«El lujo en privado»

"El lujo en privado"

No será el sector del turismo el encargado de tirar del carro de la economía española tras la crisis del coronavirus. Si en el 2008, en los peores momentos del colapso financiero que padeció el país, la única alegría que nos llegaba era desde el maltratado turismo; ahora, 12 años después, es justo ese sector el más castigado por un confinamiento que ha paralizado la actividad en un 100%.

Además de sufrir el cierre de hoteles, restaurantes, operadoras de vuelos, agencias, turoperadores…, las medidas del Gobierno no han hecho más que generar dudas y malestar entre empresarios y trabajadores que no encuentran salida.

La “Fase 1” de la llamada desescalada ha supuesto el inicio de la actividad para determinados sectores dentro del mundo de los viajes y es que los turistas de mayor poder adquisitivo planean ya unas vacaciones de lujo pero adaptadas a la situación actual.

La búsqueda de villas privadas en hoteles o grandes casas con todo tipo de servicios centran ahora algunas de las peticiones. Lo exclusivo se valora especialmente cuando viene acompañado de distancia social, grandes espacios donde poder hacer de todo alejado de compañía desconocida y es que el lujo cambia pero lo hace a más exigente. Después de meses de encierro obligado el turista “top” busca campos de golf con hoyos exclusivos, chefs individuales contratados durante toda la temporada, el cierre de museos para visitas en solitario y actividades organizadas sólo para la familia. Con la irrupción de ese tipo de demandas los destinos han empezado a generar herramientas de contratación que permitan al cliente acceder a las mismas sin contacto físico alguno.

También se modifican los destinos: el norte de España y las islas son los grandes beneficiados, lugares con poca densidad de población y donde la diversión está garantizada pero en solitario. Atrás quedan opciones como Madrid y Barcelona que pasan a ser residuales, al igual que lugares de costa donde hasta ahora la presencia de las grandes fortunas era habitual.

El sector trabaja en ofertar un producto diferente donde su cliente más exigente se sienta cómodo y por eso la etiqueta de “Covid free” es fundamental. De hecho se busca ya la posibilidad de certificar, de alguna manera oficial, algunos espacios únicos como libres de coronavirus.

La vuelta a la normalidad va ser complicada en términos generales. España se prepara para sobrevivir este 2020 con el turista nacional y para conseguirlo el esfuerzo del empresario y los trabajadores en materia de seguridad sanitaria es fundamental, algo que en el caso del sector del lujo se convierte en una cuestión extrema. Y es que todo ha de ser privado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

David Agüera

Periodista español. Ha desarrollado su labor profesional principalmente en el mundo de los viajes, el turismo, la gastronomía... Director de varios medios de comunicación y colaborador en prensa escrita, radio y televisión.

Lo más leído