José Maseda García: «Igualdad de género o lucha de géneros»

José Maseda García: "Igualdad de género o lucha de géneros"

Está de moda el feminismo marxista con su lucha entre hombres y mujeres, nunca aprenderán que es mejor cooperar que luchar.

Han inventado un relato,hay que reconocer su maestría en este campo, en el que han dibujado de forma caricaturesca una imagen del hombre como explotador de la mujer y parece que ahora ha llegado la hora de la revancha.

La historia contradice en parte este manido argumentario, como siempre, se analizan hechos con la mentalidad actual por lo que resulta una foto distorsionada.

Las diferentes culturas han elaborado una serie de ideas, valores, normas e instituciones con el fin de enfrentarse de la mejor posible al medio. En la actualidad está predominando la cultura occidental, en muchas ocasiones en detrimento de otras consideradas como retrasadas. Vamos por el mundo mirando por encima del hombro a todos los que no piensan y viven como nosotros, tenemos la sagrada verdad de nuestro lado así como una prepotencia a veces ridícula. Nos creemos el ombligo del mundo pero, si nos paramos a pensar, podemos ver nuestros fracasos, sirva como ejemplos, la inmensa cantidad de familias que no se soportan, el problema de la soledad que se agrava con muchas personas mayores o los miles de psicólogos y psiquiatras en todas y cada una de nuestras ciudades.

Además, nuestra prepotencia nos hace cometer errores que cuestan muchas vidas, hemos visto el empeño del exportar nuestra democracia liberal, que pivota sobre el individuo, a países con otra estructura social, generalmente basada en los clanes donde las personas se sienten protegidas por los mismos. Basta ver los resultados de Irak y Libia para darnos cuenta que debemos respetar, aunque no lo entendamos, sus desarrollos culturales.

Volviendo al relato, tanto las mujeres como hombres han sido esclavizados a lo largo de nuestra historia, no creo que nadie piense en los privilegios de los millones de campesinos europeos, o en los millones de hombres masacrados en las guerras. Hombres y mujeres se enfrentaban cada día al hambre y a las humillaciones, su único objetivo en la vida era sobrevivir. La mujer estaba tan sometida como el hombre, eran ambos bestias de carga. La mujer atendía a la prole y a su esposo y ambos trabajaban. El varón protegía a su familia e iba a las múltiples contiendas que provocaban, como siempre, los poderosos para su propio provecho. Recuerdo una frase no sé de quién que dice “ en las guerras se matan personas que no se conocen para beneficio de otras que sí se conocen pero no se matan”

La explotación muchas veces venía de otras mujeres que explotaban de forma inmisericorde a sus sirvientas.

Llevan años manipulándolos, os han utilizado para ser promotoras eficientes de un un consumismo en ocasiones estúpido, os están esclavizando haciendo que gastéis miles de millones en conseguir volver a una juventud imposible de conseguir, pasando por todo tipo de operaciones peligrosas, os están creando complejos ridículos al mostraros en los medios de comunicación modelos de belleza creados por el mercado a las que muchas nunca podréis llegar, llegan al límite de consideraros cuerpos sin alma, medios de satisfacción de los instintos sexuales. Pura carne erotizada, personas de cartón piedra, que no piensan ni sienten, esclavas de un erotismo sin sentimientos.

Os humillan y os engañan. Os hacen creer que estaréis más liberadas utilizando otro lenguaje, no os permiten que tengáis salarios dignos, acceso a viviendas económicas. Para aquellas que decidan tener hijos y formar una familia, ninguna ayuda, muchas madres llegan de trabajar cuando sus hijos están durmiendo y compensan su remordimiento comprándoles juegos en lugar de estar con ellos
.
El enemigo no es el hombre, es el sistema. La mayoría quieren una compañera que sea amiga, confidente y amante, desean llegar a su hogar y quitarse la coraza, expresar sus ilusiones, sus miedos, sus proyectos…alguien con la que compartir su vida. No es el adversario.

Ambos deben desarrollar su potencial en la sociedad pero sin olvidar sus necesidades afectivas, no somos piezas de esta inmensa máquina de producción, somos personas,

Sabéis que el Universo es un espejo que refleja lo que sentimos, si vamos por la vida proyectando esos falsos prejuicios sobre los demás, recibiremos las mismas malas vibraciones. Nos quieren divididos para explotarnos. Ya lo decía Cesar “ divide y vencerás” , debemos caminar juntos, cogidos de la mano, y aquellos que tienen la suerte de encontrar un compañero o compañera de viaje lo mejor que puede hacer es mimarlo. La solución no es la lucha de géneros, la solución es la cooperación basada en el respeto a las diferencias y en el trabajo en equipo maximizando las mismas.

José Maseda García

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído