El Gobierno Sánchez combina la subvención 'tapabocas' a los medios débiles o amigos, con el acoso policial y judicial a los críticos

Marlaska desata una ‘cacería de brujas’ en la que el objetivo son los periodistas

El ministro del Interior acaba de imponer el volcado de todos los atestados policiales al sistema informático SIDENPOL.

Marlaska desata una 'cacería de brujas' en la que el objetivo son los periodistas
Pedro Sánchez, la publicidad institucional y las subvenciones a periodistas amigos. PD

Como escribía hace un par de días Alfonso Rojo en Periodista Digital, ‘degenerando’ se puede llegar a cualquier sitio en la España de Sánchez, incluso a ministro.

Y no hay mejor ejemplo en estos momento que el de Fernando Grande-Marlaska, sin duda el miembro del Gobierno socialcomunista que más decepción ha generado entre los españoles de todo color y condición.

El ministro del Interior de Sánchez, que fue un juez notable, se ha convertido en una caricatura.

Es un tipo inteligente, preparado, con curriculum y personalidad, pero ha quedado atrapado en la red de mentiras y pifias tejida por Pedro Sánchez, víctima de su ambición

Dice OKdiario, este 29 de mayo de 2020, que Grande-Marlaska quiere ser como Joseph McCarthy, aquel senador republicano que impulsó una descomunal caza de brujas al estrechar el cerco sobre todo aquel sospechoso de ser agente soviético o simpatizante del comunismo.

«Marlaska funciona como McCarthy, pero al revés: busca peligrosos derechistas por los rincones de España, gentes con banderas nacionales que supongan un riesgo y una amenaza al socialcomunismo».

Falta sólo puntualizar que, obsesionado con su imagen como ha estado siempre, Marlaska ha puesto en su punto de mira no sólo a guardias civiles no sumisos y policías indagadores, sino a los periodistas.

Lo hace sintonizando con esa táctica tan siniestra del Gobierno PSOE-Podemos, consistente en premiar a los amigos con filtraciones, subvenciones millonarias y publicidad institucional, a la que vez que se acosa a los críticos usando el Ministerio del Interior, la Fiscalia General del Estado y los tribunales de Justicia, que se presten a ello.

El ministro Marlaska acaba de imponer el volcado de todos los atestados policiales al sistema informático SIDENPOL.

Lo ha hecho por medio de una instrucción lanzada a todas las dependencias policiales el pasado 27 de mayo.

La primera consecuencia de esta exigencia será que ninguno de los atestados levantados, por ejemplo, en las caceroladas o protestas contra el Gobierno Sánchez-Iglesias, puedan quedar al margen de su supervisión.

Porque lo cierto es que el ministro puede tener acceso a ese sistema operativo.

Todos los datos, por tanto, estarán bajo su control.

Y serán datos detallados, porque en la orden se establece que “a fin de cumplimentar lo dispuesto en el artículo 292 párrafo segundo de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que dispone que la Policía Judicial debe remitir con el atestado un informe dando cuenta de las detenciones anteriores y de la existencia de requisitorias para su llamamiento y busca, cuando así conste en sus bases de datos, se reflejarán únicamente las anotaciones vigentes que, en el momento de la consulta, aparezcan en el fichero PERPOL».

Y más aún, en el informe aparecen datos de terceras personas:

“La inclusión en dicho informe de datos relativos a terceras personas encartadas en el atestado (víctimas, perjudicados o testigos), sólo se realizará ante la existencia de un motivo lógico y razonado, orientado a la comprobación del delito y averiguación de los delincuentes, debiendo expresarse en el atestado la finalidad pretendida con la inclusión de dichos datos y el resultado obtenido”.

Lo dicho: Marlaska tiene tiempo para todo.

Para purgar a la cúpula de la Guardia Civil, para bucear en los miles de atestados abiertos por la Policía durante las marchas de las cacerolas y para indagar hasta en las vidas de los periodistas ‘no adictos al régimen‘.

Se enturbia todavía más la tenebrosa etapa del tandem ‘Fake Sánchez’ y ‘McCarthy’ Marlaska.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído