LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

Sánchez no tiene principios: se entrega a esos mismos proetarras de Bildu que amenazan de muerte a la líder del PSOE vasco

El presidente del Gobierno agradece el voto del partido cuyos cachorros arrojan pintura roja en la casa de la socialista Idioa Mendía

Sánchez no tiene principios: se entrega a esos mismos proetarras de Bildu que amenazan de muerte a la líder del PSOE vasco
Pedro Sánchez observa a la bilduetarra Mertxe Aizpurua, integrante de ese mismo partido cuyos cachorros amenazaron de muerte a Idoia Mendía, líder del PSOE en el País Vasco.

Pedro Sánchez demuestra que es un líder sin principios y también de sospechosos finales.

El presidente del Gobierno de España dejó claro durante el pleno del Congreso de los Diputados en el que se sustanciaba la aprobación de la quinta prórroga del estado de alarma que le da igual pactar con Juana que con su hermana.

A la vez que conseguía el plácet de Ciudadanos, por detrás estaba pactando la abstención de Bildu, a cambio, eso sí, de derogar por completo la reforma laboral. Tal fue el escándalo que a última hora de la noche del 20 de mayo de 2020 se tuvo que hacer una componenda por parte del PSOE…pero sin que de la misma tuvieran constancia los herederos políticos de la ETA. En definitiva, un sainete y una chapuza.

De ahí que los editoriales de este 21 de mayo de 2020 se lleven las manos a la cabeza, especialmente porque a Sánchez no le haya importado pactar con los mismos que amenazan de muerte a su propia candidata del PSOE en el País Vasco, Idoia Mendía:

El Mundo detalla que lo que perpetró Sánchez en el hemiciclo solo tiene una definición, bochornoso:

Sánchez salvó ayer la quinta prórroga del estado de alarma en una votación que puso en evidencia las grietas en la mayoría parlamentaria que le aupó en la investidura y que, finalmente, se saldó con la abstención de Bildu. La formación abertzale arrancó al Gobierno el compromiso de derogar íntegramente y en un plazo corto la reforma laboral que aprobó el PP, clave de bóveda de la recuperación económica hace una década. Al margen de la irresponsabilidad de poner en almoneda una norma medular para la economía, este apaño con una formación heredera de ETA resulta indigno para España y para el PSOE.

Máxime teniendo en cuenta que se produce al día siguiente de que los cachorros de los proetarras violentaran el domicilio de Idoia Mendia, líder del PSE, y justo después de que Interior aprobara el acercamiento de tres presos de ETA a cárceles del País Vasco y Navarra. Resulta bochornoso esta forma de Sánchez de poner una vela a Dios y otra al diablo. No se puede condenar la violencia de quienes se sienten legatarios del terrorismo y después apoyarse en unas siglas que ejercieron de brazo político de la banda.

El diario ABC destaca la pérdida de rumbo de un presidente al que le siguen sosteniendo sus caprichos diferentes partidos. Por supuesto, no entiende la lógica del acuerdo con Bildu:

Pedro Sánchez volvió a lograr in extremis un aval parlamentario, el quinto, para imponer la prórroga del estado de alarma durante quince días más, aunque su pretensión inicial era un mes. La votación dejó tres evidencias: la primera, que el Gobierno va a seguir gobernando por decreto y restringiendo libertades con una pírrica mayoría; la segunda, que Sánchez ha resquebrajado su alianza de investidura con los separatistas; y la tercera, que en lo único en que no ha mentido es en que no tiene ningún plan para España. Sánchez no gobierna; solo gana tiempo. Sobrevive permitiendo que su Ejecutivo alimente el guerracivilismo, y solo lo consigue de la mano siempre oportunista del PNV, de Ciudadanos a costa de su descomposición interna, y del ambivalente tacticismo de Coalición Canaria.

Más aún, Sánchez lo logró con la abstención de Bildu, a quien agradeció su voto pese a que los proetarras han amenazado de muerte a la presidenta del PSOE vasco arrojando pintura roja en su portal. Esa es la psicótica atmósfera en la que Sánchez gana sus votaciones. Que cada cual lo maquille como quiera, especialmente Ciudadanos y sus alambicadas contradicciones, pero si Sánchez sigue al mando de este caos es gracias a esos partidos.

La Razón, por su parte, se queda sorprendida anteel nuevo bandazo de Pedro Sánchez, aunque se le olvida citar el espeluznante episodio de las amenazas de Bildu a Idoia Mendía:

Supimos que el presidente del Gobierno había pactado la abstención de los proetarras de Bildu a cambio de derogar completamente la actual legislación laboral, asunto de enorme calado y graves consecuencias para el mercado de trabajo, que no parece que pueda saldarse para salir de un aprieto. Si bien no está muy clara cuál es la estrategia que pretende seguir Ciudadanos –ahí están los malos resultados electorales y las bajas de notables militantes del partido–, no creemos, sinceramente, que pueda apostar por una mayor estatalización de la economía, que es la apuesta de la mayoría de los socios de la investidura, suponemos que con la excepción del PNV, que se debe a un electorado burgués y conservador, poco proclive a los experimentos neomarxistas

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído