Jesús Antonio Fernández Olmedo: «Tormenta Perfecta»

Jesús Antonio Fernández Olmedo: "Tormenta Perfecta"

Desaparece el mundo tal y como lo conocíamos. Llegó la tormenta del Covid 19 desatando un ciclón de enormes proporciones en el seno de la economía global. El mundo se ha vuelto pequeño y manejable. Se acelera la concentración del capital a gran velocidad.

En esta atmósfera tormentosa la pandemia informativa que actúa mediante la desinformación y la inducción al miedo colectivo también provoca que la gente regida por el pánico y la incertidumbre se apreste a asumir el papel para que ha sido domesticada durante milenios. Las nuevas tecnologías evidentemente han ayudado con más de 4 mil millones de personas conectadas al borreguismo actual narcotizando a las poblaciones. Tenemos que ser muy conscientes que la cadena económica nunca se detuvo, las multinacionales han crecido en la Pandemia.

Durante la Pandemia o digamos confinamiento se observó un registro de extinción de innumerables especies. Nos quisieron vender la moto de que la naturaleza estaba tomándose un respiro. Se distorsiona la realidad y se manipulan las emociones con el objetivo de influir en las opiniones y actitudes sociales.

El látigo hoy no es necesario ni las cadenas tampoco. Ni tampoco los burros de carga. Una nueva vuelta de tuerca tal y como se hizo en el 11 Septiembre. Por cierto, ya los terroristas han desaparecido y demás ya solo existe el Covid-19. Se instruyen nuevas limitaciones y prohibiciones en nombre del bien común, la seguridad y la soberanía. Las reuniones de más de equis personas están prohibidas en nombre de la sanidad y seguridad. La cosa no va bien, no va fácil.

Se ha generado una tormenta perfecta para unos pocos y que ya hace tiempo se iba en esa dirección a la que finalmente hemos desembocado.

¿Que hacer ¿   En esta situación de control casi absoluto el individuo se encuentra roto, dividido y sin posibilidad de que su acción pueda influir en un cambio social dado su aislamiento al que está sometido. Aunque nos reunamos con otros para ver el fútbol u otros quehaceres no vemos la posibilidad aún de influir en un cambio.

Sin embargo, el cambio se puede dar en cualquier momento, solo basta que un grupo de personas en algún país, lugar o espacio se muestra decidido y en conexión para que las cosas cambien a favor de una humanidad verdaderamente humana y esto repercutirá en todos los confines del globo ayudado por las tecnologías y demás ya que es imposible controlar todo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído