Anián Berto: «La principal divisa de la Guardia Civil contra la presunta prevaricación del Gobierno.»

Anián Berto: "La principal divisa de la Guardia Civil contra la presunta prevaricación del Gobierno."

El cese del Jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid, el Coronel Pérez de los Cobos y la dimisión posterior del Teniente General Laurentino Ceña, así cómo las declaraciones públicas del ministro de Interior Fernando Grande-Marlaska, hace señalar que el Gobierno de Sánchez oculta mucho sobre la extensión pública y muertes a cargo del coronavirus entre los ciudadanos.

El ministro en primera instancia declaró que «se debe este cese a reestructuración de confianza política». Unos motivos que van dirigidos a actos contrarios a los intereses de su cargo y gobierno. Queda meridianamente transparente que se pretende comprar voluntades y eliminar informes incómodos y clarificantes sobre la autorización de las manifestaciones de aquel domingo fatídico donde debieron infectarse miles de asistentes y que reunió a más de 150.000 personas en la capital madrileña.
Todo ello claramente apunta a estrategias del Gobierno de Sánchez para eludir responsabilidades sobre los casi 30.000 fallecidos en España y los infinitos daños colaterales del virus ya propagandose en nuestro territorio meses antes que se Decretara el Estado de Alarma el día 14 de Marzo. Ellos lo sabían y conocían la virulencia de la Covid -19 ya que muchos se protegían en la cabecera de la marcha y otros recordaban «no besar, no se puede besar». Pero rehuían alerta pública.

Un profundo malestar en el seno del Instituto Armado y un tufillo más que justificado en la opinión pública en general, los partidos de la oposición y los medios de comunicación que de ninguna manera traga las argumentaciones políticas del ex-juez en comparecencias televisivas, aunque manifieste con voz que «en mis 30 años de juez no cabe la palabra injerencia». Pero ya sabemos que la palabra sirve para ocultar lo que se piensa.

Sin lugar a dudas, claramente el protagonista de tal discordia se achaca al informe que el Coronel Jefe de la Comandancia de Madrid envió a la jueza Carmen Rodríguez – Medel referente a la presunta prevarición respecto a permitir la manifestación feminista multitudinaria del 8-M cuando el Ministerio del Interior conocía con creces el riesgo de contagio masivo del virus en España y otros lugares del mundo, a pesar que Grande-Marlaska dice que «se trataba de un informe cargados de bulos y que también se celebraron otros actos públicos, por lo que no entiendo este malestar machista», aunque por otra parte declaró «no conozco su contenido». Su lenguaje corporal no verbal, contradicciones y titubeos significan su falta de objetividad, «no es tener desconfianza es rodearse de un equipo de máxima confianza» y añade «que se trata de «política de nueva reconstrucción y retribución de nuevos equipos de confianza «, además reconoce los méritos profesionales del Coronel, pero «existen otros de igual hojas de servicios».

Es obvio que con esas palabras el ministro deja claro que asume su responsabilidad, de una y otras manifestaciones, sin olvidar que la más invasiva y multitudinaria fue el Día de la Mujer del 8 de Mayo y la primera gran concentración pública desde que se conociera el contagio del virus desde Noviembre-19 y tras reiteradas alertas al gobierno español desde la OMS, otras autoridades de Europa e informes técnicos sanitarios en el mes de enero y febrero, manteniendo silencio, sigilo e inoperancia después de las advertencias, esperaron el fin de las celebraciones y marchas de las feministas, por qué «en ellos les iba la vida» según la ministra Carmen Calvo.

Por otra parte, parece que cómo sentido fraterno hacia el colectivo de agentes, Grande-Marlaska anuncia mejoras económicas con carácter retroactivo y la equiparacion de sueldos con las policías autonómicas del país Vasco y catalanas. Una noticia que se ha hecho esperar y que llega justo con la destitución de uno de sus miembros más cualificados y cumplidor con la ley. Sólo entregó el informe al Juzgado y así lo reconoció su titular «tiene obligación de facilitármelo».

Para ahondar en noticias populistas y conseguir hacer pasar desapercibida la tremenda injusticia, la ministra portavoz, María Jesús Montero, recordó insistentemente la ayuda económica a familias a través del Ingreso mínimo vital, que se anunció para este pasado martes y parece se aprobará el próximo viernes.

El colectivo del Cuerpo de la Guardia Civil, asociaciones de la Benemérita y Judiciales, piden que se aclare el despido.

Otras Instituciones militares no dan crédito al suceso, ya que Pérez de los Cobos es un profesional comprometido con la sociedad desde hace muchos años, destacando una hoja de servicio intachable y reconocido por compañeros desde uno de los peores momentos (junto a este) de España; el terrorismo, entre otros servicios de calado en defensa de la ciudadanía.

En cambio la política de este Gobierno social-comunista y cía, no conoce estos principios, menos aún la responsabilidad de vigilar el estado de bienestar, protección y solución a los problemas del pueblo. Al revés, lo crean, luego dicen solucionarlos y pagan los de siempre. A la gente la trata con sentido infantil, inculto y fácil de aborregar.

Unos políticos que nos consideran sus lacayos sin percibir que ellos son empleados del pueblo y no al contrario.

Es seguro que la Guardia Civil, que acaba de celebrar sus 175 años junto a nosotros, seguirá su hoja de ruta impoluta, inconmensurable y siempre recordando que «el honor es su principal divisa», incluso frente a políticos que intentan desprestigiar su solemne título de Benemérita, única distinción adjudicada a una Institución en España y que significa «méritos, agradecimientos y reconocimientos a sus servicios» y no lo contrario, por muy progres y chavistas que parezcan los miembros de este Ejecutivo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído