Jose Andrés Mayo: «El petróleo ya no vale nada»

Jose Andrés Mayo: "El petróleo ya no vale nada"

Ayer el futuro del petróleo WTI (barril de crudo estadounidense) cotizó en negativo. Un hecho histórico y sin precedentes. No quiero ponerme la medalla, pero hace mes y medio ya se vislumbraba el panorama, y así lo escribí.

El concepto de cotizar por debajo de cero, equivale a tener que pagar para que alguien se lleve tu producto. Lo que tienen te lo quieres quitar de encima. A mí me viene a la cabeza cuando tienes un coche para el desguace y no siempre.

Hay que puntualizar que la cotización negativa fue del contrato cuyo vencimiento era hoy, ya que nadie quería llevárselo físicamente por sus costes. El futuro de junio cotiza en los 20 dólares, lo digo por no mezclar churras con merinas.

“Acabaremos nadando en petróleo”, recuerdo que utilicé esa expresión. La capacidad de almacenamiento está a punto de rebosar, así que hay que deshacerse de él como sea, y si hay que pagar pues se paga.

¿Y por qué hemos llegado a esta situación?

Tenemos la economía paralizada, aunque las bolsas, especialmente la americana no lo quiera ver así. Uno de los primeros conceptos que aprendí en clase de macroeconomía fue que “las bolsas se anticipan seis meses a la economía real”. Creo que está en desuso, pero se me quedó grabada, y mi cabeza, por defecto, todavía hace el cálculo. Si fuera cierta, parece evidente que el mercado americano, no la está haciendo ningún caso. Veremos quién tiene al final razón (sobre la crisis que nos viene encima y posibles medidas, espero escribir un artículo a lo largo de esta semana. Hoy quiero centrarme en temas específicos del oro negro).

Los grandes productores árabes, desde que la cotización bajó de 80 dólares, empezaron a establecer su propia multiplicación para que la ecuación quedara invariable: no me importa que baje el precio porque yo voy a aumentar mi producción. Algo tan viejo como los fósiles. Pues ahora les han fallado las matemáticas y les va a tocar sellar los pozos. Y eso cuesta dinero.

Si a todo este colapso añadimos el trío de la muerte que forman Arabia, Rusia y Estados Unidos, con acuerdos que incumplen al día siguiente de firmarse, el coctel está completo. Por hacerse daño, son capaces de seguir produciendo.

Consumidor

Seguro que cuando pueda coger el coche e ir a una gasolinera (¡qué tiempos aquellos!) mientras lavo el coche me llenarán el depósito gratis, ¿no? Ni el más iluso piensa en una rebaja sustancial porque tan pardillos no somos. Con suerte el “lleno, por favor” se traducirá en un par de euros menos.

Futuro

¿Y qué pasará a partir de ahora? En el corto plazo, creo que repuntará al menos hasta los 30 dólares, para finalizar el año cerca de los 15, o menos. Y a partir del 2021 tendremos un período de estabilización (muchos meses=pocos años) antes de volver a ver cotizar el petróleo en los 40-50 dólares, que lo hará (en la crisis del 29 cotizó el barril a escasos centavos).

Y una última pregunta con su respuesta, algo más técnica, ¿por qué se ha producido el desplome en el WTI americano en mayor medida que en el Brent? Por la superior distancia existente entre los yacimientos y el lugar de almacenamiento en el caso del crudo de Texas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído