Manuel del Rosal: «Inés Arrimadas: La donna é mobile»

Manuel del Rosal: "Inés Arrimadas: La donna é mobile"

Este aria de la ópera “Rigoletto” traducida al español, dice así:

La mujer es voluble, cual pluma al viento / cambia de palabra, y de pensamiento. / Siempre un agradable, hermoso rostro / En llanto o en risas, es mentiroso.

Naturalmente la definición sobre la mujer que Verdi reflejó en este aria, se refiere a las mujeres en general; no todas las mujeres son así. Al igual que la frase: “Es condición natural en la mujer amar a quien la desprecia y despreciar a quien la ama” está expresada en forma generalizada, pues no todas las mujeres son iguales.
¿Entra Inés Arrimadas en la generalización que de ellas hace el aria de “Rigoletto”? Parece que sí. Lo que no llego a adivinar es por qué. En las últimas semanas Inés ha sido como una veleta movida por el viento, como una pluma llevada a su antojo por el aire…por el aire que, según sus intereses, más le convenía. Ella dice por boca de Edmundo Bal que el sí se lo entrega a Pedro Sánchez por responsabilidad, que es lo que dicen todos cuando no hay nada que pueda justificar su decisión. Ha llegado más lejos al añadir que apoya a Sánchez pensando en el bien de España y los españoles, y esto es mucho más difícil de creer en un político que lo de la responsabilidad, porque: ¿Cuándo ha pensado un político en actuar mirando el bien de los ciudadanos y no el suyo, mirando el bien de España y no el de su partido? No sé que se trae entre manos Inés Arrimadas, no sé que busca, ni que va a obtener entregándose en las manos del más farsante de los políticos habidos en nuestra democracia; lo qué si parecer ser es que, posible y probablemente, su partido acabe en algo que pudo haber sido y no fue por las contorsiones y piruetas políticas, antes de Rivera y ahora de Inés.

Poupée de cire poupée de son es el tema que ganó el Festival de la Canción de Eurovisión de 1965 cantada por France Gall. En España la popularizó Karina. La letra dice así: “Soy de cera, soy de trapo, pero no de salón…” Inés, físicamente, es como una muñeca, una muñeca no de cera ni de trapo, una muñeca delicada de porcelana, pero al mismo tiempo fuerte. Inés no debe contorsionarse mucho, no dar esos giros y piruetas, no entregarse a quien la va a engañar de todas, todas; puede ser que, a pesar de ser fuerte, en uno de esos giros bruscos e inesperados, de esas piruetas inverosímiles, se rompa en pedazos como una muñeca de porcelana. De momento y nada más dar el sí a Sánchez, este le ha ninguneado en el acuerdo con Bildu para derogar la reforma laboral, haciéndole un roto en su delicada piel de porcelana.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído