Francisco Iglesias Carreño: «Fernando III, Santo y Rey leonés»

Francisco Iglesias Carreño: "Fernando III, Santo y Rey leonés"

Ha sucedido que algunos en ese afán, inculcado desde el absorbente centralismo (tanto madrileñizado como en sucursales: pucelana, …. ) de anular, como sea, las vivencias de esta parte del Oeste de la España Nación, que al abrigo de las Regiones Históricas, ¡ y constitucionales !, de los fraternales territorios de: Extremadura, Reino Leonés, Galicia y Asturias, asienta a las gentes territoriales de diez provincias constitucionales (organizadas desde 1833, y  constitucionales, con sus respectivas Regiones, desde 1931 y corroboradas, por la expresión de la Libre Voluntad Soberana de la Nación Española como tales-provincias y Regiones-en data del 6-12-1978), han manejado de: (1°) forma un tanto alegre, (2°) visiblemente ligera y (3°) ampliamente descuidada, la egregia y singular figura humana, social e histórica del Soberano Rex/Imperator de la Hispánica Corona Leonesa que fue Fernando III {de la “Casa Ivrea de Borgoña”, que es cimera con el Emperador Leonés Alfonso VII }, quien dentro de la iglesia cristiana católica ostenta la categoría/calificación/reconocimiento a plenitud de santidad.

No hace falta insistir en que Fernando III, por su origen desde su nacencia, es un  «infante leonés» -.- del Regnúm Imperiún Legionesis -.- nacido en el sitio/espacio/lugar del monasterio de  Valparaíso (en Bello Fonte, término adscrito hoy día al pueblo de Peleas de Arriba en la Comarca Natural de La Tierra del Vino, de la provincia leonesa Zamora) y que su padre es el Rey Alfonso IX, zamorano de origen (nieto del Emperador Leonés Alfonso VII y del Rey de Portugal Alfonso Enriques ) y, por ende, el soberano, por excelencia y magnitud, del Regnúm-Imperiún Hispánico de  la “Corona Leonesa”, como tampoco olvidar que su madre Dª Berenguela es hija del Rey Alfonso VIII soberano de la “Corona Castellana” {entre cuyos territorios se encontraban las actuales provincias vascas, así como Castilla La Vieja (Santander+Burgos+Palencia+Valladolid+Soria+Segovia +Ávila) y Castilla La Nueva (Madrid+Toledo+Guadalajara+Ciudad Real+Cuenca)}.

Al ser disuelto el matrimonio de Alfonso IX y Dª Berenguela , por disposición del Papa Inocencio III (en el año 1203), el «infante leonés» Fernando {llamado en los documentos reales de la «Corona de Castilla» como “Infans Legiones”, y en los de la «Corona Leonesa» como “filio domini regis” (hijo del señor  rey), “primogenitus  regis Legiones” y, lo que evita todo tipo de dudas, cuando lo hace en nombre de su padre: ”Ego infans domnus Fernandus, de mandato regis patris mei, roboro y confirmo”}, queda «al abrigo protector de su padre», pero en un determinado momento -.- eso de las ocasiones históricas-.-, después de aquel Tratado («de paz perpetua») de Toro (12-agosto-1216) entre «ambas Coronas Hispánicas» (ligadas troncalmente al Imperio Leonés en la titularidad leonesa y la convergencia castellana),  la madre -.- en «argumentación de la querencia maternal» -.- lo solicita al padre para que este a su lado en Autillo de Campos, mientras esto acontece, para un breve pero intenso transcurrir histórico, ha fallecido ya Alfonso VIII y ha sido nombrado heredero su hijo el muy joven Enrique I.

En un fortuito accidente,¡ un tejazo!, una improvisación sobre el momentus histórico -.- provocado inopinadamente por el tropiezo de un cortesano -.- se aduce que con la dignidad episcopal -.- , fallece Enrique I (6-6-1217) y las Cortes Castellanas , en una convocatoria «ad hoc.», nombran heredera a Dª Berenguela, quien dotada de una clarividente inteligencia política, en  su propia toma de posesión (14-6-1217) de la “Corona Castellana” resuelve, celérica y sagazmente, y por ello abdica en su hijo, el infante leonés Fernando que, casualmente (¿?), esta con ella «pasando una temporada», y con tal acto rompe el acuerdo entre Alfonso IX y Alfonso VIII que daría la  “Corona Castellana” al Rey Leonés.

La decisión de Dª Berenguela provoca una guerra entre Alfonso IX y ella misma (en la persona del hijo de ambos, estando  ya Fernando actuando como Rey de la “Corona Castellana”). La innegable sagacidad en la actividad política de Dª Berenguela, que es reconocida por propios y extraños, calma a su ex-marido y formaliza un nuevo acuerdo entre Alfonso IX y su hijo Fernando III.

Cuando fallece Alfonso IX en el viaje de retorno hacia Santiago de Compostela después de su éxito campaña de conquistas en la “Extremadura Leonesa” (reconquista de las poblaciones de Cáceres, Mérida, Badajoz, etc. o de las victorias en las Batallas de “El Pozo de Las Matanzas” y Alange), Dª Berenguela se nuestra, otra vez más y renovadamente dinámica, sumamente activa y logra un acuerdo (Concordia de Benavente) con Teresa de Portugal (la última esposa de Alfonso IX) por el cual sus hijas (las dos Infantas Leonesas Sancha y Dulce) ceden todos sus derechos sobre la “Corona Leonesa” a su hermanastro Fernando III,  que pasa así a ser soberano de la misma, lo cual le convierte de hecho en la figura epicéntrica hispánica como Rey/Emperador Leonés.

Cuando en 1230 fallece Alfonso IX su hijo Fernando está sitiando la ciudad de Jaén (en la hoy Andalucía)-.- y ahora no hemos visto entusiasmo alguno por hacer reclamaciones territoriales sobre Andalucía -.-, es más al llegar Fernando, desde el sur jienense, al territorio de la “Corona Leonesa” dio, a la ciudad de Toro, el lema siguiente: “““Civitas taurensis superior est in regno legionis””” (la primera ciudad en el Reino de León), a mayores ratifico el establecimiento efectuado por su padre  para la Universidad de Salamanca, mantuvo la  vigencia propia de las Cortes Leonesas, aplico el sistema jurídico leonés a la “Corona Castellana”, etc. , actuando, en todo momento de forma fiel, con gran seguimiento, a su educación primigenia como infante leonés y digno sucesor de su padre Alfonso IX.

Fernando III de León al frente de tropas leonesas-.- de Salamanca, Zamora y León, entre otras poblaciones-.- conquista en el año 1236 la ciudad de Córdoba, paradigmática población de la presencia  árabe en España, y es significativo que el emblema heráldico de tal población sea la figura, con el escorzo en ataque, de un “león rampante” que identifica a toda la “Corona Leonesa”. Lo hace el 29 de junio de 1236, fecha que es digna de ser recordada siempre, y máxime en efemérides especiales cual fue, y a título de ejemplo, la celebración del XI Centenario “Corona Leonesa” {Extremadura+Reino Leonés+Galicia+Asturias}.

Hoy día a los propaladores de la expresión “unión definitiva” no se les ocurre, ¡ni por asomo!, hacer reclamaciones territoriales, que serían totalmente impropias, sobre lo que fue, en su día, el territorio del “Reino de Córdoba”, ni tampoco sobre el “Reino de Sevilla” (lugar donde está enterrado Fernando III) o el “Reino de Jaén” , y  ese gran zamorano, por ende leonés, el hijo de Alfonso IX es un eslabón más de la “Casa Real Leonesa” del Regnúm Imperiúm -.- en la que se basa la “Casa Real Española”-.- que tanto contribuyo al hecho de la reconquista de toda Hispania.

Ya no se puede seguir con la trágala, fomentada desde 1981, de equivocar intencionadamente la medieval “Corona Leonesa” con la “Región Histórica” (de 1833) del “Reino Leonés” (conformada por las tres provincias leonesas: Salamanca+Zamora+León), ni a la medieval “Corona Castellana” con la “Región Histórica” (de1833) de “Castilla La Vieja” (conformada por las provincias castellanoviejas de: Santander+Burgos+Palencia+Valladolid+Soria+Segovia +Ávila), ambas son Regiones Constitucionales en 1931 y en 1978, por la expresión democrática de “La libre Voluntad Soberana de la Nación Española -.- a data del 6-12-1978 -.-.

¡Pero si el leonés Fernando III dominaba en toda la actual Andalucía (como Rey Emperador Leonés), por derecho y/o protección (caso  Reino de Granada)  y en las provincias Vascas (con los fueros reconocidos por su abuelo materno)!. .
Fernando III es una herencia histórica de la amplia leoneseidad y un activo orgullo de la misma, y por ello debe ocupar un lugar muy destacado en todo el espacio interactivo de la “Corona Leonesa” {Extremadura+Reino Leonés+Galicia+Asturias}.
El nombre de San Fernando (fue canonizado en el año 1671 por el Papa Clemente X) es también, y  a mayores de la enjundiosa leoneseidad de origen, un referente modélico en el universal mundo religioso cristiano católico que desde la “Corona Leonesa, hizo seguimiento de las enseñanzas franciscanas que hasta el oeste peninsular trajo, en el año 1214, el santo hombre de Asís.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído