LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

Doble derrota de Calviño: revés en Europa y envalentonamiento de su enemigo Iglesias en España

"Nadia Calviño paga el coste de una política interior de corte populista, con excesivo protagonismo del ala ultraizquierdista del Ejecutivo, que los respaldos externos e internos no han podido neutralizar"

TVE no digiere la derrota de Nadia Calviño en Europa

La derrota de Nadia Calviño es la victoria silenciosa de Pablo Iglesias.

La ministra de Economía, que aspiraba a presidir el Eurogrupo económico, ha caído por un solo voto en la votación celebrada el 9 de julio de 2020 y ahora ve más que debilitada su posición en el Consejo de Ministros frente a su particular enemigo, el líder de Unidas Podemos.

Tal y como este 10 de julio de 2020 señalan los editoriales de los rotativos nacionales, el revés de Calviño no solo supone que Iglesias ve reforzada su posición, sino que Europa ha lanzado un claro aviso a Pedro Sánchez, que alegrías con los Presupuestos, ninguna, viendo los disparates que la parte podemita del Ejecutivo patrio está perpetrando:

El editorial de El Mundo habla de que la derrota de Calviño va a envalentonar más a Pablo Iglesias en el Consejo de Ministros:

La derrota de la ministra de Economía debilita no solo a España en Europa sino su propia posición en el Ejecutivo de coalición, y supondrá un acicate para el envalentonamiento de Iglesias, a quien Sánchez necesita para concluir la legislatura. Por otro lado, este fracaso no hace más que agravar el ya viejo cuestionamiento del papel de España en Europa, un peso demasiado ligero para la cuarta economía del euro. Parece obvio, por lo demás, que los incumplimientos presupuestarios de María Jesús Montero han proyectado en Bruselas la imagen de un país poco fiable. Y eso no ayuda en las votaciones.

ABC es de similar opinión, que el vicepresidente segundo del Gobierno sale reforzado frente al fracaso en Europa de la titular de Economía:

La peor noticia de esta votación es que si se había planteado como un pulso entre Calviño y Pablo Iglesias, ha ganado claramente el segundo. Calviño queda muy debilitada y la próxima vez que intente atemperar cualquiera de las obsesiones programáticas del líder de Podemos, lo va a tener muy difícil. Algunos medios diplomáticos en Bruselas dieron a entender que la imagen de un Gobierno frágil, lleno de personalidades discrepantes y mal coordinados, podría no durar ni los dos años y medio del mandato del presidente del Eurogrupo. Que Calviño no haya sido elegida como presidenta del Eurogrupo no contribuye en nada a mejorar las cosas.

La Razón ve en el revés a Calviño las políticas populistas del Gobierno de Sánchez y de que la propia situación económica de España no es la más factible:

Paga, pues, Nadia Calviño el coste de una política interior de corte populista, con excesivo protagonismo del ala ultraizquierdista del Ejecutivo, que los respaldos externos e internos no han podido neutralizar. En este sentido, nada puede reprochar Pedro Sánchez a los partidos de la oposición del centro derecha, PP, CS y VOX, que apoyaron inequívocamente la candidatura de la ministra de Asuntos Económicos, y sí, por el contrario, preguntarse si entre sus socios de la moción de censura ha encontrado el mismo respaldo. Paga, también, Calviño el hecho innegable de que es la titular económica de un país al borde del rescate financiero, que presenta las peores perspectivas de futuro de toda la Eurozona, con la mayor caída prevista del PIB, incremento forzoso de la deuda pública y grave deterioro del mercado laboral.

El País, en cambio, echa la culpa a los conservadores de volver a hacer la misma jugarreta que al inicio de la nueva legislatura comunitaria:

Se repite así el episodio del pasado verano, cuando los conservadores rompieron el pacto que sus dirigentes habían alcanzado para el cartapacio de las instituciones, que incluía al laborista holandés Frans Timermans a la cabeza de la Comisión. Y que abocó a reemplazarlo por Von der Leyen, en el sobrentendido de que el Eurogrupo continuaría en manos socialdemócratas si el portugués Mário Centeno no concluía su mandato. Solo los populares griegos —por complicidad mediterránea— y españoles —desde la distancia— apoyaron abiertamente a Calviño. Esas conductas enrarecerán el clima institucional.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído