Victor Entrialgo De Castro: «Esta España nuestra»

Victor Entrialgo De Castro: "Esta España nuestra"

Bastó ya. Se acabó el bastayá y la diversión. La fiesta del sindiós. La farsa y la burla del pueblo español. El golpe silencioso de Sanchez con separatistas y comunistas empieza por fin a ser contestado en la calle y en los balcones con caceroladas. La situación es complicada por la pandemia pero no puede ser que el lobo conduzca a las ovejas.

La rebelión de tu querida España ha empezado, Cecilia, porque poco a poco suena en los balcones, ¿no la oyes? aunque con la excusa del virus el Gobierno prohiba o nos cuele, aprovechando con nocturnidad, incluso en domingos, normas nulas o inconstitucionales mientras pretende reprimir el hartazgo y el descontento.

Da pena Simón Pedro, el hombre que parece dormir en el coche, negar tres veces y cantar todos los días la parrala sí, la parrala no… Pero lo que repugna a la ciudadanía es ver en la tele a todas horas a los comisarios del gobierno. E incluso al gobierno. Tras los 14.000 millones, las televisiones tienen que tragar porque aquel impone a comisarios políticos cum fraude “indultados” por Montoro y otros muchos que udes conocen y yo no ignoro, porque los tienen que ver todos los días. Como ese mamporrero que hace méritos para ser el nuevo jefe de prensa de Moncloa, que allana todos los días las casas de los españoles y corre de Moncloa a las televisiones a explicar lo que le chivan y a defender sin ningún pudor al gobierno como si fuera su abogado de oficio.

Aquellos zarrapastrosos que manipularon a los jóvenes del basta ya! para comprarse un chalet, por los niños dice ahora el farsante, o la Farruquito y la de trabajo que, antes zarrapastrosas, cambian ahora todos los días de modelito para salir en televisión a manipular al pueblo español, que no se va a dejar.

Porque el pueblo español, por encima de sus presuntuosos dirigentes, está en el callejero de nuestras ciudades, mientras estos tontorolos ignorantes no lo vuelvan a cambiar, y viene de Jovellanos, de Riego y su levantamiento constitucional, de Cádiz, del sacerdote Diego Muñiz Torrero, cuyo discurso daría lugar al primer Decreto que proclamaría la soberanía nacional, del abogado Agustín de Arguelles, de Florez Estrada, Campillo, Alcalá Galiano, del historiador Conde de Toreno. Todos son el precedente más relevante de la Constitución de 1978, la joya de La Corona de nuestra historia milenaria que estos ladrones indocumentados nos quieren robar.

Nos están robando, porque necesitan empobrecernos, y a continuación secuestrarnos con subvenciones, cartillas, salarios mínimos, fondos europeos desviados, eres quien eres, prejubilaciones y cosas así, en vez de crear las condiciones para que no haya desempleo y todos tengan derechos, dignidad y orgullo de formar parte de una comunidad política que aprendiendo de la historia, mire hacia delante y no hacia atrás.

Gracias a los de Cádiz y a la generación de 1914 de Ortega, Marańon o Pérez de Ayala, y a la experiencia de la guerra civil que éstos se empeñan en evocar y manipular una y otra vez, España tiene asumido, y lo tendrá a buen seguro para el futuro porque forma parte de su idiosincrasia, el pensamiento político que antepone la realización del ideal moral por encima del interés de un grupo humano, sea éste una casta, una secta, una clase o una nación. Eso es el liberalismo político.

Y por eso, Cecilia, ésta España tuya, esta España nuestra, donde están tus manos, dónde tu cabeza…ha salido con las caceroladas a los balcones y comienza a salir a las calles hasta que, con la auténtica solidaridad, con la que empujábamos entre todos el seiscientos, con las distancias que imponga el virus, inundemos las calles y las redes nuevamente.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído