Científicos, jueces y profesionales de la salud mental se posicionan contra el confinamiento

¿Le interesa al Gobierno un rebrote del Covid-19 en otoño para continuar con el Parlamento cerrado y acabar de asentar su dictadura?

Si la sociedad se inmuniza la vacuna no tendría sentido

¿Le interesa al Gobierno un rebrote del Covid-19 en otoño para continuar con el Parlamento cerrado y acabar de asentar su dictadura?

La recesión será mucho más grave de lo que se esperaba, y la recuperación será lenta y penosa. Lo acaba de decir el Banco de España, opinión que coincide con la del hombre de la calle, que sin ser economista ni lector de las páginas salmón tiene mucho sentido común y sabe lo que vale un peine. El virus de la economía, mucho más letal que el calumniado Covid-19 es el que acecha ahora sin ningún tipo de piedad. Digo calumniado porque al famoso bichito que acapara portadas desde hace meses se le han achacado más muertes de las merecidas, muchas más. ¡Cómo si no se iban a decretar medidas restrictivas contra la población! ¡Cómo se iban a justificar! Soy reiterativa en cada escrito, lo sé, y lo hago a propósito, porque mientras el bombardeo televisivo continúe y los mentirosos de turno sigan disparando sus cerbatanas de mentiras a la diana de nuestros cerebros, no podemos bajar la guardia. Por tanto, el contraataque está más que justificado.

En el saco sin fondo del coronavirus se han ido metiendo muertos a discreción, cuantos más mejor, por enfermedades diversas, incluidas las defunciones por simple infección de orina e incluso por susto. No sé si las varias investigaciones abiertas conseguirán sacar a la luz todas estas irregularidades criminales. No sé si se desvelará algún día la tétrica historia de esta epidemia o si se acabará declarando como “materia reservada” o “secreto de Estado”. Quizá esto pase al archivo pestilente de las cloacas, como ocurrió con la muerte de Carrero Blanco, el golpe del 23 F, el síndrome tóxico o el 11-M. Por la gravedad del caso no me extrañaría, porque la triste realidad es que, excepto en alguna comunidad autónoma que se salva, a los muertos los iban amontonando según iban siendo sedados, sin el correspondiente certificado de defunción y la causa de la muerte. Era necesario el descontrol y la activación del caos y el miedo, vuelvo a decir, para triturar, amenazar, manipular y confinar a una sociedad adulta a la que, como medida extrema e ilegal –a ver cuándo se pronuncian los jueces— se la ha encerrado tras los visillos, frente al televisor, esperando el último parte de guerra, en este caso, el parte del enemigo.

Mientras esto ocurre y el Parlamento continúa cerrado, el Gobierno se asienta en la poltrona y crea a base de decreto un país a su medida, con miles de empresas cerradas, otras tantas quebradas y miles de improvisados mendigos en colas sin fin, esperando una bolsa de comida. ¿Habrá suficiente policía para cuando empiecen los asaltos a los supermercados?

NUNCA UN GOLPE DE ESTADO FUE TAN SILENCIOSO E INDECENTE

En contra de la opinión de los políticos y de la OMS, muchos profesionales de la salud mental se han posicionado en contra del confinamiento, debido a los muchos trastornos psicológicos y psiquiátricos que produce el aislamiento, máxime cuando a la reclusión se une el miedo a la enfermedad y la incertidumbre de no saber cómo se presentará el futuro. Por otro lado, no pocos virólogos se han pronunciado contra el confinamiento porque dificulta la “inmunidad de rebaño”. El profesor Knut Wittkowski [1]  pide que se abran los colegios, de forma que el virus pueda extenderse inofensivamente entre los jóvenes, es decir, pasar la enfermedad de manera leve, y así reducir la cantidad de tiempo de aislamiento de los grupos de riesgo. Asegura el científico que el ritmo actual prolongará la crisis y propiciará un rebrote en otoño. “El distanciamiento social y la cuarentena de todos no ha salvado vidas en ninguna parte; solo se ha prolongado la curva, causando más muertes y disminuyendo la inmunidad natural colectiva, que es lo único que detendrá esta epidemia”, concluye. Llegados a este punto, y conociendo la mala gestión del Gobierno, su sectarismo y razones sesgadas a la hora de establecer las fases de la desescalada, de acuerdo a quién gobierne más que a razones técnicas o sanitarias, me atrevo a decir que al Gobierno totalitario de Sánchez-Iglesias no le interesa que la sociedad se inmunice, más bien espera que se produzca el anunciado brote en otoño para volver al confinamiento y poder seguir haciendo y deshaciendo leyes. ¡Nunca una epidemia fue tan rentable! Nunca un golpe de estado fue tan silencioso e indecente.

Lo que están haciendo con Madrid, sin otro tipo de criterio que no sea el interés político, es una vergüenza. Van a por Isabel Díaz Ayuso (PP) a las claras, pero en el atropello van dejando cadáveres ensangrentados de madrileños arruinados, que aunque  salvados del virus, están sentenciados a morir de hambre. Por eso el descontento es cada vez mayor y los madrileños se preparan para un “2 de mayo”, no sé si en Malasaña o en todo el Foro. Los medios vendidos al gobierno intentan transmitir que son cuatro pijos ricos del barrio de Salamanca quienes se envuelven en banderas y golpean sus sartenes. Nada que ver con la realidad. Las caceroladas se oyen a diario, cada vez más afinadas en tono e intensidad, en Vallecas, Canillejas, Embajadores, Leganés, Alcorcón y mil puntos más de los madriles obreros. Y esto ocurre en muchas ciudades de España, cuyos ciudadanos han cambiado las palmas de las manos por la sartén y la cuchara. A Pablo Iglesias no le gusta el «jarabe democrático» que pedía para otros y se defiende de los escraches con un cordón de patrullas de la Guardia Civil, a la que tanto odia.

La izquierda acecha a la Comunidad de Madrid. Mientras los madrileños se ponen la mascarilla, Ciudadanos se quita la careta. Díaz Ayuso nunca debió fiarse de Aguado (Cs). Más allá de las palabras, si hubiese sabido un poco de “lenguaje no verbal” lo hubiera descubierto a la primera. Siempre supimos que era un traidor, un trilero ambicioso y barato que no ofrecía ninguna confianza. Pero la novata Isabel estaba como embriagada en una nube olisqueando el perfume del poder, demasiado despistada creyendo que su enemiga era Rocío Monasterio a la que ridiculizó en más de una ocasión. Pero ya es tarde para lamentos, y en el pecado tiene la penitencia. Muy a mi pesar, porque lo está haciendo bien. Ahora, bajo la amenaza de moción de censura de los Gabilondos, y vistos los apoyos, según los sondeos, a Ayuso no le queda otra que arriesgarse al órdago de convocar elecciones, algo que a Sánchez no le interesa, ni a él ni a sus socios, de ahí que quieran hacer de Madrid una escombrera.

La prórroga del estado de alarma por “alrededor de un mes”, según palabras del inefable mentiroso monclovita, aún está en el aire, aunque mucho nos tememos que la formación de Arrimadas se incline a favor de Sánchez. Dicen los asesinos que una vez que se mata la primera vez, la segunda viene rodada. Arrimadas ya pactó una vez y, aunque la cabra siempre tira al monte, le daremos un voto de confianza, por más que sepamos que a estos naranjitos les encanta la izquierda, máxime ahora que saben que su manera de sobrevivir es dejándose fagocitar por los socialistas. Poco queda de aquella formación que nació para ser arquetipo del bien hacer y luchar contra el separatismo y la corrupción. El Gobierno actual al que Ciudadanos apoya, y con el que está loco por pactar, tiene en poco tiempo más corrupción que ningún otro. Es corrupto hasta con los muertos, que ya es decir. La transparencia ha desaparecido de la política. Nunca un gobierno nos recordó tanto a la cueva de Alí Babá y los cuarenta ladrones. Todo lo maquinan en la oscuridad de la cueva, lejos de la vista de testigos.

[1] Dr. Knut WITTKOWSKI  es Jefe de Departamento de Bioestadística, Epidemiología y Diseño de Investigación en la Universidad Rockefeller durante más de 20 años en NYC. También trabajó durante quince años con Klaus Dietz, uno de los epidemiólogos más importantes del mundo en la Universidad de EberhardKarls, de la ciudad alemana de Tubinga.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Magdalena del Amo

Periodista, escritora y editora, especialista en el Nuevo Orden Mundial y en la “Ideología de género”. En la actualidad es directora de La Regla de Oro Ediciones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído