José Luis Palacios Martín: «The Hispa-Chinglish of the second vice-president of the Government»

José Luis Palacios Martín: "The Hispa-Chinglish of the second vice-president of the Government"

Que al vicepresidente segundo del Gobierno, el valedor de la defensa a ultranza del “Fortín de Galapagar”, le importa “un guevo de pato” hacer el ridículo con las palabras, frases y oraciones, que prorrumpen por su boca, ya lo sabíamos. Sin embargo, que “Lord Pablo” estuviese capacitado para superarse como orador burlón en otro idioma diferente al español, que no fuese el Pitjantjatjara australiano, lo hemos constatado con su memorable disertación telemática en la ONU al utilizar su más pura lengua “Chaquespeariana”.

El vicepresidente, quien no quiso llamarse Pablo Manuel, ha demostrado que a él tan solo le interesa que su “rostro duro” salga en la prensa y en la “tele”, y que le da igual el porqué. Él dispone de una “tropa de mercenarios blanqueadores”, bien pagados, con la misión de convencernos, a la obediente “plebe”, de que el político más capacitado para parlamentar del tema que deseemos es el “Adalid Podemita”. Su objetivo con la perorata ante la ONU siempre ha sido uno y solo uno: “Demostrar al mundo mundial que él, “the teacher”, es capaz de conectar con todos los humanos del planeta al mismo tiempo con sus balbuceos en Hispa-Chinglish”.

Si el don del Hispa-Chinglish tan solo está al alcance de algunos dioses, ¿de dónde asimiló este conocimiento, Pablo Manuel? Pues veréis; a lo largo de su vida, como buen buitre de la enseñanza, bebió y comió “carroña universitaria” de varias fuentes:

Durante el periodo de elaboración de su tesis doctoral, Pablo Manuel, gracias a una beca FPU del Ministerio de Educación, en el departamento “Ciencia Política III” de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la UCM, la que disfrutó desde julio de 2003 a junio de 2007, realizó tres estancias en centros extranjeros, y dos de ellas exigían el poderío del inglés. La primera estancia la disfrutó en el Departamento de Geografía de la Universidad de Glasgow entre julio y noviembre de 2004, y la segunda en el IROWS de la Universidad de California entre septiembre y diciembre de 2005. Por cierto, la beca FPU la obtuvo porque se produjeron dos renuncias entre los becarios de nueva concesión, y, Pablo Manuel, de ser “bigote de ratón pasó a ser cola de león”, además, significar que en su tesis cometió tan solo unas 639 faltas ortográficas por eso del dominio cuasi perfecto de varios idiomas.

La cosa le vino de cara al futuro vicepresidente. Mientras “lanzaba piedras y botellines de cerveza vacíos a los grises”, y disfrutaba de la beca FPU, solicitó otra beca de postgrado en Caja Madrid, 2007/2008…, y se la concedieron para investigar en el Centre of Latin American Studies de la Universidad de Cambridge desde octubre de 2007 a junio de 2008, aunque en mayo de ese mismo año (2008) defendió su tesis en Madrid (esto es confidencial).

Y, ahora…, analicemos las “fuentes de las fuentes”. Dos escenarios permitieron al vicepresidente dominar el Hispa-Chinglish con una fluidez inusitada, tanta que sueña en este “dialecto”. Por un lado, sus 15 meses de estancia en Bruselas como diputado del Parlamento Europeo, 2014/2015, asesorado por Dina Bousselham, jefa de su gabinete, quien en su día tomó clases con el profesor Pablo Manuel; y el otro motivo es que, a su regreso del Parlamento Europeo, después de fumigarse una media de 800 euros/día durante 15 meses, amén de su sueldo, lo esperaba ansiosa y con “ganas de practicar” Irenita, la Ministra de Igual-da, quien más tarde se convertiría en la “Agustina de Aragón del Fortín de Galapagar” (Mis disculpas a todas las aragonesas).

Aclaraciones a lo anterior (según nuevas fuentes).
Dina Bousselham: Dina, a quien le robaron el teléfono en Bruselas, participó en el Programa Erasmus de la Universidad de la Sorbona Nouvelle; entonces, mi fuente nos asegura que lo que realmente domina es el “francés”.

Irene Montero (becada FPU en la UAM): “Irenita”, según sus declaraciones, rechazó una estancia formativa en la prestigiosa Universidad de Harvard, dentro de su beca FPU, para atender el compromiso político con Podemos. Y los criterios de selección del doctorado en la UAM y de la beca FPU establecían que el nivel B1 de inglés debería ser acreditado. Estos contextos nos permitieron conjeturar que, incluso sola y borracha, dominaba el “Hispa-Chinglish”. ¡Craso error! Las mismas fuentes me dicen que, en la Web dondiario.com, “Irenita” afirmó que “tan solo controla el español y que no dispone de ningún otro idioma”.

Nota: Ignoramos cómo la dulce “Irenita” pudo justificar su nivel B1 de inglés para ser admitida en el programa de doctorado, para la obtención de la beca FPU y para la admisión en la Universidad de Harvard. (El CNI tendrá ligeras sospechas, pero, con seguridad, Hugo “El Pollo” Carvajal lo tendrá anotado en su agenda)

Concluimos: El vicepresidente segundo del Gobierno, “the teacher”, a pesar de sus tres estancias formativas, en tierras con el inglés como lengua vernácula, pagadas por los españoles y por Caja Madrid, bueno, ¡por los españoles!, dado su corazón abierto y sensible, se enfotó durante sus viajes en enseñar su idioma del alma, el español, al que no puede renunciar, y practicó más bien poco el inglés, ¡no lo necesitaba! El Hispa-Chinglish es un don que Pablo Manuel arrastra desde su adolescencia.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído