de lo que fueron y quienes fueron en las “Cortes de la Corona Leonesa” del año 1188 por su: (1º) trabajo de labor política, (2º) iniciativa parlamentaria “ex novo”, (3º) propuesta social de apertura y (4º)acción humanística a todos los niveles, aplaudiendo entusiásticamente su hacer de aquel entonces, desarrollado en unas condiciones políticas y bélicas ambientales de amplia y general hostilidad de sus vecinos, y ello lo llevamos a término destacando y magnificando, ¡en grado excelso !, como signo de amplio reconocimiento, la figura de su convocante : el Rey Emperador de la Corona Leonesa Alfonso IX. Su frase: “por la utilidad de mi Reino” dice de él. [Tal frase cubrió ampliamente todos los lugares de A Coruña (y enmarcó la gran exposición en el portuario Kiosco Alfonso en los jardines Méndez Núñez), con ocasión de su VIII Centenario Fundacional de la ciudad, por el zamorano soberano leonés Alfonso IX en 1208, a la que doto de los privilegios del Fuero de Benavente].

La descendencia directa de la Casa Real Leonesa de Alfonso IX, es la actual Casa Real Española que, en categorización constitucional (Art 56-2. de la CE´1978), ostenta los títulos reales leoneses correspondientes a toda la Corona leonesa

La fecha del 18 de abril es año tras año, ¡y todos los años!, sin lugar a dudas, el “Día de las Cortes Leonesas” en Extremadura+Reino Leonés+Galicia´+Asturias y desde aquí para todo el fraternal resto de la España Nación, la Unión Europea y el amplio mundo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído